SOBREVIVIR DURANTE LA PANDEMIA: “LA SITUACION DE MIGRANTES Y REFUGIADOS EN ARGENTINA”


Por Verónica González

Foto de portada Hernan Vitenberg


“…nadie abandona su hogar a menos que el hogar te persiga

fuego bajo los pies

sangre caliente en tu vientre

no es algo que hayas pensado hacer

hasta que el filo gastado amenaza

tu cuello

y aún entonces cargaste el himno bajo

tu aliento

sólo rasgando tu pasaporte en unos baños de aeropuerto

sollozando con cada bocado de papel

te queda claro que no podrías regresar…”

Hogar, Warsan Shire.

La pandemia desnuda realidades, las muestra en carne viva en las poblaciones más vulnerables, siempre invisibilizadas y abre los agujeros por donde se cuela la injusticia. Tal es el caso de las comunidades migrantes y de les refugiades en nuestro país.

Sus necesidades básicas no están siendo satisfechas, lo cual atenta contra sus derechos y les deja en una situación de indefensión absoluta.

Frente a lo cual, son varias las organizaciones que se comprometen todos los días, para que cada persona, no sólo acceda a un plato de comida, sino que conozca sus derechos y defienda su dignidad. Una de ellas, es la Secretaría de les trabajadores migrantes y refugiades UTEP, dentro de la cual, Lila Báez, es una de las referentes.

Es importante adentrarse en las problemáticas, conociendo lo que sucede más allá de las estadísticas y por ese motivo, fue de suma importancia mantener una entrevista con Lila, quien se brindó amorosa y generosamente, para contarnos acerca de lo que están viviendo.

“Soy Lila, mamá de Damián y migrante paraguaya en Argentina hace 17 años”.

Así se presenta y continúa: “Empecé a organizarme en el 2012, con el golpe paraguayo parlamentario, donde migrantes paraguayos resistían al golpe de estado y exigían la libertad de presos y presas políticas de la Masacre de Curuguaty, campesinos acusados injustamente, que ahora están en libertad”.

Trabaja hace más de 3 años con la comunidad migrante, sobre todo a partir del decreto de necesidad y urgencia que sacó el ex presidente Macri, que modificó la Ley de migraciones y que comparaba la migración con criminalidad. Este decreto, permite la expulsión Express sin el debido proceso de les migrantes, rompiendo la unidad familiar.

También, forma parte del Frente de Migrantes de Refugiadas y Refugiados del Movimiento Popular La Dignidad, parte de la Secretaría de Trabajadores Migrantes y Refugiados del gremio la UTEP, la Unión de Trabajadoras y Trabajadores de la Economía Popular.

Nos cuenta que allí, realiza diversas tareas. “Soy la encargada de la comisión de comunicación, que busca justamente visibilizar el aporte de los migrantes en cuestiones sociales, políticas y culturales, demostrando justamente que somos fuerza de trabajo, que necesitamos los mismos derechos que los nacionales y, sobre todo, tratando de romper estigmas que, finalmente, lo único que hacen, es fomentar la xenofobia, el racismo y la aporofobia”. Y agregó “estoy en el territorio, en los comedores, donde estamos trabajando con los derechos de los migrantes, en el tema documentario también, para que todas y todos puedan acceder a tener el DNI, y a la vez, trabajar socialmente, desde una perspectiva migrante. Tenemos proyectos agroecológicos donde colaboramos con nuestra fuerza migrante, ya que muchos de los migrantes justamente, somos los que realizamos el trabajo de la producción de comida acá en Argentina. Y nos parece una oportunidad, mostrar y hacer valorar esta fuerza de trabajo tan importante que es la que finalmente, amasa la soberanía alimentaria tan necesaria para los pueblos”.

Otro de los temas urgentes, es la situación de las mujeres migrantes durante la pandemia. Lila, nos dice al respecto: “Las mujeres migrantes estamos siendo sumamente vulneradas en cuarentena, en nuestros derechos más básicos, el derecho al trabajo, a la vivienda y al alimento”. En gran parte, porque la falta de regularización migratoria que fue herencia también del macrismo, por haber implementado el Sistema de Radicación a Distancia (Radex), que es sumamente excluyente y pide requisitos que, muchas veces, las poblaciones migrantes en los barrios populares no cuentan; como el acceso a Internet, estar en un sólo idioma que es el hispanohablante, cuando no todas y todos los migrantes, lo son. Dejando por fuera a una gran parte de la población de manera irregular, sin documentos y esto, obviamente, con la pandemia, la cuarentena, el ASPO, ha dificultado bastante la vida a las mujeres migrantes. No hemos podido cumplir con este mandato de “quedáte en casa con todos los derechos”. Estamos hablando que, la falta de reglamentación documentaria, justamente, imposibilita el acceso a derechos como subsidios del IFE, que se usan para contener a la población acá en Argentina mientras se desarrolla la cuarentena. En el caso de las mujeres migrantes también,  estamos  hablando de cierres de fronteras, entonces tampoco tenemos la posibilidad de retornar a nuestro país de origen, en caso que así quisiéramos, entrando en una burocracia infinita, por parte de los Estados que nos reciben y también, por parte de los Estados que nos expulsan.

Entonces, no ha sido fácil, pero a la vez también vemos a las mujeres migrantes, sobre todo en las organizaciones sociales políticas y gremiales, que son las que están en la primera línea en los comedores comunitarios dando de comer al barrio y esto demuestra también una necesidad de poder hablar en materia de derechos en todos los ámbitos sociales, políticos, laborales, en la vida de las mujeres migrantes.

Es importante destacar que estas problemáticas, no han sido resueltas anteriormente y por ese motivo, se agravan durante el aislamiento preventivo, social y obligatorio.

migrantes2
Hernan Vitenberg

Una de las situaciones antes de que llegue la pandemia nos comenta Lila “es que la comunidad migrante es parte de ese sector informal de trabajadoras y trabajadores, que no acceden a los derechos laborales por no estar registrados. Entonces, esto se ve en el día a día. Todos los días recibimos ciento de denuncias, sobre todo de mujeres que son parte del trabajo doméstico en casas particulares, que han sido cesantes en sus actividades laborales, que han sido despedidas o que no están recibiendo el pago de sus salarios, pese que hay un decreto que prohíbe el despido que habilita que sigan pagándose a las personas que tienen que quedarse a cumplir con el mandato “Quedáte en casa” por la cuarentena social y obligatoria”.

Vemos que hay un aprovechamiento de parte de ciertos sectores y de ciertas patronales, justamente por la condición de migrantes.

También estamos hablando de migrantes que se dedican a la actividad de venta ambulante, como es el caso de los senegaleses, los haitianos, los de Gana, que no tienen ningún tipo de ingresos porque no pueden salir a trabajar, porque trabajaban de venta ambulante. Ésto también empeora, porque son personas que no están con el DNI, porque tienen toda una burocracia por ser de países extra Mercosur. Y esto, imposibilita obviamente, que puedan llevar a sus casas la comida de cada día para sus hijas e hijos y es sumamente, angustiante. Esto es algo que seguimos viendo que se arrastra, que hay que regularizar a las y los migrantes para justamente acceder a todos los derechos laborales, para que podamos estar todas y todos en un estado presente”.

Por este motivo, es imprescindible que la comunidad migrante conozca sus derechos y las leyes que les protegen. Le preguntamos a Lila sobre estas leyes y qué implica cada una.

“A las y los migrantes y a cualquier persona que pisa suelo argentino, lo ampara el artículo 20 que habilita justamente, que cualquier extranjero o persona pueda venir, radicarse acá y gozar de los plenos derechos en igualdad de condiciones que los nacionales. A la vez, en la comunidad migrante, tenemos nuestra Ley de Migraciones que es la 25.871, que en el artículo 4, establece el derecho a migrar que, a nivel mundial, es reconocida como modelo porque, justamente, coloca la migración como un derecho”.

Es importante entender que, a una persona por decidir migrar, no se le terminan sus derechos, por cruzar las fronteras.

Es una Ley que defendemos, justamente, porque creemos que es muy importante el derecho a migrar, para que lo respeten los Estados que nos reciben y los que nos expulsan, que también se han comprometido con las distintas migraciones que tienen en los distintos países”.

¿Cuáles son los reclamos urgentes de hoy y de qué forma los están llevando a cabo?

“Desde la Secretaría de las Trabajadoras y Trabajadores Migrantes, y Refugiadas y Refugiados de la UTEP, estamos impulsando la regularización migratoria.
Hemos mandado una carta abierta al Presidente Alberto Fernández, donde estamos peticionando el acceso al IFE de todas y todos los migrantes sin restricciones, que no sólo sean para aquellos migrantes que tienen el DNI permanente y que muchos migrantes aún cumpliendo con los requisitos no accedieron, sino que sea un IFE sin restricciones para toda la comunidad migrante. Nos parece urgente y necesario que se revisen los requisitos para el acceso al IFE. Nos parece importante la regularización migratoria, justamente, para que el Estado pueda conocer la realidad de la comunidad migrante y a partir de allí, diseñar políticas públicas que integren a todas las comunidades migrantes del Mercosur y externas también al Mercosur, para que podamos hablar de un Estado presente y de un gobierno que sea para todas y para todos”.

Las comunidades migrantes atraviesan un momento muy difícil, agravado por la pandemia y que se extenderá más allá de ella. Por ese motivo, consideramos de fundamental importancia, la solidaridad y la contención, para que puedan contar con herramientas necesarias para afrontar la falta de trabajo, vivienda, bienestar físico y psíquico.

Por este motivo, le preguntamos a Lila sobre la ayuda que reciben y de qué manera se puede colaborar y participar.

“En esta crisis, hay una solidaridad enorme de parte del pueblo argentino y también de migrantes con migrantes en plena crisis pandémica con muchas necesidades. Y eso, obviamente, colabora a romper este estigma que pesa sobre las comunidades migrantes, de romper esta enemistad que, algunas veces, se quiere crear entre nacionales y migrantes y vernos como trabajadoras y trabajadores. Es muy importante replicar, ayudarnos a difundir cuáles con las problemáticas por las que atravesamos las comunidades migrantes y esta imperiosa necesidad que tenemos de ser incluídas e incluídos, en todos nuestros derechos, así como también, contactar con las distintas organizaciones migrantes, como es la Secretaría de Trabajadores Migrantes y Refugiados y refugiadas de la UTEP, que todo el tiempo estamos pidiendo colaboraciones, donaciones, aunque sean 100, 200 pesos, todo suma, porque son muchas las necesidades, no damos a vasto las organizaciones sociales y políticas por la gran demanda que tenemos todos los días de distintas situaciones y sólamente con la solidaridad del pueblo podemos salir de esto, porque estamos convencidas y convencidos que la salida es colectiva”.

https://www.facebook.com/secretariamigrantesyrefugiadxsUTEP/

Whatsapp

+54 387 628-5511

www.reddemigrantes.com.ar

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s