EL FINAL DEL TÚNEL: MACRI EN SU HORA MÁS DIFÍCIL

Por Juan Alberto Pérez

Quizás sean las semanas más complicada para el gobierno de Mauricio Macri. Llega esta primera semana de Septiembre con más incertidumbres que certezas, y con la famosa luz al fondo del túnel que parece más un tren a contramano que la solución a los problemas de fondo. La crisis que los parió es la crisis que ellos mismos engendraron. Desde el día uno el gobierno de la Alianza Conservadora-Radical ha desplegado una política que desemboca en una profunda inmersión de todo el conjunto de la sociedad en un estado de pánico similar al vivido en el año 2001. Y Septiembre se asoma, como dicen muchos de estos “especialistas” que salen por TV, como un Diciembre anticipado en dónde se juega el final de un gobierno que parece terminado, aunque no sabemos si su salida será cruenta o incruenta.

Mauricio Macri desarrolló en su gobierno una política de beneficios para los sectores de poder y perjuicio para los sectores del trabajo y de menores recursos. Llegó con discursos de promesa de pobreza cero, lluvias de inversiones y desahogo tributario. Lo único que ha cumplido es esto último y sólo para un sector de la sociedad, sojeros, productores de maíz, cereal y mineras. Hay un millón más de trabajadores que pagan impuesto a las ganancias, hubo un apocalíptico cierre de industrias que aumentaron peligrosamente la tasa de desocupación, y por ende, el crecimiento de la pobreza e indigencia en la Argentina. Con el verso del ajuste recortaron planes sociales que servían de malla de contención para los sectores más vulnerables de la sociedad; además, se metió de nuevo con los jubilados, desarmando el cálculo para los aumentos en los haberes que se perciben y recortando los medicamentos gratuitos con que los adultos mayores eran beneficiados. Asimismo, no logró detener la escalada inflacionaria, con los alimentos y los servicios como mascarón de proa para erosionar el bolsillo de los argentinos. Gracias al poder que adquirieron los grandes empresarios, desde los supermercados han remarcado indiscriminadamente los precios en alimentos, a punto tal de quedar inaccesibles elementos de básica necesidad como el pan y la leche. Las empresas de servicios de energía, electricidad y gas, tuvieron vía libre para modificar a gusto y placer las tarifas castigando de plano a los usuarios quienes a su vez no se vieron beneficiados con aumentos salariales acordes para capear el temporal. El dólar se dejó libre para la especulación financiera, que fue la gran ganadora de la época cambiemista, y ahora se tornó incontrolable tocando cifras récord en la historia Argentina. A su vez, la tasa de interés se elevó a casi el 60% provocando una destrucción hacia cualquier ilusión de inversión en producción en nuestro país. Todo esto sumado a un endeudamiento astronómico, con bonos a cien años y la vuelta al Fondo Monetario Internacional, que vuelve a digitar las políticas económicas del país. Y por si todo esto fuera poco, la represión ganó las calles con policías decididos, por orden gubernamental, a utilizar la fuerza de toda forma necesaria con tal de apagar la protesta social que es creciente día a día.

Mientas todo esto sucede el presidente, Mauricio Macri, salió a dar discursos para intentar calmar los ánimos, pero todo lo que logró fue exasperar mucho más. Debido a su escaso talento para discursar, y una aparente dislexia a la hora de leer un parlamento escrito por algún que otro asesor, no logra convencer ni a los más cercanos ya que utiliza lugares comunes y evasivas de responsabilidad para dar certezas sobre los problemas económicos y como se resolverán. Apelando al ya trillado argumento de le herencia recibida, o a la novedosa tormenta, Macri intenta autoconvencerse aunque no alcanza. Los mercados, sus viejos aliados, le siguen respondiendo con cachetazos, aumentando el valor del dólar cada vez que el ex presidente del club de la ribera, o alguno de sus laderos, sale a abrir la boca.

Ante lo que según él mismo presidente describió como “Los peores cinco meses de su vida, después del secuestro”, dio un discurso para tratar de encausar la cosa, pero en las medidas tomadas se llevó puesto 11 ministerios, con particularidades que dan señal de la época que vivimos. Trabajo, Cultura y Salud fueron degradados a Secretarías confirmando así lo que se ve desde el inicio del ciclo Macri, que no hay políticas en estos ámbitos, o lo que es peor, que la política Estatal en estos ámbitos es no tener políticas. El Ministerio de Trabajo tiene ese rango desde 1949 y es uno de los legados que dejó el primer gobierno de Juan Perón, y del que se jactaban hasta hoy los gremialistas en ponderar. Hoy fue degradado por Macri a una Secretaría, dependiente del Ministerio de Producción. Por otro lado, el Ministerio de Salud, que por primera vez tuvo ese rango también en 1949, hoy dependerá del Ministerio de Acción Social. Mientras que el de Cultura estará bajo la órbita de Educación. Esto demuestra la importancia que el gobierno le da a estas áreas ya que cree que son gastos en la administración y serán recortados.

A todo esto, para el 25 de septiembre la cúpula de la CGT convocó a un paro nacional sin movilización. Manifestaron adhesión desde la facción de la Corriente Federal, los movimientos sociales y las dos CTA. Sin embargo, ante estas medidas, desde las CTA se está intentando adelantar la medida de fuerza, ya que además de la reorganización que dejará miles de argentinos marginados, también conlleva un endeudamiento y sometimiento al Fondo Monetario Internacional muy peligroso. Desde la central de la calle Azopardo no recogieron el guante, y simplemente han manifestado mediante un comunicado su “preocupación por las medidas tomadas” y su advertencia al gobierno de que no “tolerará más despidos”, algo que llega un poco tarde cuando sólo en la industria se han perdido ya 63 mil puestos de trabajo en los últimos dos años y medio, y en el sector público se cuenta en cientos de miles.

Hay quienes vaticinan que Septiembre es un mes bisagra, y que puede ser un Diciembre anticipado. Están los más osados que advierten que la caída del gobierno es inminente, incluso el mismo Mauricio Macri tendría preparado el escape a una casa ya lista en Roma (Según informó en su editorial de esta semana en el medio Cohete a la Luna, Horacio Verbitsky). Pero lo que hay que esperar es si la salida será dentro de un marco institucional organizado o con movilización social en las calles seguida de represión y muerte, como los fatídicos días de 2001. Lo cierto es que por una cosa o por otra, el mejor equipo de los últimos 50 años se quedó en una promesa que embelesó a cierta parte de la sociedad con un encantamiento de serpientes, pero que de a poco va saliendo de la ensoñación y ve los duros resultados en su propia vida.

Por Juan Meza

A continuación las frases más destacadas del discurso de Mauricio Macri:

Creímos con excesivo optimismo que era posible ordenar las cosas de a poco, pero la realidad nos mostró que debía ser más rápido. Y ahora nos toca reconocerlo y asumirlo”

El golpe que recibimos en estos cinco meses es duro. El mundo nos dijo que vivimos arriba de nuestras posibilidades. Creímos con excesivo optimismo que podíamos ir despacio pero tenemos que ir más rápido”

El Fondo accedió a elaborar un nuevo plan. Nuestro equipo viaja hoy y los detalles técnicos van a estar en los próximos días. Esto va a despejar cualquier duda sobre el financiamiento de 2019”

Después de dos años y unos meses, la situación cambió por cosas que están fuera de nuestro control. Fueron todos cambios que no podíamos prever”

Positivo ahora más que nunca el mundo nos apoya”

“Esto que esta pasando ahora, podría haber pasado en enero del 2016. En ese momento no había los dólares para sostener la economía”

“El transporte se hizo mas accesible”

“Le dimos un importe fundamental al campo”

“Por culpa del gobierno anterior, importamos petróleo y el precio del petróleo aumentó”

“Este es un proceso donde faltan muchas decisiones para llegar a ese equilibrio”

“A los que exportan, le pedimos un aporte mayor. Sabemos que es un impuesto malísimo, pero necesito que entiendan”

“Reducimos los ministerios a menos de la mitad”

“He decidido compactar más en mi equipo para dar una respuesta focalizada”

“En lo que respecta al presupuesto estamos avanzando muy bien con la oposición, porque nunca tuvimos mayoría en el Congreso”

“Le tenemos que sacar la mochila a la gente de un Estado que gasta mas de los que tiene”

“Estamos cansados de tener miedo de no llegar a fin de mes”

“Vinimos para hacer un cambio verdadero, por eso fuimos elegidos por los argentinos”

“El golpe que recibimos en estos 5 meses fue duro, el mundo nos hizo entender que vivíamos por encima de nuestras posibilidades”

“Durante mucho tiempo los argentinos no nos pudimos dar cuenta de nuestros desfasajes”

“Somos la generación que se hace cargo”

“Me encantaría que ustedes tengan todo lo que necesitan”

“Querría darles más aumento a los profesores universitarios, a los enfermos, a los policías. Pero nuestro problema para hacer todas esas cosas es equilibrar nuestras cuentas. Tenemos que gastar menos”

“Siento que llegó la hora, que estamos maduros”

“En esta transformación que emprendimos hay momentos de vigor y entusiasmo, pero hay momentos difíciles”

“Miremos la película, no la foto”

“Esta vez el cambio es verdadero, un Estado al servicio de la gente y no de la mala política”

“Todos tenemos que ceder en algo si queremos avanzar”

“La argentina cambió”

“En los momentos de más dudas todos tenemos una voz que nos dice “esto tiene que salir bien””

“Esta vez en con la verdad sobre la mesa y sin corrupción”

“Gobernar un país cuesta”

“El esfuerzo más grande es el que están haciendo cada uno de ustedes y sus familias, cuando se levantan, el bolsillo aprieta y cuesta todo”

“La última palabra tenemos nosotros, los argentinos que estamos hartos de un pasado que no debe volver”

“Quizá esta sea la última oportunidad que tenemos que la verdad salga a la lu”z

“Tenemos todo para salir adelante, absolutamente todo”

No me van a encontrar del lado de los que especulan pensando en la próxima elección. Los que se oponen al cambio pronostican el caos para generar miedo”

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: