“LE MUESTRO EL CARNET DE PRENSA Y ME DISPARA”

La marcha del pasado jueves dejó varias heridas abiertas y algo muy en claro: La gente en la calle es una muestra de presión para los funcionarios de turno. La reforma previsional se frenó gracias a la movilización popular. Los 900 gendarmes, los helicópteros, la Policía Federal, camiones hidrantes y el colectivo del Ejército, se encargaron de desatar una represión salvaje a quien sea, una cacería no vista desde el 2001. Trabajadores de prensa baleados. El lunes, si hay quórum,  se vota la reforma desde las 14 en el Congreso de la Nación.

Por Federico Paterno

Pablo Piovano (Página/12) y Federico Hauscarriaga (ANRed) son trabajadores de prensa víctimas de las balas de goma. El fotógrafo Piovano recibió el impacto de 13 balas de goma a mínima distancia. Federico, corresponsal de ANRed a pesar de reiterar en varias oportunidades que era prensa, que no le disparen, en tres oportunidades le dispararon en la espalda y en las piernas. También fue baleado el reportero gráfico Germán García Adrasti de Clarín con cuatro postas de goma en el cuerpo, no obstante esto, Clarín eligió como foto de tapa manifestantes arrojando piedras.  Leandro Teysseire, fotógrafo de Página/12 fue agredido en el abdomen. Los fotógrafos Pablo Cuarterolo y Marcelo Silvestro del Diario Perfil recibieron balazos de goma. Fue un amedrentamiento feroz a los trabajadores de prensa.

Pablo Piovano Foto: ANRed

ANCAP habló con Federico Huascarriaga de ANRed e integrante de la Red Nacional de Medios Alternativos:

“Estábamos yendo a hacer entrevistas en las vallas de Congreso, acabábamos de entrevistar a Alejandro Crespo de SUTNA, y ahí empezó la represión, en la parte de atrás de la fuente, dentro de la plaza vimos que venía avanzando la policía por Rivadavia y por Yrigoyen, veníamos por el medio de la plaza solos, con chaleco de prensa y credencial de prensa, con la cámara filmando. Mientras preparábamos la cámara le roza un balazo de goma en la mano a Leticia mi compañera, miramos y empiezan a caer los gases, ahí nos dispersamos. Yo veo que un policía viene en moto, se baja uno, se acerca, le muestro el carnet de prensa y me dispara, me pega el primer tiro, al ser en el medio de la plaza no tenía refugio, y le vuelvo a mostrar el carnet de prensa, no estábamos en medio de la represión en ese momento y el policía me vuelve a disparar y me da en la pierna. Yo le vuelve a explicar que era prensa, empiezo a retroceder por los gases y veo que carga de nuevo, yo retrocedo más rápido y ahí me dispara en la espalda, una clara intención de disparar para que no filmemos”.

Federico Huascarriaga, corresponsal de ANRed,

Pablo Piovano en conferencia de prensa en el Sindicato de Prensa de Bs As (SIPREBA) relató “Me dispararon muy cerca, con premeditación, un policía federal que venía con moto. Yo estaba caminando, cubriéndome de los gases. Este policía me apuntó y disparó porque yo tenía un arma también. Mi arma es la cámara, un arma para intentar reflexionar y narrar los sucesos históricos cotidianos de nuestro cuerpo. Lo que duele no es el cuerpo. Lo que duele aquí es que se está rompiendo el tejido y las garantías constitucionales. Lo que están haciendo es querer enceguecer, silenciar. Son una serie de sucesos que atentan contra la democracia. No nos van a detener”.

Amnistía Internacional sacó un comunicado a partir de semejante violencia desatada por parte del estado:

Represión frente al Congreso de la Nación: las autoridades deben garantizar el derecho a la protesta e investigar violaciones a los derechos humanos

En el marco de una manifestación el 14 de diciembre en rechazo a la reforma jubilatoria que se discutía en el Congreso de la Nación, el uso de la fuerza excesiva por parte de las fuerzas de seguridad resultó en un acto de represión inaceptable e ilegal.

Distintas fuerzas de seguridad rodearon las inmediaciones del Congreso en donde se encontraban los manifestantes y posteriormente emplearon fuerza indebida. Los agentes de seguridad usaron gases lacrimógenos y dispararon balas de goma para dispersar y perseguir a las personas que se encontraban en el lugar, incluyendo diputados, periodistas, e incluso a transeúntes.

Algunos de los detenidos ya liberados, en diálogo con la Cooperativa de comunicación La Vaca, contaron lo sucedido:

Damiana Negrín Barcelló, 22 años: “Estoy bien. Agradezco a todo el mundo. No soy yo sola. Somos un montón acá adentro.” “Agradezco que se muevan. No me gustaría estar en esta situación. No se la recomiendo a nadie. Es horrible. Yo no hice nada. Nadie hizo nada”.
“Me agarraron. Me golpearon. Me tiraron contra una camioneta. Me manosearon. No se lo recomiendo a nadie. Yo estaba a cuatro cuadras de mi casa. Salí de laburar: estaba volviendo a mi casa, loco. No tenía nada que ver”.
**

Facundo Sebatián Merlán Rey: “Vivo en Rivadavia y Riobamba. Todos los que estamos acá nos detuvieron en Callao y Mitre. Fue la misma redada arbitraria”

**
Oscar Basteiro : “Tenía que entregar un presupuesto y pasé porque cualquier argentino tiene que estar en contra de la reforma. No estuve ni cinco minutos. Estaba en el lugar y el momento no indicado”.
**

Jorge, repartidor de gaseosas. Estaba trabajando en Callao y Mitre. “Ellos (los gendarmes) decían que a nosotros nos tienen que matar porque nosotros no tenemos derecho de estar ahí”.

La Ministra de Seguridad Patrcia Bullrich encargada del represivo operativo del jueves, al momento de que en las calles la gendarmería cazaba gente en las inmediaciones del Congreso, ella se dedicaba a brindar en Foro de Periodismo Argentino (FOPEA). Siempre ocupándose de lo importante.

El estado de derecho y el derecho a la protesta libremente en la Argentina está tendiendo de un hilo. La represión es constante a quienes buscan manifestarse. Se crean enemigos internos desde el sur con la RAM, hasta el pleno centro porteño con cualquiera que no piense como ellos quieren y se transforma cualquiera en terrorista.

Arveja Esperanza, corresponsal de ANCAP

Este lunes desde las 14 hs el Congreso deberá debatir si vota sacarles plata del bolsillo a los jubilados y a los niños más humildes de nuestro país que reciben la Asignación Universal por Hijo. Los que cobran AUH perderán en 2018 por hijo $ 870 por el cambio de fórmula El 65 % de los jubilados cobra el haber mínimo. El cambio de la fórmula indica una pérdida de $ 8.847 en forma anual. El bono que ahora el Gobierno de la Alianza Cambiemos evalúa otorgar a los jubilados no cubre ni el 10 % de lo que le están quitando a los jubilados.

 

 

 

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: