IMPUNIDAD POLICIAL: MATAN DE UNA PATADA A UN HOMBRE

Scroll down to content

Otra vez la violencia policial. Jorge Martín Gómez de 41 años fue asesinado ayer en Estados Unidos al 2600 en el barrio porteño de San Cristóbal. Su asesino se llama Esteban Armando Ramírez, policía de la ciudad. Una patada en el pecho lo mató. Nadie se va a hacer cargo. La violencia policial no es algo nuevo. CORREPI hasta el cansancio denunció que cada 21 horas hay un muerto por brutalidad policial. Es claro que matan con impunidad, quienes ya vieron el video que es viral, entienden que la policía asesina ante las mismas cámaras del gobierno de la Ciudad.

Por Federico Paterno

El colectivo de Medios Populares informó que el policía que tiró la patada está detenido. No sabemos cuánto puede durar esa medida. Sí sabemos algo que está muy claro: el gobierno de la alianza Cambiemos, o lo queda de ellos, son quienes más cómodos se sienten con la mano dura. La represión estatal, y el orgullo policial. Embanderados de la doctrina chocobar, mitómanos compulsivos con las teorías de Nahuel y Maldonado.

Jorge hacía trabajos en el taller de relojes de taxi ubicado en Estados Unidos al 2800, a dos cuadros de dónde lo asesinaron. Por las noches tenía trabajos de delivery y ayudante de cocina, contó el hermano de Jorge a la Garganta Poderosa. El discurso policial y de los medios que mintieron mas de un año con el caso Maldonado, ahora buscan instalar que Jorge tenía un cuchillo, así como decían que Santiago estaba en Chile o Rafael armado hasta los dientes.

El Secretario de Justicia y Seguridad de la Ciudad, Marcelo D’alessandro, hizo una declaración sobre lo ocurrido y dijo “Estamos esperando las autopsia para saber si fue consecuencia de la caída o una sustancia que había consumido”. No D’alessandro, ninguna sustancia, tenes asesinos de uniformes en las calles, que matan antes las mismas cámaras que ellos monitorean.

La Policía de Larreta es adicta a decomisar la mercadería de los que buscan laburar. De golpear a artesanos, perseguir militantes sociales y detenerlos sin justificación. Son aquellos que nunca van a generar tranquilidad, porque siempre están del lado de la mecha donde nunca jamás nos van a encontrar.

Tenemos un asesinato policial. Un asesinato por brutalidad policial. Más allá de quien tenga la causa, cuanto circo haya por la coyuntura electoral, de modo tal que el uniformado siga detenido horas más. Hay algo que es de raíz, y que jamás va a cambiar. Ese odio de clase y ese terror que buscan instalar desde las fuerzas de ¿seguridad?

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: