¡SALÍ DE AHÍ MARAVILLA!

Por Juan Meza

Luego del golpe cambiario realizado por “los mercados” que hicieron disparar la brecha entre dólar oficial y dólar blue, el gobierno, después de varios puñetazos, pudo correrse del rincón y está en condiciones de meter un cross. De acuerdo a cómo se pare, puede meter uno de izquierda o de derecha, o bien bajar la guardia y que lo vuelvan a golpear.

La paz cambiaria duró apenas unos días y el dólar blue volvió a subir unos pesos. Vale recordar y rememorar que la importancia de que el dólar se mantenga quieto, sea el oficial, el ilegal o todos los que existen actualmente en el mercado, ayuda a no seguir devaluando y no es lo mismo discutir la renta distributiva con un dólar a $80 que con otro a $ 160.

CROSS DE DERECHA

Esta semana desembarcó una nueva misión del Fondo Monetario Internacional (FMI) en nuestro país. El día previo a su llegada, el Ministro de Economía, Martín Guzmán, avisó que “el IFE sirvió muchísimo. Protegió a gente que estaba en una situación muy dura. Generó un efecto real en la economía. Implicó un esfuerzo importantísimo. Las medidas de protección social van evolucionando. Hoy no es el momento de un IFE 4 porque hay que mantener ciertos equilibrios para también proteger a la actividad, proteger a la gente, a todo el país”. Esto quiere decir que mas de 9 millones de personas no van a contar con esos 10 mil pesos que el Estado les brindó para paliar, un poco, la crisis que el Coronavirus nos dejó, sumado al endeudamiento acelerado y la debacle económica en la que nos sumergió Mauricio Macri. Este anuncio, el día previo a que el FMI llegue al país, se lee como un guiño del Ministro de Economía para “la misión”. El giro ortodoxo que está dando el gobierno, se asemeja más a los años del Menemismo, con Cavallo a la cabeza, que a los años kirchneristas cuando en el 2005 se logró cancelar parte de la deuda con el FMI. Ese mismo giro se ve cuando Guzmán, quien no fue elegido por el pueblo, sino que fue el Presidente Alberto Fernández quien le dio el Ministerio de Economía, le pide al FMI un Acuerdo de Facilidades Estructurales, conocido como EFF por sus siglas en inglés. Esto es un acuerdo que permite refinanciar la deuda en un período más prolongado, pero con imposiciones duras para poder llegar al balance que pide el Fondo. Traducido al criollo es un programa de ajuste el cual van a terminar pagando los jubilados y el sector más pobre. El EFF está destinado, según figura en la web del FMI para países “con graves problemas de balanza de pagos por deficiencias estructurales o lento crecimiento y una situación de balanza de pagos muy debilitada”, o sea para países en plena caída. Cabe destacar y recordar que Argentina ya recurrió al FMI, de esta manera, dos veces en su historia: una en 1992 con Cavallo y otra en 1998 con Roque Fernández. La historia ya sabemos cómo terminó. Quedó a las claras que el cross de derecha fue a los jubilados y a los más pobres, no al FMI y al “mercado”

¿Y EL CROSS DE IZQUIERDA?

Desde el anuncio que hizo Martín Guzmán sobre el acuerdo con los bonistas, el gobierno, que se creyó empoderado, comenzó a trastabillar. Hizo anuncios que iban en contra de los intereses “del mercado” y comenzó la corrida cambiaria, la que hace poner contra las cuerdas a cualquier gobierno que se levanta de a poco de varias idas al suelo. La diferencia entre el dólar oficial con el blue superó el 190% de brecha, el oficial se mantenía en $79 mientras que el blue trepó a $195. Esto hizo disminuir más de 750 millones de dólares las reservas en el Banco Central de la República Argentina (BCRA). Acorralado, el gobierno acordó una baja en las retenciones de granos. Aunque el ejecutivo cedió, los cerealeros no liquidaron divisas, “el dólar aún está bajo”. Esta brecha comenzó a disminuir cuando el Ministro de Economía se reunió con los gerentes de IDEA y allí les pidieron una cierta cantidad de medidas que hagan creer que la economía puede resurgir. Ojo que la economía es su propia economía y no la del país. Lo que está haciendo el gobierno es administrar la economía de la mano con los grandes grupos empresarios, esos mismos grupos que quieren un dólar más alto (más devaluación), menos impuestos y que nos olvidemos del impuesto a las grandes fortunas. Impuesto a las grandes fortunas recién el próximo martes se va a tratar en el recinto, por este tire y afloje de los grandes grupos económicos a los que el gobierno escucha y obedece. Ese cross de izquierda pudo haber alejado un poco al contrincante para poder seguir dando la batalla, pero el gobierno prefirió esperar.

MADURA EL K.O.

Desde el inicio de la gestión del gobierno del Frente de Todos, se vio un claro problema comunicacional. Los anuncios y las medidas muchas veces fueron desacertados, en tiempo y formas erróneas. Podemos citar el caso de Vicentin, como uno de esos errores, adrede o no, no lo sabemos. Lo que queda claro, que, si bien heredó una verdadera “pesada herencia”, producto del nefasto gobierno de Mauricio Macri, Alberto Fernández siempre trató de complacer a todo el mundo. No se puede estar bien con Dios y con el diablo, o sea, gobierno mirando al pueblo o de espaldas a este. Los intereses económicos del mercado, los intereses capitalistas siempre van a ir en contra de las voluntades populares, al menos en este lado del planeta históricamente se hizo de esa manera y los gobiernos, en su mayoría, comían en la mesa con los grandes monopolios y tiraban las migas debajo de la mesa donde se encontraba el pueblo. “volvimos y vamos a ser mejores” dijo Alberto Fernández una vez consumada su victoria en octubre de 2019, lo que nunca dijo fue mejores respecto de quién o de qué. La deuda que contrajo Macri con el FMI no fue siquiera revisada como para saber si es legítima o no. En Bolivia, el nuevo Presidente Luis Arce, ya avisó que le harán un juicio político a Jeanine Áñez, por haber dejado posar sus garras al FMI en el país boliviano. ¿y acá en Argentina que esperamos para comenzar un acto similar como para sentar precedente y el próximo que piense en tomar deuda lo piense dos veces?

Esta semana Alberto Fernández acompañó a Evo Morales en el paso fronterizo entre La Quiaca y Villazón para que el ex mandatario, que hace un año sufrió un Golpe de Estado, pueda volver a su patria. Ese acto, esa foto, va directo a los libros de historias, a esas páginas que marcan los simbolismos. Pero ojo, que a su vez puede quedar en la historia como el gobierno que recibió el K.O. técnico por no haber tirado una sola piña a los mercados.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s