LO QUE NO QUIEREN QUE VEAS

Relato en primera persona de los incidentes generados por los servicios de inteligencia luego de la marcha que se realizó el viernes pasado en Plaza de Mayo preguntando ¿Dónde está Santiago Maldonado? y pidiendo su inmediata aparición con vida.

Por India Villanova para ANCAP

El día viernes primero de septiembre más de 250 mil personas se reunieron en Plaza de Mayo exigiendo la Aparición Inmediata y con Vida de Santiago Maldonado. Todos nos preguntábamos ¿Dónde está Santiago Maldonado? Estábamos todos, los que denunciamos y reclamamos por Julio López, los que buscamos los muertos escondidos de las inundaciones de La Plata del 2013, los que buscamos y denunciamos que a Luciano Arruga se lo llevo la bonaerense, los que exigimos justicia por Mariano Ferreyra y los que todos los días denunciamos que el estado es cómplice de la trata y que las pibas que nos faltan chupadas por las redes son desaparecidas en democracia. Fui a la plaza en familia y con amigos, fui como siempre con mi madre y se sumó Gastón Olmedo a está dupla anormal que somos con mi madre.

21151641_889914497829124_8432047928316842768_nEntramos a las 17hs por Av de Mayo, cruzamos Florida para intentar entrar a la plaza por diagonal donde en la esquina de la Catedral no se podía pasar porque había un vallado policial. Nos hicimos lugar y nos instalamos a escuchar el discurso donde era la Jefatura de Gobierno de la ciudad, edificio donde funciono el Diario la Prensa. No había llevado mi cámara pero la tentación me pudo y con la ayuda de dos muchachos bien grandotes y altos me subieron al balcón de una ventana de unos dos metros sobre la vereda. Saque fotos desde ahí con el celular para poder trasmitir lo colmada que estaba la plaza, también le pedí a mi amigo que me saque una foto para decir “yo estoy acá ¿Dónde está Santiago Maldonado? Los dos grandotes me ayudaron a bajar cuando termino el discurso tuve vértigo para no mentirles.

21106902_1984552931830490_8191893214145532629_nDesconcentramos por Av. de Mayo, antes de llegar al London escucho a un hombre canoso con anteojos y sobretodo beige decirle a alguien por su celular “afirmativo están desconcentrando” Lo miro a Gastón y le digo: ese es un infiltrado, algo se traman, eran las 19.30hs, Gastón me mira con cara de estás pirada y doblamos por Florida y agarramos Av. Rivadavia, antes de llegar Suipacha una moto negra conducida por dos civiles nos cruza por alado y corta una columna de una agrupación que desconcentraba por Rivadavia, mi mamá nos dice: Vamos chicos están provocando. Llegamos a casa, vivo en Rivadavia casi Libertad, preparo unos mate mientras esperábamos a Federico Cupitó a quien no encontramos en la marcha. A la media hora mi vieja pone crónica para mirar la quiniela, nosotros estábamos en la nuestra, empieza a trasmitirse como infantería salía por detrás de la catedral a desalojar a la gente que se había quedado en la plaza de mayo, vemos como colegas son atacados, empezó la cadena de mensajes y el miedo y la preocupación de saber si los nuestros estaban bien. Le escribí a Diego Pietrafesa Gonzalo Moyano Balbis Esteban Marcos Abdala y más gente, habían llegado bien a sus casas pude respirar. Mamá sale a comprarnos algo para comer a los 36 billares, la represión ya cruzaba la 9 de julio, salimos con los pibes a buscar a mi vieja, la cual había llegado a casa más rápido que nosotros.

IMG_20170901_173859479Empecé a trasmitir como grupos aislados empezaron a prender fuego los contenedores la policía se acercaba, el olor a Gas Pimienta nos empezaba a afectar, transmití en vivo, no podía coordinar mis palabras ni modular, tenía miedo, miedo al ver policía grabándonos, armados con pistolas que tiran tinta y te marcan y miedo por la gente sin techo que también estaba al rededor. Volvimos a casa, se sentía una guerra, comimos, y le digo “che vamos a la terraza a mirar” cuando llegamos al vestíbulo les propongo salir a la calle si ya estábamos ahí. Eran cerca de las 23.30hs la cacería había avanzado a la zona de Av. de Mayo y San José, nosotros la seguimos, le pido a Fede que se quede con mi mamá frente al Cortijo, mientras con Gastón nos acercamos a esa esquina. En la vereda del INADI la escena era triste, 5 pibes que reclamaban la aparición con vida de Santiago, eran insultados por un vecino desde un segundo piso. Mientras esto pasaba la policía formaba un cordón de 25 agentes con casco, escudos y armados, me fui acercando a ellos en el medio de la calle mientras transmitía en vivo, un policía, saca su gas pimienta, lo describo y digo “la policía está lista para reprimir, el del medio está sacando su gas pimienta mientras acá nadie está quemando ni rompiendo nada” solo estaba la discusión de los pibes con el vecino, me doy cuenta que un policía me marca de frente y mi mamá me estaba llamando y haciendo que Fede me llame, termino de grabar y me voy con Gastón. Lo veo venir a Pepe Mateos quien no me reconoció y le pido que se cuide mucho, que ya la habíamos pasado muy mal en el Borda. Volvimos a casa, la cacería seguía, Fede y Mamá nos cuentan que mientras nosotros estábamos en la esquina, la policía de civil caso un pibe que habían marcado con pintura y entre cinco lo arrastraban a un patrullero que esperaba en Rivadavia. Caminamos 5 cuadras hasta casa, llegamos y fuimos a la terraza a observar que pasaba, desde el Palacio Baruolo habían encendido el faro y debajo del faro había policías, volvimos a mi dpto. Estábamos pendientes de lo que pasaba con todos nuestros conocidos. Hablábamos sin parar, un poco por la adrenalina, otro por el encuentro y otro por el miedo. Nos despedimos a las 2am les pedí por favor que me avisen si llegaron bien a su casa. Hoy fui a la farmacia, me cruzo con “Juan” es una persona sin techo que anoche se refugió dentro del Banco Galicia, tenía la cabeza vendada y sobre el ojo lo habían cocido, estaba intentando dormir porque anoche lo sacaron a patadas del banco y lo lastimaron sin razón. Hoy hable con mi gente, con la que anoche no pude contactar, muchos me dijeron estás loca, no podes seguir exponiéndote así, otros ya me conocen y saben que sería raro que si esto pasaba a dos cuadras de mi casa no hubiera ido a grabarlo. Me preguntaron ¿Que opino de todo esto? Que tenemos que exigir que aparezca Santiago Maldonado y no permitir que los milicos nos intimiden, tenemos que salir una y otra vez a la calle. Me llama una fuente, me cuenta que en Flores la policía detuvo a 4 manteros entre ellos una nena de 16 años y una mujer embarazada a la cual le tiraron gas pimienta, que los comerciantes apoyaron a los manteros pero que la policía vender medias era un delito y los detuvieron igual. Rendirnos nunca fue una opción, se vienen tiempos difíciles y desde cualquier lugar que estemos pongámonos en el lugar del otro, no importa si es Santiago Maldonado, si son los Manteros de Flores, si es un Periodista o un estudiante, pongámonos en el lugar de él y que quisiéramos nosotros que la gente haga si está viendo que nos está apaleando la policía por estar en la calle, por estar protestando, por estar vendiendo medias. Metámonos no nos dejemos intimidar somos más y las calles son del pueblo y de ella nadie nos va a sacar. A Santiago lo desapareció la Gendarmería porque se solidarizó con el pueblo Mapuche a todos nosotros no nos van a poder desaparecer. Dijimos Nunca Más y Nunca Más esto nos puede volver a pasar. ¿Dónde está Santiago Maldonado? Aparición con vida ya y juicio y castigo a los responsables.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s