LA MATERNIDAD FORZADA ES TORTURA

Scroll down to content

Por Luciana Mignoli para ANCAP

Esta noche se le practicó una cesárea a la niña de 11 años de Tucumán víctima de violación.
Otra vez cesárea. Al igual que la niña de Jujuy.
No es la práctica solicitada por su mamá ni lo que indican los protocolos para preservar la salud de la niña.
“Lucía”, nombre ficticio, está fuera de peligro, pero fue obligada a parir.
Anoche se podía ver en redes sociales cómo militantes antiderechos fogoneaban un acampe en el hospital para que no se interrumpiera el embarazo.
El Sistema de Salud de la Provincia de Tucumán (Siprosa) difundió anoche un comunicado siniestro donde por un lado hace referencia al fallo FAL y por último habla de “salvar las dos vidas”.
Durante el procedimiento, agentes del Ministerio Público fiscal iban solicitando datos personales de quienes lo practicaron. Muy preocupante.
La niña llegó al sistema de salud con 16 semanas de gestación. Se puso en marcha todo un aparato siniestro de dilaciones y manipulaciones para obligarla a perpetuar el embarazo.
“Es necesario tomar una decisión autónoma, sin que se interpongan decisiones o valores ajenos”, dicen claramente los materiales del entonces Ministerio de Salud de la Nación.
“Quiero que me saquen esto que me puso el viejo”, dijo Lucía.
No se la escuchó, se la presionó para que cambiara de opinión. La revictimizaron, una y otra vez.
Obligar a parir es tortura.
La maternidad forzada es tortura.
Por eso queremos aborto legal, seguro y gratuito.
Para echar por tierra toda la clandestinidad que nos empuja a la muerte y a las maternidades forzosas.
Pero ILE ya es derecho.
Cualquier persona gestante puede acceder si el embarazo:
– fue producto de una violación (relación no consentida, aún dentro del matrimonio o noviazgo)
– pone en riesgo su salud (física, psíquica y/o social).
– pone en riesgo su vida.
Como con el caso de Jujuy, vuelvo a pensar en la cicatriz que le hicimos a esa niña tucumana. En su vientre y en su memoria, en su historia vital.
Pienso en todo lo que vamos a seguir luchando para que haya educación sexual integral, anticonceptivos y aborto legal para no morir. Y no vamos a parar, hasta que sea ley.

(Para saber dónde consultar ante la necesidad de una ILE, 0800 222 3444 línea de consultas de salud sexual, Secretaría de Gobierno de Salud de la Nación)

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: