MOIRA MILLÁN: “EL ACTUAL PRESIDENTE HA PRESUPUESTADO LA MUERTE DE NOSOTROS”

Producción y entrevista Por Clarisse McClellan

Redacción ANCAP

Entre el 7 y el 10 de marzo se llevó adelante en Chiapas, México, el primer encuentro de mujeres Zapatistas. Del mismo formó parte la referente mapuche Moira Millán. ANCAP logró hablar con ella y nos dio su mirada sobre diversos temas. La situación actual Mapuche y la persecución judicial que sufren. La ola represiva en vínculo con la violación a los derechos humanos. El femicidio de mujeres indígenas. Las empresas extractivistas en el sur argentino. Estos son algunas de los temas en los que Millán se refirió en la entrevista a ANCAP.

Moira Millán es integrante de la comunidad Pïllan Mahuiza de Chubut, a 100 Kms al sur de Esquel. La comunidad se encuentra en tierras recuperadas mapuches desde el año 1999, están ubicadas a un costado de la cordillera. Siempre encargada de llevar el reclamo del pueblo mapuche por sus tierras y por la terrible represión que viene sufriendo su pueblo. Ella es la Weychafe (guerrera) de su comunidad, y bien puesto tiene el nombre. Se caracteriza por no dudar ante cualquier atropello, en busca de la paz para el pueblo mapuche.

¿Cómo es la situación actual de la comunidad mapuche bajo el Gobierno de Mauricio Macri?

La situación se ha recrudecido durante la gestión de Mauricio Macri. Veníamos sufriendo algunos problemas de judicialización, y las tensiones con el latifundio estaban latentes, pero el actual Presidente ha presupuestado la muerte contra nosotros y tenemos, lamentablemente, militarizados casi todas las comunidades que estamos en disidencia y en lucha, porque hay mega proyectos extractivistas. Mi comunidad siempre ha sido autónoma, nunca le hemos pedido ningún centavo al Estado, hemos recuperado territorio hace 18 años, hemos decidido utilizar para la economía el ganado para no dañar el suelo y reparar el bosque, entonces es como un santuario, han vuelto cóndores, han vuelto pumas, han vuelto especies de gato montés que no habían y estamos muy felices de que se haya recompuesto esa relación histórica con la Mapu, pero desde el año pasado mi comunidad está sufriendo intervención y vigilancia de federales del gobierno argentino, de la Policía Federal, no nos dejan hacer ningún tipo de reuniones sin la presencia de la policía. Estamos decididos a que ellos no van a ingresar a territorio mapuche, entonces se quedan del otro lado del río, en la rivera de nuestro territorio. Esto pasa en la realidad de todas las comunidades de la provincia de Chubut, llegan en helicópteros, todo el tiempo sobrevolándonos, la permanente persecución de vehículos sin matrícula, las amenazas de muerte, a mi ellos me dicen la zorra entonces me han dejado un animal muerto, una zorra, en la puerta de mi casa. Como mapuche nos afectó el doble ese mensaje mafioso porque nosotros tenemos desde la espiritualidad un vínculo muy especial con los animales. Muchos de nuestros apellidos están vinculados a la especie de los zorros. Cuando vimos el nivel de tortura que pasó esa pobre zorra, nos sentimos avergonzados de ser humanos, de cómo le hicieron eso. Lo primero que se nos ocurrió es que hacer para enterrar ese cadáver, porque esa fea energía se queda en el lugar, entonces teníamos que reparar eso. Y luego pensamos en como resguardar mi integridad física, hicimos un hábeas corpus, que ha sido rechazado, y la investigación de dónde venían las amenazas tampoco ha sido investigada. Creemos que es la propia policía. Tenemos alrededor de más de 20 imputados de distintas comunidad, 10 imputados de la Lof en Resistencia Cushamen. La comunidad de Vuelta del Río, ahí somos como 30 imputados. Hay otros que tienen causas más duras y es todo montaje, porque no tienen pruebas de lo que se nos acusan, de sedición, violencia contra los uniformados, se me acusa de amenazar al juez Otranto, y jamás pasó, tomamos pacíficamente el juzgado federal, le pedimos que renuncie, pero nunca hubo amenaza. Y todo esto hace que hoy estemos evaluando diferentes alternativas frente a la justicia. Hay hermanos que sí están siendo juzgados en los estamentos del Estado, que se han presentado y han sido obedientes a la citación, pero hay otros que nos declaramos en rebeldía, que no nos vamos a presentar ante la justicia del Estado y estamos evaluando la posibilidad en este caso que nos declaren en rebeldía, y liberen nuestra captura.

¿Cómo evalúas la situación de Derechos Humanos actualmente? ¿Ves una escalada represiva al pueblo mapuche?

La situación de los derechos humanos en Argentina está siendo muy particular, lamentablemente porque hay represiones no solo al pueblo mapuche sino a todos, represiones a los trabajadores y trabajadoras, a los compañeros manteros que venden sus artesanías en las calles, represiones a los compañeros y compañeras que viven en la villa, entonces los pocos militantes de derechos humanos no dan abasto. Por supuesto que se han acercado y solidarizado, pero no tienen manera de protegernos con lo que está sucediendo, porque el aparato legal del Estado, está siempre fallando a favor de las transnacionales, a favor de los mentores de la muerte y no a favor de nosotros y nosotras. Entonces lo que sentimos es que se van a tener que articular e inventar nuevas formas de resguardo. El motivo de estar acá es también ver entre todas nosotras, como articulamos caminos de resguardo para los que pasemos a la clandestinidad. Como vamos a manejarnos en este nuevo escenario que se va configurando en Argentina. Lo que está sucediendo en el pueblo Mapuche es un laboratorio, que si la represión a ellos les sale bien, esos mecanismos represivos se van a ir contra toda la disidencia de la misma manera. Ahora solo los muertos están de nuestro lado, pero soy muy pesimista, no creo que en estos dos años que restan, el gobierno mejore, creo que va a empeorar, esa es la sensación que tengo. Creo que nos agarra desarmados, Argentina no estaba acostumbrada a los niveles de violencia respecto de otros países del continente. Los abogados de los derechos humanos no saben qué hacer con lo que está sucediendo. Nosotros tenemos que tener también nuevas estrategias de resguardo. Es muy triste, el otro día cuando fuimos a la comisión organizadora del encuentro en Trelew, había compañeros de izquierda que se opusieron a que se renombre como encuentro plurinacional y nos querían dar 5 o 10 minutos para hablar y les decíamos “no sabemos si vamos a volver a estar frente a ustedes, están diciendo que nos van a asesinar, que nos van a encarcelar. Yo vivo el presente con mis hijos y no sé si va a haber un mañana, ese es nivel de inseguridad que los gobiernos están poniendo sobre nuestras vidas” incluso estoy preparando a compañeras en la organización a la que pertenezco para que haya relevo en la vocería. El día de mañana si estoy encarcelada o si me matan, por favor no se centren en mi figura en el reclamo de la libertad o en el dolor de la muerte, sino que la lucha que hemos emprendido no se detenga, porque esa va a ser la mejor manera de honrar a quienes estamos dispuestos a entregar la vida, que honremos esa lucha y liberemos el río, que no se hagan las represas, gran parte de la represión que estamos sufriendo es por eso. pensaba hace poco en Berta Cáceres, tuve la oportunidad de conocerla, estar en Honduras, y hemos hablado mucho la posibilidad de la muerte en la lucha, y hoy ella lo está y hoy vengo a decirle que también estoy bajo amenaza de muerte, que también son tan impunes que pueden dejar un animal en la puerta de mi casa y decirme que la próxima víctima en ser torturada y asesinada seré yo, entonces sé que ellos son capaces, no subestimemos la crueldad que el enemigo puede tener, supera nuestra capacidad de asombro. Estar preparadas y fortalecidas para que no se detenga el movimiento de resguardo por la vida porque es por lo que venimos a luchar. Entonces todo el tiempo tenemos que estar entrenando a nuestros hijos e hijas para que estén listos cuando algo suceda. Claro que no queremos morir, queremos volver a estar aquí, tomar la palabra y celebrar, queremos seguir creciendo, pero la lucha hoy en día, la circunstancia hace que la muerte pueda ser algo tangible lamentablemente

¿Por qué hay muertos y desaparecidos mapuches?

En el Gobierno de Macri tenemos muchos procesados torturados. Hay más de 24 casos denunciados de torturas incluso a menores y arriba de 30 procesados, tenemos el caso de una muerte emblemática, la de Rafael Nahuel. Pero también hay heridos y en lo que va en la democracia, en la provincia de Chubut hay 145 mapuches desaparecidos. Tal vez los casos que más nos golpearon es el caso Calfullanca, también en la provincia de Chubut, donde padre e hijo han sido desaparecido por razones territoriales, por eso decimos que el latifundio mata y no ha habido ninguna investigación. Al poco tiempo del retorno de la democracia, el caso de Lucinda Quintupuray, que también fue asesinada violentamente por el tema de tierra y que nunca jamás hubo un culpable. Y si recorremos todo el país son muchos los casos de femicidios indígenas que se están dando. No hay estadística porque no hay organismo ni organizaciones que se hayan puesto a trabajar en este relevamiento. El caso de los 145 mapuche desparecidos, lo hizo una organización de Comodoro Rivadavia que pelea contra el gatillo fácil y se le escapa el caso de Eduardo Cañulef, que es un mapuche trabajador de Benetton, porque Benetton esta intrínsecamente vinculado en cada caso de asesinato, desapariciones y torturas. Él trabajaba para Benetton y reclamaba mejores condiciones salariales y de contrato y de vida y lo desaparecen, está desparecido del año 1997, hasta esta parte nunca supimos de él. Este escenario que se ha configurado no salió de la nada, se venía construyendo fundamentalmente en la Patagonia y hoy lo que hace este gobierno es considerar que es políticamente correcto ser racista, políticamente correcto ser criminal, y manejarse con la impunidad con la que señora Patricia Bullrich se ha manejado. Nosotros queremos que sea elevada de su cargo de ministra. No tiene autoridad moral para seguir, tiene que ser destituida, y si el pueblo argentino no la saca, las mujeres originarias estamos decididas a sacarla así que el 21 y 22 de abril hay un parlamento de mujeres originarias que se va a hacer cerca de la ciudad de La Plata, en Ensenada y ahí vamos a definir qué acción directa vamos a tomar para pedir de una vez por todas que esta mujer sea destituida de su cargo.

¿Cómo es el trabajo de las empresas extractivistas en el sur argentino?

Hay empresas mineras que pertenecen a capitales canadienses, hay empresas chinas también mineras, hay empresas norteamericanas como Chevron, que son de petróleo, el mega proyecto de represa que nosotros estamos tratando de detener tiene intereses chinos también. Tenemos a los rusos en la provincia de Chubut, ellos quieren uranio, resulta que gran parte de los territorios en conflictos son ricos en uranio, incluso hay nuevos componentes minerales desconocidos que no están categorizados que aparentemente serian útiles para la industria armamentista. Entonces todo esto que está pasando nos preocupa, y un último detalle que no es menor, es muy importante que estemos alerta, es la invasión de los soldados israelíes, “vacacionando” en territorio mapuche. Antes yo recorría más la zona del desierto, donde prácticamente no se veía a nadie y hoy vemos a los soldados israelíes haciendo montañismo, y cuanto deporte de aventura se da en territorio mapuche, en zonas aisladas donde no hay servicios turísticos. Entonces creemos que esos maquillajes de una invasión que se nos viene y creemos que cuando el enemigo opera de manera engañosa, trata de tapar lo que va a hacer y el pueblo no lo percibe y cuando se vuelve algo más tangible, que estamos viendo centenares de soldados israelitas, porque ya es un hecho consumado.

¿Si le tuvieras que dar un mensaje al gobierno de Argentina, que le dirías?

No quiero hablar con el Gobierno argentino, no es un interlocutor válido, no tiene autoridad moral ni siquiera para cambiar una palabra con nosotros. Quiero hablarme al pueblo argentino y al pueblo de indoamerica, esta lucha que se está dando contra las grandes empresas no va a detenerse si no cambiamos la forma de habitar el mundo, que los gobiernos progresistas también progresaron la muerte a través de la minería, mega minería, hidrocarburos, necesitamos cambiar el modo de habitar el mundo, necesitamos recuperar el vínculo de reciprocidad con la tierra y entre los pueblos, necesitamos volver a esa matriz civilizatoria que ellos dañaron y que consideran salvaje. El problema, no es mapuche, zapatista, palestino, el problema es el sistema y para hacer una verdadera revolución tenemos que tener la posibilidad de perpetuar la vida en el planeta tenemos que cambiar la manera de pensar, y la verdad es que estos modelos de Estados, son cómplices de la muerte, estos modelos de Estados no están contribuyendo que podamos elaborar de manera conjunta como humanidad una alternativa de vida. Entonces no quiero hablar con los Estados, quiero hablar con los pueblos, todas la naciones que cohabitamos, es tiempo de escucharnos y generar un pacto de cohabitabilidad de consensuar la vida, entonces eso nos convierte, y seremos terroristas porque no podemos seguir de manera pasiva como se destruye el planeta, entonces le pido al mundo que despierte, que encuentren la fuerza, que no estamos solas, no estamos solos, que los espíritus de nuestros ancestros nos están guiando, y una manera fundamental para fortalecer la espiritualidad de los pueblos es descolonizarnos de las religiones que nos han invadido, que nos llevan a tomar una actitud pasiva. A decir que hay otro paraíso cuando nos moramos y hacen de nuestra vida un infierno. El paraíso lo queremos ahora, lo queremos en armonía con la tierra, ahora queremos ese derecho, les pido que en todas partes del mundo empecemos a constituir asambleas por ese buen vivir, que es posible. Estamos en territorio zapatista, vemos que ellos pudieron, pero claro que no es gratuito, no nos van a dar nuestra libre determinación, nuestros derechos sino luchamos y entregamos y ofrendamos nuestra vida.

¿Qué te motivó a venir al encuentro de mujeres zapatistas?

La verdad es que siempre se nos hablaba de la experiencia zapatista y despertaba interés y yo sentía que no quería venir al “zapatour” no quería venir a curiosear lo que aquí pasaba, decía somos una nación que lleva miles de años de historia y resistencia y queremos una invitación donde podamos también aportar, donde haya reciprocidad. Sentía que si venia era un extractivismo de experiencia política y quería sentir que haya un ida y vuelta, también como ofrendarles algo a la experiencia zapatista. Y me pareció que este era el mejor momento, porque se pactó el hecho que sean las mujeres zapatistas la que nos están convocando. Habían datos curiosos, entiendo que cada pueblo tenga su costumbre, la vocería zapatista haya estado en la voz de un hombre blanco y académico nos llamaba la atención y ahora de pronto desde el zapatismo incluso salga una candidata mujer indígena a la presidencia. Vengo de un país que la mujer indígena es lo último de lo último, ni siquiera estamos contempladas en las estadísticas, somos 36 naciones originarias y las mujeres indígenas viven en la pobreza extrema, hemos recorridos todos los territorios y hemos encontradas a hermanas que son sabias que son generosas, que son dignas, viviendo en condiciones inhumanas, entonces, que sean las mujeres originarias acá, con esta dignidad, con este poder que nos convoquen, era un evento que realmente merecíamos estar, escuchar, aprender y traer la voz, la palabra de lo que está sucediendo en nuestros territorios. Se habla de que el próximo año se va a hacer y sinceramente no sé si voy a poder estar, entonces estoy tratando de aprovechar lo que más sea este espacio. Comprometo a todas las hermanas para que multipliquen la voz, para que cuenten lo que está pasando en Argentina, a veces hay imágenes engañosas hacia afuera. Estamos dando lucha y la estamos dando desde el amor a pesar que se dice que somos terroristas, que odiamos al argentino, que queremos el separatismo, nosotros queremos una revolución donde todas y todos seamos parte del consenso, entonces no creemos en la frontera, no creemos en la propiedad privada, venir acá fue eso, ver cómo podemos instalar la reciprocidad entre los pueblos, la solidaridad, el intercambio de experiencia, el fortalecimiento. La nación mapuche es un pueblo que está generando una revolución sin disparar un solo tiro, y eso también hace que sea un modelo de lucha emblemático.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: