ROMPER CON EL SECRETO

El  último 20 de Noviembre se llevó a cabo en todo el país la jornada por el Día Mundial para la Prevención del Abuso en las Infancias. Según UNICEF por cada 1.000 casos, se denuncian 100 y sólo 1 recibe condena. Las organizaciones participantes señalaron su preocupación por la implementación aleatoria de la Ley de Educación Sexual Integral.

Por Victoria Silber para ANCAP

Mientras Canela corre con Aimé, Araceli, las espadas de globos y Corazoncito –un oso de peluche violeta- cae la tarde en Plaza Congreso. Cae también un lagrimón por la cara de su mamá: la Justicia obligó a que la niña se revinculase con quien abusó de ella. Para ninguna de las dos hay un relación afectiva que sustente el lazo biológico, pero ese patriarcado si se puede ver amigx y una práctica recurrente entre funcionarixs judiciales es la fabricación del  SAP (Síndrome de Alienación Parental), operación cruel y doblemente peligrosa, pues así como se construye la representación de que quién  pudo transitar el camino Judicial en búsqueda del reparo a los daños que les toco padecer a sus hijxs es tratada como  ‘loca’ o  ‘buscona’ de réditos económicos, a la vez que es silenciada la voz de lxs niñxs.

Es por eso que el último 20 de noviembre desde el escenario que se montó frente al cine Gaumont en el marco de la jornada por el Día Mundial para la Prevención del Abuso en las Infancias se enfatizó en la importancia de haber logrado en octubre pasado la modificatoria del artículo 72 del Código Penal. Según estadísticas oficiales, en Argentina el 75 por ciento de los agresores son familiares y casi el 60 por ciento son el papá o el padrastro. El 90 por ciento de los abusadores son varones y la mayoría de las víctimas son niñas y adolescentes mujeres. Con esta modificación el Estado deberá investigar de oficio cualquier caso de abuso sexual contra niños, niñas y adolescentes; previamente era necesario que el padre, madre o tutor de la víctima ratificara la denuncia, lo que terminaba siendo un obstáculo para que haya justicia.

Entre payadoras y folkloristas, también se señaló la importancia de la Ley de Educación Sexual Integral como herramienta de acción, cuidado y prevención de las violencias hacia las infancias ‘A mí me lo contó ella, y también lo hizo en la escuela. Por suerte ninguna se hizo la boluda, pero no muchas veces pasa’ apuntó la mamá de Lupe, asentando su preocupación en que aun su implementación depende de la buena voluntad de las comunidades educativas.

Esta jornada recorrió el país y además del escenario porteño, en Mar de Ajo, Misiones, Formosa; Adolfo Alsina, Junín, Florencio Varela y Matheu lxs chicxs y sus organizaciones pintaron murales, leyeron cuentos, hicieron obras de títeres, armaron clases abiertas, se disfrazaron, jugaron, corrieron y bailaron para poder hablar del abuso sexual infantil y sacarlo así del ámbito privado, del secreto y la vergüenza, aunque esa interpretación de la vergüenza tampoco te la robo amigx: según datos de Unicef 1 de cada 5 niñas y 1 de cada 13 niños sufren y/o sufrieron abuso sexual antes de llegar a los 18 años de edad. Es vergüenza que por cada 1.000 casos,  100 se denuncian y sólo 1 recibe condena, de acuerdo con estadísticas elaboradas en conjunto por el Ministerio Público Fiscal, la Procuración General de la Nación y el Cuerpo de Peritos Forenses. Vergüenza es la revictimización y las vinculaciones forzadas. El closet, el pacto secreto con adultxs, la clínica clandestina, la doble moral y el silencio es vergüenza. El terror se basa en la incomunicación.

Visibilizar es un acto de libertad.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: