Por Juan Alberto Pérez

Finalmente el día ha llegado. Es 11 de agosto y se desarrollarán a lo largo y a lo acho del país las Primarias Abiertas Simultáneas y Obligatorias (PASO) que dará los candidatos para las elecciones generales del 27 de octubre. El día de hoy en 14 mil establecimientos del país abrirán sus puertas para que 33.841.837 personas habilitadas para votar emitan su sufragio. A pesar de que en los principales cargos no habrá internas ya que están definidos los candidatos, si las habrá en varias intendencias y en cargos legislativos. También pugnan por entrar a la elección general varios partidos que necesitan lograr el 1,5% de los votos válidamente emitidos.

Si bien desde sectores del gobierno nacional han querido bajarle la importancia a este acto electoral que rige desde 2009, tiene una gran importancia porque puede funcionar como termómetro y demostración de cuál es la postura de la sociedad para con la gestión de Mauricio Macri que termina el 10 de diciembre. El miedo a una derrota dura que haga imposible recuperarse en octubre ronda por la cabeza del gobierno que planteó el discurso desde medios amigos y algunos dirigentes de otros espacios, que era innecesario gastar el dinero que se va a poner en realizar el comicio.

Desde el Frente de Todos se apuesta a conseguir una diferencia tal que los posicione con serias chances de lograr la victoria en primera vuelta y evitar un balotage que se les haría cuesta arriba. En 2015, las PASO arrojaron una victoria del entonces candidato oficialista, Daniel Scioli, con el 36,69% de los votos, algo así como 8 millones setecientos veinte mil votos. Pero sorprendió que la aparición de la Alianza Cambiemos, con Mauricio Macri como candidato, que obtuvo poco más del 28% y superó al Frente Renovador de Sergio Massa, quién pugnaba por ese espacio, por más de 2 millones de votos. Eso lo posicionó muy bien para las generales en las que llegaría a conseguir un pase para la segunda vuelta y posteriormente ganar. Distinto fue el caso de 2011 donde la dupla Cristina Fernández de Kirchner y Amado Boudou consiguió en las PASO el 47,98% de los votos, casi 8 millones de votos más que su rival Ricardo Alfonsín.

Las PASO del día de hoy también marcarán el rumbo de los destinos de la provincia de Buenos Aires donde se dará la batalla más importante del país. En la provincia que se disputarán María Eugenia Vidal y Axel Kicillof, en una elección muy polarizada, está el 37% de los votantes del país. Es el distrito más grande, seguido por la provincia de Córdoba con el 8%. Allí el peronismo necesita recuperar la gobernación si quiere aspirar a recuperar la presidencia, por eso se confió en la figura del ex ministro de economía que realizó una campaña muy austera con una recorrida en automóvil por los pueblos del interior bonaerense. Por otro lado estará la actual gobernadora que cuenta con un blindaje mediático y político muy importante, incluso mayor que el del mismísimo presidente. Ha hecho una campaña de recorrida por canales de televisión y medios adictos, y ha pretendido mostrarse diferenciada de Mauricio Macri quien tiene una pésima imagen dentro del distrito. La llaman la madre de todas las batallas, no sé si lo es, sí es una elección muy importantes que marcará la cancha.

Los que se juegan mucho en las PASO son los partidos de izquierda que siempre intentan romper con el piso del 1,5%. Para este menester el FIT logró una alianza un poco más amplia, y aunque ya hace varias elecciones no tiene el fantasma de quedarse fuera de la elección general, tendrá que pelear voto a voto ante un electorado que ve en otros espacios la alternativa política al gobierno de Cambiemos. Distinta es la suerte de el Nuevo MAS, ya que el único espacio que tiene a una mujer como pre candidata a presidente, no tiene los mejores números según las encuestas que estuvieron circulando, y se quedaría fuera en esta ronda. También intentarán romper con el piso los espacios de derecha minoritarios. El que encabeza José Luis Espert se planta como la posible sorpresa de la elección, incluso quitándole votos a Macri. También intentarán romper ese piso Gomez Centurión o el ultra nacionalista Biondini.

La elección de hoy funcionará como una demostración del pulso de la sociedad. El gobierno intentó desbaratarla por miedo a que esa respuesta sea un cross directo al mentón. La responsabilidad estará en los votantes que tienen que acercarse a las urnas a ejercer el deber cívico, sin dejarse llevar por discursos que intentan despolitizar al pueblo, y pensando en las personas que han muerto para que todos tengamos el derecho de elegir quienes llevarán adelante los destinos de nuestro país por los próximos 4 años, porque la democracia en Argentina se consiguió con mucha sangre, y hay que defenderla para nuestra generación y para las futuras.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: