BALOTAJE: ¿SE SUICIDÓ LA IDEOLOGÍA?

Esta vorágine electoralista nos invita a sentarnos a analizar varios puntos de cara al balotaje. Quedaron dos candidatos a la presidencia, Daniel Scioli del Frente Para la Victoria y Mauricio Macri de la Alianza Cambiemos. Por sus historias recientes ambos no ilusionan al campo popular. Desde la izquierda se llama a votar en blanco, pese algunas posturas que elijen por Scioli. El resultado se verá en pocas semanas. Algunas cosas quedan claras de antemano; no cambiará el modelo de agronegocio y extractivismo; en cuestiones de salud y educación ambos proyectos han mostrado falencias. En definitiva, se nos plantean más preguntas que respuestas.

Por Federico Paterno y Juan Alberto Perez

Desde la agencia de Noticias ANCAP se plantea este debate con el nuevo escenario político que se asoma. De cara al balotaje la sociedad se encuentra ante la encrucijada de tener que elegir entre dos candidatos con poco consenso. Ninguno estuvo cerca del 40% de los votos y existen muestras de rechazo tanto en la figura de Macri como de Scioli. La elección es simple, “hay que votar al mal menor” se escucha en las calles. Lo cierto es que la gran ganadora del 25 de octubre fue la derecha que impuso sus dos nombres más fuertes para la sucesión presidencial de la rosada.

“No es lo mismo Scioli que Macri” se lee continuamente en la redes. Hay una necesidad por parte del Kirchnerismo de tener que mostrar las puertas abiertas para cambios estructurales, en este sentido las medidas en el modelo de agronegocios y medio ambiental en líneas generales; además de una política de muy baja inserción en los pueblos originarios. Como así también, escuchar a sus propios militantes que no quieren en sus filas a hombres como: Berni, Casal o Granados. Sumado a la contradicción de haber elegido un candidato que no representa a todas las voluntades del movimiento. Sin ir más lejos Horacio Verbitsky desde el matutino oficialista Pagina/12 fue de los principales encargados en destruir la figura de Scioli a lo largo del 2015. Así parece que el partido gobernante desea modificar sus propuestas iniciales para algunas más tentadoras para el electorado, algo que significa un volantazo desesperado intentando llegar a fin de noviembre como vencedor.

Por otro lado, desde la Alianza Cambiemos, en la que convergen el PRO, la UCR y la Coalición Cívica, la idea es aquietar las aguas. Después de un resultado tan favorable como inesperado (poca diferencia de Macri con Scioli y victoria de Vidal en la provincia de Buenos Aires) la decisión del  team comandado por Durán Barba es tranquilizarse, abandonar los discursos grandilocuentes y la confrontación para así poder mostrar una imagen de aplomo que seduzca más cantidad de gente para que lo voten. De todas maneras, se han puesto en el lugar de víctimas de una campaña de difamación denunciando que desde el kirchnerismo se intenta generar miedo alrededor de la figura de Macri. Este tipo de campaña que antes se dio al revés, ya que han sido incontables la cantidad e veces que tanto Macri como su “equipo” han creado un atmósfera negativa sobre figuras rivales (tal es el caso de Aníbal Fernandez, la presidenta Cristina Fernandez y hasta Máximo Kirchner).  Así es que ha hecho uso y abuso de la técnica de la que hoy se quejan.

¿DEBATE?

El debate que tendrá lugar en la Facultad de derecho de la UBA el día 15 de noviembre, sería un supuesto lugar para exponer temas que a la población le interese definir. La incógnita aparece en puntos como hacíamos mención al comienzo de la nota. ¿Hablarán del modelo de agronegocio o extractivo? ¿Cómo hará Scioli para defenderse cuando lo pongan ante las cuerdas en el tema salud si en la provincia que gobierna hasta hoy los profesionales del Hospital Fiorito de Avellaneda tienen que ganar las calles reclamando por el cierre del sector de neonatología?¿Macri podrá echarle esto en cara mientras en el hospital Garraham los trabajadores denuncian el vaciamiento y la persecución por parte del estado porteño?. Por otro lado, ¿Que modelo educativo tendrá preponderancia?¿El de Scioli, en el que los docentes de la provincia de Buenos Aires deben estar en constante medida de fuerza por falta de condiciones en las escuelas o paritarias acorde a la realidad del país? O tal vez se imponga el modelo macrista de las “aulas container”, una clara demostración de que la educación para él es un bien de consumo y por lo tanto los educandos son una carga más en los costos del Estado.

La pregunta que nos hacemos entonces es ¿Hasta qué punto este debate sirve al electorado respecto a lo que ya no se logró en los últimos años? El 15 será el último debate antes de que tengamos un nuevo Presidente por cuatro años. No será algo que definirá el votante, sino que ya lo hicieron las acciones que realizaron ambos partidos en los últimos años.

Como punto negativo queda la agresión y denotación que se hace de las personas que no piensan  igual. Hay una suerte de “bullying” que surge desde las redes sociales a aquél que piensa distinto, la irritación y la tan mentada “grieta” se pone de manifiesto en su máxima expresión en esta contienda. Si hablas bien de los K bajaste las banderas, si hablas del voto en blanco o las posturas de los espacios políticos de izquierda, le haces el juego a la derecha.

SEGUNDOS AFUERA

El Kirchnerismo sufrió su peor revés en la provincia de Buenos Aires con la derrota de Aníbal Fernández. Hasta el día de hoy, uno de los principales responsables políticos del asesinato de Maximiliano Kosteki y Darío Santillán. La triunfante María Eugenia Vidal ya dio indicios de su nuevo Jefe de Gabinete: Jorge Macri, un tipo de barrio, que no puede sobrevivir con los 80 mil pesos que cobra al mes como sueldo de Intendente de Vicente López.

¿Randazzo hubiera perdido la provincia de Buenos Aires? ¿Randazzo hubiera sacado mayor diferencia en la nacional a Presidente que Scioli? ¿Por qué Cristina bajó a Randazzo? ¿Hubiera tenido una gestión diferente a la de Aníbal? Esto se toma a  modo de análisis de coyuntura, sin ser parciales. Sino para  elaborar un enfoque crítico de lo que pasó el 25 de octubre. Algo que últimamente se ve muy poco en los medios de comunicación corporativos. Como nunca han influido en la opinión publica. Sin ir más lejos Vidal era presentada como “heidi”; la niña buena, eficiente, como el rostro de la “nueva política” para la provincia. En cambio, Anibal fue presentado como “el lobo feroz”, el ente negativo, la oscuridad, el representante de la corrupción, el narcotráfico y toda muerte que suceda en Argentina. No existe, claro está, tal diferencia. Pero los medios juegan su partido, hacen y deshacen de acuerdo a sus propios intereses. Algunos intentan imponer a los candidatos. Total, si como ya lo ha dicho alguna vez el CEO de un grupo mediático “los gobiernos duran 6 años, los diarios 100”.

 

EN BLANCO Y POR IZQUIERDA

Por otro lado, aparece el voto en blanco. Este representa la decisión de muchos que han sabido estar en las calles en momentos necesarios para resistir.  El voto en blanco o nulo no significa un menor compromiso  en los próximos cuatro años. En este punto es bueno detenerse para evitar caer en el continuo desprestigio  entre militantes solo por una decisión electoralista.

El candidato del frente de Izquierda busca espacios para llamar a votar en blanco el 22. No obstante partidos como Patria Grande con Itai Hagman como referente  llaman a votar a Scioli, al igual que el Movimiento Patriótico Revolucionario: Quebracho.

¿Cuál es la mejor posición? ¿Es menos militante o luchador o traidor a la revolución el que corta una ruta o acompaña la lucha de años al movimiento trabajador, pero decide votar por Scioli? ¿Está mal no votar a Scioli porque no es factible el descarte o el mal menor?  ¿Es erróneo ser coherente con la militancia que lleva cada uno en sus mochilas?

Luis Zamora llamó a votar en blanco al igual que Nicolás del Caño. Un dato a resaltar es  que en la elección a Diputados Nacionales Zamora logró el 3,42 % de los votos y Gabriel Solano del PO dentro del FIT obtuvo el 5,5 %, pero no le alcanzó a ninguno para entrar. Un llamado a la reflexión para una unión de la izquierda, quienes parecen solamente estar de acuerdo en el llamado al voto en blanco antes de una seria reflexión de por qué la sociedad le dio la espalda a la única propuesta electoral de izquierda. Es un deber de este sector plantearse la necesidad de conformar un frente aún más amplio y con verdadera voluntad de disputa de poder a la derecha.

El Frente Para la Victoria a futuro avizora mantenerse como primera minoría en la Cámara de diputados, pero sin posibilidad de lograr quórum propio.  Contarán  las filas kirchneristas 100 diputados. La estrepitosa caída en la provincia de Buenos Aires se marca con las 6 bancas perdidas, sumada a la gobernación.

REFLEXION FINAL

Como bien afirmó hace pocos días el escritor  uruguayo Raul Zibechi “Si el fin del ciclo progresista es capitalizado por las derechas, no es responsabilidad de los movimientos ni de las luchas populares, sino de un modelo que promovió la inclusión a través del consumo. El consumismo, decía Pasolini hace casi medio siglo, despolitiza, potencia el individualismo y genera conformismo. Es el caldo de cultivo de las derechas. Están cosechando lo que sembraron”.

 

 

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s