EL PESO DE LA BALA

Por Juan Meza

Desde el retorno de la democracia en 1983, la sedición policíaca de los últimos días es uno de los acontecimientos más significativos que han puesto en jaque a las instituciones republicanas, junto al de la semana santa del ´87. La policía bonaerense, que depende del Ministro de Seguridad de la Provincia, Sergio Berni, exigiendo mejoras salariales. El reclamo fue con patrulleros, uniformados y con el arma reglamentaria en la cintura. Una imagen desestabilizadora.

Los policías bonaerenses, vaya a saber a instancias de quién o quiénes, se concentraron originalmente en la puerta de la casa de donde reside el gobernador Axel Kicillof. Se les informó que iban a tener aumento. Cualquier trabajador, de cualquier sindicato, en cualquier punto del país, una vez anunciado esto, descomprime el reclamo y vuelve a sus puestos de trabajo. Los efectivos de la policía bonaerense no se quedaron conformes y fueron a la puerta de la Quinta de Olivos para que el presidente salga a hablar con ellos, y en simultáneo se manifestaron en Puente 12, La Matanza y otros puntos del conurbano. El reclamo salarial se puede interpretar como justo, habiendo perdido poder adquisitivo de manera muy fuerte en la administración de la ex gobernadora Maria Eugenia Vidal, quien ató el sueldo policial al de las paritarias docentes. Esos mismos docentes que tienen salarios postergados, respecto a la inflación, pero que su única arma para hacer un reclamo similar al de esta semana es una tiza. O podríamos citar al personal de salud, que en esta pandemia está librando una enorme batalla para evitar muertes y colapso del sistema sanitario (que ya está casi al tope) y espera que los anuncios de Alberto Fernandez, de aumento salarial y bonos, se hagan efectivos. ¿Será que el arma reglamentaria de la policía bonaerense tiene más peso que toda la bibliografía leída y estudiada por un médico o un enfermero para llegar a ser profesional?

El reclamo salarial es justo, pero no las formas. Y si alguien sabe de las malas formas de hacer las cosas es justamente la bonaerense, quien está en el ojo de la tormenta por la aparición sin vida de Facundo Astudillo Castro, por citar solo un ejemplo.

Consultamos a Laura Dalto, integrante de la Coordinadora Contra la Represión Policial e Institucional (CORREPI) sobre si la bonaerense necesita un cambio de estructura y si podría llegar a estar al mando civil, “estamos hablando de una de las fuerzas más represoras del país que asesinó 1.549 personas desde 1983, 46 durante los 10 meses de Sergio Berni como ministro de Seguridad, la responsable de la desaparición forzada de Facundo Astudillo Castro entre otras, sin embargo el rol que cumple la policía es fiel a su función, que es el disciplinamiento y represión al pueblo trabajadxr y al sector más humilde. Hace 17 años el policía Solanas mataba a Rodrigo Corzo por la espalda por considerarlo sospechoso, Solanas era parte de “la nueva policía” formador de formadores y con 10 en DDHH, Rodrigo era un pibe morocho en un lindo auto, que iba a buscar a su novia”.

Uno de los trasfondos del reclamo extorsivo que llevó adelante esta semana la policía fue la sindicalización de los mismos. Este es un pedido que viene desde hace tiempo y que en reiteradas oportunidades se les negó. En la región, el único país que tiene a su policía sindicalizada es Uruguay. Allí los efectivos tienen los mismos derechos que los trabajadores, salvo el derecho a huelga. Cuando le consultamos a Dalto nos dijo que “no es sindicalizando a las fuerzas de represión como se logra desbaratar su enorme capacidad de violencia sobre el pueblo pobre. La sindicalización, sólo mejora su relación con el Estado, pero no cambia la perversa naturaleza de su razón de ser. Los prefectos, gendarmes, y el resto de los represores, no son trabajadores; su función es reprimir al pueblo trabajador y todo aquel que amenace el orden establecido, la clase dominante. No se reprime a los anticuarentena o los que manifiestan a favor de Vicentin y los grandes empresarios, se reprime a quienes piden viviendas, docentes, mujeres o a los diferentes sectores sociales que reclaman sus derechos. El hecho de que los policías provengan en gran medida del pueblo no significa nada. Aquél que, perteneciendo por origen a la clase trabajadora, se vuelve policía, es un policía de la burguesía y no un trabajador”.

En la manera extorsiva e insistente que llevó adelante su reclamo el brazo armado del Estado, hace suponer que no solo fueron por lo salarial, sino que había un trasfondo. Le consultamos esto a la integrante de CORREPI, “Para saber si el reclamo era sólo salarial basta con pensar en el panorama latinoamericano y el rol que la derecha comienza a destacar en este último tiempo incluso en nuestro país. Porque no se le hizo paro al gobierno de cambiemos,  incluso cuando el gobierno de Vidal fue el que más ajustó el salario de la policía bonaerense, sin embargo nada similar a esto pasó, y por el contrario recordemos cuando lxs docentes manifestaron reclamando un aumento, fue la policía la que salió a bancar a la gobernadora con un cartel que decía “Gobernadora, mándeme una maestra que se la devuelvo con vocación de servicio” no resiste análisis alguno en cuanto a su tono amenazante y fuertemente machista. Por otro lado, si fuera sólo un reclamo salarial hubiese cesado con el anuncio aumento, pero en cambio movilizaron patrulleros y policías armados a la quinta presidencial de Olivos, sin lugar a dudas más que un reclamo es una extorción. Por último, que la bandera más grande y visible que había anoche sea la que reclamaba “libertad para los 8 policías de la comisaría de La Tablada”, en referencia a los violadores seriales y torturadores de 28 mujeres en la seccional 3ª de La Matanza, cuya prisión preventiva fue recientemente confirmada habla de quienes manifestaban y que defendían”.

El viernes pasado, previo a esta poco democrática manera de reclamar, el gobernador Axel Kicillof había anunciado que se incorporarían a las fuerzas 2200 móviles policiales y 3957 efectivos en todo el conurbano, realizando una inversión de 10.000 millones de pesos. “es el plan de seguridad más grande del que se tenga memoria” había dicho el gobernador, cayendo en la lógica utilizada por todo gobierno de turno que reza que al haber más policía va a haber mas seguridad, sin mirar los números que dicen que aumentando la circulación de policías jamás bajó el número de los delitos, solo aumentaron los casos de gatillo fácil.

Por su parte la Comisión Provincial por la Memoria (CPM) sacó un comunicado en repudio por el accionar policial y la forma en la que llevaron adelante su reclamo “Frente al acuartelamiento y manifestaciones policiales por fuera de las leyes que regulan su servicio, la Comisión Provincial por la Memoria (CPM) repudia estas acciones que pretenden condicionar al gobierno, utilizando para ello la delegación de la fuerza que el Estado les adjudica.

No desconocemos la necesidad de recomposición salarial de todos los trabajadores estatales, pero estas acciones exceden ese reclamo.

Las políticas de otorgar mayor poder a la estructura policial, que se vienen produciendo desde hace varias gestiones, lejos de mejorar el funcionamiento de una institución atravesada por la corrupción estructural y la desprofesionalización, le da mayor poder que luego utilizan para funcionar como grupo de presión.

Llamamos a revertir las políticas actuales, profundizar el control civil sobre las fuerzas de seguridad y democratizar la institución. La policía bonaerense no puede funcionar por fuera de la ley, ni cuando actúa en los territorios ni cuando genera estos reclamos sectoriales. Este accionar agrede la democracia y el orden constitucional.

Estos acuartelamientos y manifestaciones son ilegales, y así deben ser tratadas”.

Los gobiernos Provincial y Nacional cedieron ante el reclamo, “chumbo en mano”, de la policía. Este acto deja un precedente muy oscuro para el futuro que se avecina. El reclamo salarial del resto de los sectores no tardará en llegar y allí se verá si el gobierno es tan dialoguista como dice ser o solo fue un acto más de cobardía.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s