“SI NO HAY MUERTOS ES PORQUE ESTUVIMOS BANCANDO TODO ESTO A PULMÓN”

Por Juan Alberto Pérez

La pandemia del COVID-19 está haciendo estragos en los barrios populares de la Ciudad de Buenos Aires. El maratónico aumento de las cifras de contagiados pone en evidencia la deficiencia de la gestión de Horacio Rodríguez Larreta. Con el Barrio 31 como epicentro del coronavirus, otros barrios de la Ciudad pelean a través de la organización de los vecinos para evitar el desastre.

<!–more–>

Según los datos oficiales de este jueves se tocó el récord de positivos en el país. 648 nuevos casos se sumaron en las últimas 24 horas y ya se registran 9931 positivos desde que inició el contagio. De los 648 casos 379 se detectaron en CABA. Así la ciudad ya porotea 4718 casos y 162 muertes.

Impulsado por los casos registrados en los barrios populares, ya suman 1877 casos, es el epicentro del virus en el país. El hacinamiento, la falta de agua, de cloacas y de servicios públicos, sumado a un desprecio manifiesto de los funcionarios gubernamentales, en diferentes barrios se viven situaciones que generan escalofrío de sólo pensarlas.

Los vecinos del barrio Villa 21-24 se encuentran denunciando la irresponsabilidad del gobierno de la Ciudad en la aplicación del plan Detectar para el testeo de posibles casos positivos, además, de denunciar que son arrojados en hospitales sin medidas, ni protocolos de aislamiento y distancia social. El barrio cuenta con 73 casos confirmados, y aunque no está cerca de los 1225 del Barrio 31, les vecines no quieren que las autoridades desatienden sus necesidades. ANCAP dialogó con Flavia Romero, referente de la Junta Vecinal de Villa 21-24 que informa sobre las denuncias y la situación del barrio.
Esta semana iniciaron los testeos masivos en Villa 21-24 en Barracas, y les vecines apuntaron contra los funcionarios de Larreta por el manejo de las personas. “Después de dos meses que venimos hablando con el gobierno de la Ciudad, que no nos dan respuestas, ni siquiera tienen un protocolo para los barrios populares” manifiesta Flavia y explica lo sucedido el lunes, en la primera jornada de testeos: “Los vecinos y vecinas una vez que se hacían el test tenían que esperar en una sala, enfrente del CEMAR, que sería en la Casa de la Cultura que hay acá en el barrio. Se hicieron los testeos al mediodía, y eran las 10 de la noche y seguían esperando el resultado en una silla, todos amontonados, con niños junto a casos positivos y estrechos. Después de las 10 de la noche los llevaron en un micro todos amontonados y los pasearon por todos los hospitales. Eran rebotados porque no había camas, y tampoco había un listado de quienes tenían que ser derivados. En consecuencia los terminaron llevando al Ramos Mejía” relata Flavia.

Desde las organizaciones difundieron un video en el que se ve a un grupo de mujeres reclamando por las condiciones en que eran atendidas dentro del Ramos Mejía. “Las vecinas denunciaron que hasta el otro día seguían estando en una situación deplorable. Hubo un abandono total del gobierno de la Ciudad hacia las vecinas del barrio. Lo que pasaron fue horrible. Volvieron a poner en el mismo lugar casos positivos con contactos estrechos. Había vecinos que estaba a la espera de saber si eran positivos o no, pero estaban con gente diagnosticada positiva” narra Flavia Romero.

Este calvario produjo que las organizaciones sociales que trabajan en el barrio se movilizarán para reclamar un trato adecuado para con la gente. “El día martes salimos a instalarnos en la sede de la Casa de la Cultura. Ahí también había otros 15 vecinos a la espera de que los empiecen a trasladar. Nos plantamos y les dijimos que de ahí no se iba a ir ningún vecino si no le aseguraban que irían a un lugar donde estén aislados, con sus hijos, y que estén en un espacio limpio, les den comida y todas las necesidades que un ser humano tiene. Pudimos lograr que a esos 15 vecinos los llevaran a un hotel en la calle Esmeralda al 527. Igualmente, para asegurarnos que los lleven al destino que prometieron algunos compañeros siguieron el micro con un auto hasta el hotel” explica la referente de la Junta Vecinal y reflexiona “Además de que estamos sufriendo con el virus tenemos que estar recibiendo este maltrato del gobierno de la Ciudad”.

Es que lo que subyace en el reclamo son las diferencias en los tratos que tienen desde el gobierno para con personas que viven en los lugares acomodados de la ciudad, o aquellos que volvieron del exterior, con las personas que habitan los barrios populares. “Nosotros somos seres humanos. Nos merecemos los mismos derechos que las personas que viven en Recoleta, que los que tienen plata. A ellos si se los llevan en ambulancia, los llevan a un hotel y con todos los privilegios. Sabemos el odio que le tiene a los pobres el gobierno de la Ciudad. Por eso le decimos que se hagan cargo de la situación. Si hoy no hay muertos en la Villa 21-24 es porque las organizaciones estuvimos bancando todo esto a pulmón, porque si fuera por el gobierno no les importa nada lo que nos pasa a nosotros” manifestó Flavia.

Lo que vive el Barrio 31 desde que se detectó el primer caso de coronavirus es una catástrofe provocada por la inacción estatal. Con los últimos datos que hablan de 1225 casos es el centro de la pandemia en los barrios populares. Por eso les vecines de la 21 pelean para no sufrir el mismo destino. “Tuvimos que luchar para que se hagan los testeos masivos acá porque no querían hacerlos. No queríamos que pase lo que pasó en la 31” expresó Romero.
La cuestión de las necesidades básicas insatisfechas en los barrios es una constante que ningún gobierno resuelve. Actualmente el acceso al agua se hace indispensable para higienizarse y así combatir al virus, pero en la Villa 21-24 se registran faltante de agua en las viviendas de muchos vecines. “¿Cómo hacemos para combatir el virus si no tenemos agua en varias manzanas? Los vecinos tienen que salir a otros lugares a conseguir un balde de agua para higienizarse. La verdad que estamos padeciendo esta situación hace mucho tiempo. Ahora te hacen la propaganda desde el gobierno de la Ciudad, pero ¿Cómo lo combatimos al virus acá?” expresa Flavia Romero y continúa su explicación “Parecería que es a propósito. En varias manzanas no tenemos agua, y lo venimos sufriendo hace mucho tiempo este problema. Tanto eso como la luz, las cloacas. Por eso salimos a denunciar, por eso salimos a las calles a luchar, porque si no hacemos eso nos tienen re abandonados. La lucha es en la calle para que el gobierno vea que nosotros existimos. Porque para el gobierno no existimos. Por eso tenemos que salir a luchar”

Otra gran problemática que se vive en la Ciudad es el dengue. Los casos aumentan exponencialmente. Al 12 de mayo, último dato oficial, había 1578 casos en la Ciudad, con 438 el barrio 21-24 es el más afectado. Por eso cobra importancia la denuncia de les vecines del barrio ante la falta de fumigaciones. “Las fumigaciones en las calles las estamos haciendo nosotros a pulmón, no la está haciendo el gobierno. Tuvimos que salir a fumigar los pasillos y las calles. Hay muchos casos de dengue. Es una gran problemática que tenemos. El gobierno dejó de hacer fumigaciones y descacharreros poniendo de excusa la pandemia. Pero la realidad es que el dengue sigue avanzando acá en el barrio, no se terminó eso” marca Flavia Romero.

El reclamo es claro y preciso: “Que el gobierno se haga cargo de la realidad. Que baje los insumos, que trabaje como tiene que trabajar acá en el barrio. Nosotros somos los más necesitados, los más humildes y el gobierno se olvida de nosotros” cierra Flavia Romero de la Junta Vecinal de Villa 21-24.

LA JUSTICIA ORDENA AL GOBIERNO DE CABA A GARANTIZAR EL AGUA EN LOS BARRIOS POPULARES

Por Juan Alberto Pérez

La justicia de la Ciudad de Buenos Aires dictó un fallo en el que obliga al Gobierno de la Ciudad a que garantice el acceso al agua potable al 100% de las personas que viven en los barrios populares de la Ciudad. Esta medida, impulsada por un amparo presentado por una acción colectiva de organizaciones civiles y vecines de los barrios populares, remarca la insuficiencia, por lo menos, de las acciones del gobierno de la Ciudad en la satisfacción de esta demanda esencial. Una problemática que se extiende al territorio nacional y que pone en riesgo la salud de las personas que se encuentran en situación más vulnerable.

<!–more–>

El juzgado de primera instancia en lo Contencioso Administrativo y Tributario número 8 de la Ciudad de Buenos Aires, a cargo del juez Osvaldo Oscar Otheguy, dictó una medida precautelar para que en el plazo de cinco días, desde el 5 de mayo del corriente, el gobierno de la Ciudad de Buenos Aires desarrolle un Plan de Contingencia “ante posibles emergencias sanitarias, que incluya un cronograma detallado para cada Barrio Popular con recorridos, fechas y horarios precisos, previamente acordados con la comunidad y adecuadamente difundidos, que garantice, a pedido de los habitantes de los Barrios Populares, la entrega de agua a granel para todos los usos en los barrios o sectores de los barrios que no cuenten con suministro continuo de agua corriente”; además resolvió imponer al gobierno de Horacio Rodriguez Larreta, que incremente la entrega de agua a granel para todos los usos (como consumo directo, manipulación de alimentos, higiene personal, higiene del hogar, etc) en los barrios o sectores de los barrios que no cuenten con suministro continuo de agua corriente debiendo tener como guía para la dotación por habitante las normativas nacionales e internacionales que establecen dotaciones de consumo de agua potable con valores de entre 150 y 250 litros por habitante por día y las guías de diseño del Ente Nacional de Obras Hídircas de Saneamiento (ENHOSA) que establecen dotaciones de diseño para los proyectos de agua potable de 150 a 300 litros diarios por habitante. También instó a que se elabore y desarrolle un Protocolo de Actuación para brindar pautas claras de manejo y alerta respecto al agua de consumo a las familias. Este deberá incorporar medidas preventivas que las familias deberían adoptar (hervir el agua, incorporarle lavandina, etc.) para reducir el riesgo sanitario. Ello así, hasta que el tribunal competente resuelva la procedencia de la medida cautelar solicitada por un conjunto de organizaciones barriales y organizaciones de la sociedad civil que presentaron la denuncia, pero en la que el juez Otheguy se declaró incompetente.

La medida fue presentada por La Cátedra de Ingeniería Comunitaria (CLIC), el Observatorio del Derecho a la Ciudad (ODC), CTA-Capital, el Frente Territorial Salvador Herrera, el Instituto de Pensamientos y Políticas Públicas (IPYPP). Además, cuenta con el acompañamiento de referentes y referentas de los barrios Villa 21-24, Barrio Inta, Barrio Scapino, Barrio Cildáñez, La Villa 15-Oculta y la Villa 20.

La Acción de Amparo Colectivo con relación al acceso al Agua Potable y Saneamiento Seguro en los barriospopulares de la ciudad como forma esencial de prevención del Coronavirus y del Dengue exige que el gobierno de la Ciudad garantice al 100% de las familias que habitan en estos barrios el acceso regularizado y formal al servicio de agua potable y saneamiento cloacal. También que se desarrolle un plan de agua potable y saneamiento cloacal; que se realice un relevamiento y diagnóstico sanitario de todos los barrios populares de la Ciudad; Asimismo, que se desarrolle un plan de obras para que se conecte a la red de agua potable existente a aquellos hogares que puedan acceder de inmediato a dicha red, es decir, hogares frentistas a vías públicas formales. Además, que se desarrolle un plan de contingencia para la entrega de agua a granel para todos los usos en los barrios o en los sectores de los barrios que no cuenten con suministro continuo de agua corriente, con un valor de entre 150 y 250 litros diarios por persona. Y a su vez, que el gobierno garantice la entrega de agua potable envasada para consumo directo, teniendo como referencia una cantidad de 2 litros diarios por persona por día. La acción de amparo también exige la elaboración e implementación de un protocolo de actuación que brinde pautas claras de manejo y alerta respecto al agua de consumo a las familias. Es decir, concientizar sobre las medidas que debería adoptar (hervir el agua, incorporarle lavandina, etc); pero esto también emparejado a que se garantice de manera gratuita en cada hogar 2 garrafas de 10 kilos, 8 litros de lavandina, jabón blanco en pan y detergente para poder realizar higiene en los hogares y en cada integrante de la familia. Estas medidas de acción entre otras tantas necesarias y tan imporantes para garantizar el saneamiento y la salubridad de las 400 mil personas que viven en los barrios populares de la Ciudad de Buenos Aires. Sin embargo, al declarerse incompetente el juez esta demanda pasa a la Secretaría General de la Cámara Nacional de Apelaciones en lo Contencioso Administrativo Federal a fin de que continúe su tramitación a un tribunal competente.

Hasta el momento el GCBA destina para cada barrio en promedio un camión de 7 mil litros de capacidad durante 12 horas, algo que abastece aproximadamente a 140 personas por barrio, muy por debajo de la necesidad habitacional que la realidad expresa.

Esta situación se encuentra en un contexto de gran precariedad a nivel nacional respecto del acceso al agua. En 2017 durante la presidencia de Mauricio Macri se formuló el Plan Nacional de Agua Potable y Saneamiento (PNAPyS) Plan Nacional de Agua Potable y Saneamiento (PNAPyS) en donde se proponen las bases para el desarrollo del sector con el objetivo de alcanzar para el 2019 niveles de cobertura de 100% en agua potable y del 75% en cloaca en las áreas urbanas del país. Sin embargo, y ante el fracaso estrepitoso de su gestión en este y otros ámbitos, ese objetivo nunca se logró, incluso se llevó a 2023, ya fuera de su tiempo de gestión, la satisfacción de dicha demanda. En nuestro país hay7 millones de personas que no acceden al servicio de agua potable y 20 millones no tienen cloacas, que se encuentran en serios riesgos con su salud expuesta a las enfermedades que proliferan por estas condiciones. El 41 % de la población urbana de Argentina no tiene cloacas. Esto demuestra a las claras las grandes deudas de la democracia en este sentido.
La pandemia del coronavirus ha llevado a desnudar las problemáticas estructurales de los países y fundamentalmente, las deudas sociales que aún hoy existen. Allí el acceso al agua es preponderante. La Organización Mundial de la Salud ha manifestado que “lucha mundial contra la pandemia tiene pocas posibilidades de éxito si la higiene personal no está al alcance de los 2200 millones de personas que no tienen acceso a servicios de agua potable”. Por ese motivo insta a los gobiernos a desarrollar todas las políticas necesarias para garantizar dichos derechos. Y como medidas fundamentales, han pedido que se prohíba de inmediato los cortes de agua a quienes no puedan pagar las facturas y que proporcionen agua de manera gratuita mientras dure la crisis a las personas más desfavorecidas. Estos llamamientos fueron desoídos en lugares como la Ciudad de Buenos Aires, donde no sólo no se garantiza el acceso al agua sino que hubo barrios sin suministro durante 11 días como sucedió en el Barrio 31.

ESPACIO HAY, ¿Y VOLUNTAD?

*Por Juliana Miceli y Clara Montenegro

Imágenes Lilian Andrade, vecina de Villa 31, fotógrafa de La Poderosa

La situación de los barrios populares de la Ciudad de Buenos Aires, en el contexto de pandemia global, cada día se vuelve más crítica. La Villa 1-11-14 contabiliza cinco muertes y ya son 249 los casos confirmados- de COVID-19, de los cuales 151 pertenecen a la Villa 31 que el sábado confirmó su primer fallecimiento. Hasta el momento no se brindaron soluciones habitacionales para prever posibles contagios de personas mayores y grupos de riesgo que son los más expuestos a contraer el virus. ¿El distrito más rico del país no cuenta con espacios posibles para esto o lo que falta es voluntad política?

<strong></strong>

VOTÁ A LARRETA, VOTÁ LA INACCIÓN

*Por Juliana Miceli y Clara Montenegro
Imágenes Lilian Andrade, vecina de Villa 31, fotógrafa de La Poderosa

El COVID-19 llegó a los barrios populares, un foco de alto riesgo por sus condiciones de hacinamiento y escasez de servicios básicos que podrían, aunque sea, reducir el nivel de contagio que está avanzando con una celeridad importante. Un virus que llegó para resaltar la cruel desigualdad que viven los sectores más empobrecidos. Son 124 los casos confirmados en las villas porteñas, sólo 57 son los que ennumera la Villa 31 y este número crecerá exponencialmente si el Gobierno de la Ciudad no garantiza los medios necesarios para poder cumplir con las medidas de prevención dictadas por la Organización Mundial de la Salud, las que el Ministerio de la Salud adoptó: lavarse las manos frecuentemente, ventilar los ambientes, permanecer en los domicilios y reducir el contacto físico con otras personas. Por el momento el Gobierno de la Ciudad no cedió ningún espacio para que quienes se ven afectados puedan cumplir con el aislamiento pese que al Hotel Bauen ofreció 100 camas para alojar personas pertenecientes a grupos de riesgo.

Sigue leyendo «VOTÁ A LARRETA, VOTÁ LA INACCIÓN»

IRON MOUNTAIN: LA OSCURA FALTA DE JUSTICIA

Por Juan Alberto Pérez

El 5 de febrero de 2014 se recuerda como uno de los días negros de nuestro país. Ese día en el incendio que se produjo en los galpones de la firma Iron Mountain en el barrio porteño de Barracas murieron ocho bomberos y dos oficiales de Defensa Civil. Todo indica que lo que inició el siniestro fue un acto intencional para borrar material alojado en dicho depósito. Sin embargo, la causa está hace seis años estancada, con 17 procesados entre funcionarios de segundo orden del gobierno de la CABA y responsables de la empresa. Los familiares de las víctimas se encuentran exigiendo a la justicia ser parte de la querella, ante una negativa constante. Este lunes podría haber novedades si la Cámara Nacional de Casación en lo Criminal y Correccional lo permite. Sigue leyendo «IRON MOUNTAIN: LA OSCURA FALTA DE JUSTICIA»

PARO DE ATE: “ESTAMOS EN LAS CALLES PARA QUE EL ESTADO NO SEA UN INSTRUMENTO DE LAS TRASNACIONALES, SINO SOBERANO”

Por Juan Alberto Pérez

Los trabajadores estatales nucleados en ATE realizaron una jornada de paro nacional con movilización a Plaza de Mayo. La medida responde a la exigencia de reincorporación de los trabajadores despedidos en todos los organismos del estado, la reapertura de las paritarias ya que el sueldo estatal no cubre la canasta básica, el reestablecimiento de los programas que fueron dados de baja, el rechazo al acuerdo entre el gobierno nacional y UPCN que representa la estabilidad laboral de los trabajadores de ese gremio por sobre los nucleados en ATE y el aumento desmedido de cargos jerárquicos en la Alta Dirección Pública, y rechazar el escaso aumento resuelto por el gobierno en el Consejo del Salario. Sigue leyendo «PARO DE ATE: “ESTAMOS EN LAS CALLES PARA QUE EL ESTADO NO SEA UN INSTRUMENTO DE LAS TRASNACIONALES, SINO SOBERANO”»

IMPUNIDAD POLICIAL: MATAN DE UNA PATADA A UN HOMBRE

Otra vez la violencia policial. Jorge Martín Gómez de 41 años fue asesinado ayer en Estados Unidos al 2600 en el barrio porteño de San Cristóbal. Su asesino se llama Esteban Armando Ramírez, policía de la ciudad. Una patada en el pecho lo mató. Nadie se va a hacer cargo. La violencia policial no es algo nuevo. CORREPI hasta el cansancio denunció que cada 21 horas hay un muerto por brutalidad policial. Es claro que matan con impunidad, quienes ya vieron el video que es viral, entienden que la policía asesina ante las mismas cámaras del gobierno de la Ciudad.

Por Federico Paterno

(más…)

MORIR PRECARIZADO

Por Juan Alberto Pérez

Ramiro Cayola Camacho tenía 20 años, de nacionalidad boliviana y se ganaba la vida desempeñándose como delivery  para la empresa Rappi. El viernes 12 de abril circulaba con su bicicleta por la Avenida Madero en dirección al sur de la Ciudad de Buenos Aires y antes de llegar a la Avenida Córdoba un camión lo arrolló y perdió la vida en el acto. Este hecho que puede describirse como un accidente de tránsito tiene un trasfondo que deja pensar que no es una muerte casual sino que es el resultado de un contexto laboral cada vez más estrecho y precarizado.

Las aplicaciones de delivery han llegado para quedarse en todo el mundo. En Argentina no es la excepción. Desde comidas a domicilio, productos de farmacias, de kioscos y autos para transportarse en la ciudad, esta irrupción tecnológica ha generado que a un solo clic en el teléfono uno pueda acceder a todo tipo de servicios sin moverse de su casa. Son un boom mundial muy bien recibido en el país. Sobre todo por la gran cantidad de personas que se inscribieron para formar parte de estos servicios y así ganarse el pan de cada día en un contexto de crisis del mundo laboral en Argentina, con el 9% de la sociedad desocupada y el 24% sub ocupados.

A contra pelo del estallido de estas nuevas formas de relacionarse con el comercio, salió a la luz un universo laboral de informalidad que trae consigo estas novedosas modalidades de trabajo. Decimos nuevas, pero no son tan nuevas, los deliveries ya existían y los transportes públicos informales también, la novedad es la entrada de grandes empresas de magnitudes mundiales a este juego negro, tal es el caso de Uber, Glovo, Pedidos Ya, Rappi, etc.

Se trata de una fría relación laboral con un buen marketing de fondo que promete una panacea laboral con “buenos ingresos” y “flexibilidad horaria” y con escasos requisitos, tan sólo una moto o bicicleta y un celular para bajar la aplicación bastan para la entrega de comida, algo similar ocurre con Uber, con pagos por cantidad de viajes y, en algunos, casos con plus por kilómetros recorridos. Por contraprestación, no se entregan seguros médicos, aptos físicos y los elementos de seguridad mínimos para el desempeño de sus actividades.

Por este motivo los trabajadores se organizaron y crearon Sindical App, un sindicato para defender sus derechos y desde dónde impulsan una serie de medidas para lograr que las empresas se pongan en línea con los elementos necesarios para poder desempeñar con seguridad. Hecho por lo que algunas empresas, como Rappi, despidieron el año pasado a los trabajadores sindicalizados.

El miércoles 10 de abril, dos días antes de la muerte de Ramiro Cayola Camacho, el juzgado N°2 en lo Contencioso Administrativo y Tributario, a cargo de Andrés Gallardo, ordenó al gobierno de la Ciudad de Buenos Aires que se prohíba el funcionamiento de estas empresas de delivery hasta que no cumplan con el código de tránsito que establece que “todos circulen utilizando cascos”, que la caja porta objetos “esté anclada a la moto o bicicleta y no en la espalda”, que “posean seguro de vida y accidentes”, “iluminación y señalización mínima” y “libretas sanitarias”. El gobierno encabezado por Horacio Rodriguez Larreta desoyó a la justicia y se negó a la prohibición. Por el contrario, la Secretaría de Transporte anunció la apelación al fallo y acusó al juez de “abuso de autoridad, parcialidad y prejuzgamiento”, y por consiguiente la actividad continuó desarrollándose.

El miércoles, Ramiro se dirigía a realizar la entrega de un pedido cuando la reducción de la Avenida Madero por las obras del Paseo del Bajo lo hicieron acercarse demasiado a un camión que circulaba por la arteria que une de norte a sur la ciudad; el mismo que lo arrastró, arroyo su cuerpo y le quitó la vida. Una vida que debió continuar si se hubiese tomado la determinación de suspender la actividad hasta que las empresas no cumplan con lo requerido. Unas empresas con una frialdad inusitada. Mientras el cuerpo de Ramiro yacía en el suelo y se realizaban las primeras pericias, su celular sonaba insistentemente con pedidos de repartos.

Veníamos advirtiendo sobre esta tragedia anunciada. Las plataformas no se hacen cargo de la protección de sus trabajadores, que arriesgan su vida para ganarse un ingreso” comunicaron desde el sindicato App.

Ramiro, de 20 años, era estudiante de periodismo deportivo. Ante el reclamo de una compañera por “¿Quién se hace cargo de la muerte de Ramiro?” Desde Rappi la indiferente respuesta: “Gracias por contactar al equipo de Rappi. Gracias por comunicarnos esta trsite noticia que será una gran pérdida para su familia, reciban de nuestra parte nuestras muestras de condolencias por la irreparable pérdida de nuestro Rappi en cumplimiento de la labor. Saludos”.