“LA JUEZA NOS RECHAZÓ TRES PROPUESTAS”

Scroll down to content

Por Juan Meza

Para el próximo viernes 21 de febrero la justicia ordenó rematar las maquinas de la ex empresa Jocri S.A., que hoy están utilizando sus operarios conformados en cooperativa. Los socios de la cooperativa Talarcoop están en estado de alerta ya que también se pueden enfrentar a un desalojo.

El primero de mayo de 2017 los empleados de la empresa de fabricación de monturas Jocri S.A. se encontraron con la fábrica ubicada en Montenegro 1369, en el barrio porteño de Villa Urquiza, con las puertas cerradas. El aviso de sus dueños sobre el cierre fue por whatsapp al delegado de la fábrica, sin aviso previo ni telegrama de despido. Desde allí, en asamblea, decidieron conformarse como cooperativa presentándose como acreedores de los créditos laborales. Anastasio Gutierrez, miembro de Talarcoop, en dialogo con este medio, nos cuenta que “los primeros tiempos la lucha era tratar de comer nosotros y nuestra familia, arrancamos con festivales mientras hacíamos los tramites en INAES que no teníamos conocimiento, pero a través de ayuda de mucha gente, vecinos de Villa Urquiza, y agrupaciones que fueron acercando su ayuda fuimos superando el primer año, 2017”

Los tramites en INAES duraron casi un año, desde que se iniciaron hasta marzo de 2018, que salió la matricula, desde el ente estatal les fueron poniendo una traba tras otra para dilatar la situación, pero la necesidad de trabajar y llevar el plato de comida a la mesa pudo más que la voluntad política de poner palos en la rueda.

“Otra lucha dura fue la de la luz, para poder pagar y no nos corten porque sin la luz no podemos trabajar. Tuvimos dos semanas sin luz, teníamos una deuda con Edenor e hicimos un plan de pago en 12 cuotas y así fuimos luchando y superando los obstáculos” relata Anastasio.

Jocri S.A., que era del grupo Hyppoleder S.A., cuyo dueño era Jorge Emilio Canave, su señora Silvina De Antoni y el yerno, venden la empresa a una tercera quien el director era el Yerno de Jorge Canave., en esa triangulación se cocinó la quiebra, que la venían preparando desde el 2013. Lo que hizo Jorge Canave y su esposa fue vaciar la empresa y mudar su producción a Paraguay, donde hay mayor flexibilización laboral y los sueldos son menores. “Tenemos compañeros por tema de salud por este tema y perdimos a nuestro compañero Julito, culpa del estrés de la lucha que estamos pasando”. En diciembre de 2001 tanto Jocri S.A. como Hyppoleder S.A. solicitaron curso preventivo, lo que no llegó a la quiebra porque en ese momento la salida de la convertibilidad les jugó a favor a sus dueños.

De las 57 familias que en mayo de 2017 quedaron en la calle, solo 15 lograron seguir en la lucha y conformarse como cooperativa de trabajo, recuperando la fábrica. Para ello le propusieron a la jueza Vivian Fernández Garello, titular del Juzgado Comercial 62, en 3 oportunidades comprar la maquinaria, y la magistrada rechazo todas las ofertas. “Pedimos a la jueza en 3 oportunidades, a través de créditos personales y parte en efectivo comprar las maquinas, la jueza lo rechazó, propusimos otra opción de comprar 11 máquinas de las 31 que hay en total, que son las que nosotros más necesitamos, y la jueza también lo rechazo, y dimos una tercera opción de comprar las maquinas 100% en efectivo y también lo rechazó, así que luchamos por todos lados. Nuestra idea es seguir trabajando, es lo que sabemos hacer, somos trabajadores y la situación afuera escasea, en mi caso a los 52 años no consigo laburo en ningún lado.

Los asociados a la cooperativa no bajan los brazos y tienen estipulado para marzo de este año comenzar a exportar sin intermediarios ya que desde junio de 2019 están exportando sus molduras a Alemania, “cada vez tenemos más pedidos y nuestros productos están posicionados en el mercado europeo con lo difícil que es entrar y queremos seguir trabajando. Esto es lo que yo sé hacer, esto es lo que mis compañeros saben hacer, en estos estamos capacitados y hacemos monturas de primera calidad”

El futuro de estas 15 familias está en manos de la jueza Fernandez Garello, que de concretarse el remate y el desalojo, quedaran nuevamente en la calle, luego de pelear por mas de dos años con esmero y sacrificio, mientras que Jorge Canave sigue impune por dejar a 57 familias en la calle fugando la producción a otro país.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: