PARO GENERAL CON ALTO ACATAMIENTO

Por Juan Alberto Pérez

El paro general convocado por una parte de la organización gremial del país se hace sentir en la ciudad de Buenos Aires. Puentes cortados, la mitad de los transportes públicos parados y una movilización a la Plaza de Mayo marcan el tiempo a un gobierno sordo que responde con amenazas.

<!–more–>

En pleno año electoral y frente a una crisis económica y social de magnitudes se desarrolla el primer paro general del 2019. Este es el quinto paro general de la era Macri. Bajo las consignas contra el ajuste, el saqueo y la pésima situación económica del pueblo trabajador se manifestó un sector del mundo obrero, en los que se encolumna el Frente Sindical para el Modelo Nacional encabezados por Camioneros, Bancarios y las dos CTA. Por otra parte, la cúpula de la CGT decidió no adherir a la central al paro que contará con una movilización a Plaza de Mayo al mediodía.

Si bien se sabe que el mundo obrero se encuentra totalmente fragmentado, con una débil conducción de la CGT que no se animó a hacerle frente al gobierno de Cambiemos en los últimos cuatro años; este paro general dejó en evidencia las fracturas internas. Por ejemplo, la UTA encabezada por Roberto Fernández, decidió no plegarse al paro del 30 y si parar el 1 de mayo, sin embargo un sector disidente de los transportes rompieron con esa decisión y se plegaron al paro, por lo que más de ochenta líneas de colectivos no circulan. Se trata de un grupo encabezado por Miguel Bustinduy quien disputa el poder de Fernández.

Las críticas a los líderes de la CGT no faltaron ante la medida de fuerza. “Va a ser un día complicado para Carlos Acuña, no va a poder ir a trabajar” manifestó Hugo Yasky en radio FutuRock quién además agregó “Que quede claro, nosotros vamos a manifestarnos pacíficamente, no vamos a provocar ningún incidente” tratando de desbaratar las versiones que surgieron desde el gobierno después de que en la madrugada se incendiaron unas unidades de colectivo de pasajeros y la Ministra Bullrich llamó “acto mafioso” a la convocatoria al paro.

Otra medida tomada por organizaciones sociales para incrementar el nivel de manifestación fue el corte de las principales arterias de la ciudad. El puente La Noria, la avenida General Paz altura Crovara y el puente La Boca se cerraron al paso mientras se movilizó. La orden del gobierno, en la persona de la ministra de seguridad de la nación, Patricia Bullrich, era impedir el corte y desalojar a los manifestantes en una clara demostración que la única manera de dialogar es con el palo y los gases.

Otra manera que utilizó el gobierno para disuadir el paro fue dictar de manera masiva conciliaciones obligatorias. Esta artimaña no alcanzó ya que no hay argumentos suficientes para el dictamen de la conciliación en una gran cantidad de sectores. Sólo en el ámbito en el que las empresas dependen del estado se pudo aplicar, como es el caso de Aerolíneas Argentinas, pero el gremio decidió no acatarla y se plegó al paro.

En los bancos se hizo correr el rumor de que estarían abiertos de todos modos. Sin embargo, a media mañana La Bancaria emitió un comunicado que echa por tierra los rumores y detalla que los trabajadores bancarios acataron el paro y no hubo atención en las sucursales.

No hay clases, ni subtes, ni correos, y tampoco un importante número de actividades. Mientras las calles arden el gobierno no acusa el golpe y la economía le come el bolsillo a la clase trabajadora.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: