NO PUDIERON CON LA FUERZA POPULAR

Scroll down to content

Por Redacción ANCAP

El día de ayer tres comunicadores populares viajaron rumbo a Santiago de Chile a reflejar el levantamiento popular que da en el país trasandino. Entre ellos se encuentra un compañero de este medio. Al llegar a Santiago en migraciones la Policía de Investigación los retuvo por más de 4 horas e intentó deportarlos. Se les acusaba que sus publicaciones en redes sociales incitaban a la violencia. Tras el accionar y la solidaridad de medios chilenos, argentinos y organizaciones de derechos humanos, se pudo destrabar la situación y se venció el intento de censura que el gobierno de Sebastián Piñera pretende instaurar en Chile.

Los comunicadores y comunicadoras populares son los que en los conflictos más álgidos siempre encuentran un resquicio para retratar de manera más fidedigna lo que sucede. Por ese motivo, la comunicación popular es ataca por los diferentes poderes, sobre todo el estatal, ya que no nos entregamos a ningún tipo de discurso que pretende cubrir los padeceres del pueblo. Por eso entendemos que lo que la PDI chilena realizó ayer con los compañeros que viajaron a aquél país es otro intento de cercenar la libertad de expresión, y mucho peor, invisibilizar la verdadera situación de Chile, dónde abundan las denuncias de violentas represiones, violaciones, torturas, desaparecidos y asesinados por parte del Estado.

Los compañeros que viajaron han tenido que hacer una colecta solidaria para conseguir los fondos que permitieron realizar dicha empresa. Es que los medios alternativos en este contexto económico al que llevó el macrismo el país, no cuentan con los fondos necesarios para financiar una cobertura periodística al exterior. Gracias a la solidaridad de muchas personas se pudo lograr viajar. Pero al llegar a Chile sufrieron una retención por parte de la policía.

Los mantuvieron encerrados en una sala independiente del hall centro del aeropuerto y fueron sometidos a interrogatorios y requisas. Les retuvieron las documentaciones y luego de un par de horas sin información les dijeron que tenían prohibido el ingreso al país y los deportarían en el primer vuelo que regrese a Buenos Aires. ¿El motivo? Supuestos comentarios que incitan a la violencia en las redes sociales personales de cada uno.

Es grave esta situación de censurar el discurso contra hegemónico que pretende invisibilizar la revuelta popular que lleva 10 días en el país trasandino. Rápidamente se contactaron con los compañeros abogados del Instituto de Derechos Humanos chileno, gracias al apoyo de medios populares que se encuentran cubriendo en Chile, por caso, compañeros de AnRed que han estado al pie del cañón para prestar toda la solidaridad ante este gravísimo hecho.

Al tomar notoriedad pública y dispersarse la noticia en diferentes medios de comunicación y la intervención de abogados de ddhh, la policía debió ceder a la presión y dejar entrar a tres trabajadores de prensa que simplemente van a realizar su labor periodístico en el lugar. Intentaron acallar las voces disidentes, no pudieron, ahora arranca la cobertura desde el lugar de los hechos, como acostumbra a realizar ANCAP. Desde estas líneas agradecemos el apoyo unánime.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: