ALBERTO SANTILLAN: “CUANDO NO HAY VOLUNTAD DE LA POLÍTICA, NO HAY VOLUNTAD DE LA JUSTICIA”

Scroll down to content

Por Federico Paterno

Un nuevo 26 de junio, a 18 años de la masacre de Avellaneda, los responsables políticos de los asesinatos de Kosteki y Santillán siguen impunes. Alberto Santillán, es enfermero hace más 30 años en el hospital Argerich. Un padre que no bajó nunca los brazos ante una justicia ciega que nunca llega. Pasan los gobiernos de diferentes colores políticos y la situación no cambia. Extraña mucho a su hijo, lo recuerda como el más papero de todos y tiene claro que lo ayudó a poder ver y entender otras realidades. “Él descubre en la secundaria, que la historia no es como la cuentan, que la historia es otra, que hay otro mundo y que muchos compañeros callaron desde siempre, y él tomó ese concepto, como filosofía de vida, esa de considerarse parte de la sangre de los 30.000 compañeros detenidos- desaparecidos”.

Siempre dispuesto a dar una charla y con la humildad que lo caracteriza, Alberto Santillán, habló con ANCAP sobre Darío, la organización popular y la militancia hoy, en el barrio La fe desde el ejemplo que dejó su hijo. La primera preocupación que tenía Darío, era poder finalizar con el proyecto de la Bloquera, para que los vecinos y vecinas del barrio, pudieran tener acceso a un trabajo desde la organización popular que habían generado en el MTD de Lanús, esto se logró y hoy sigue en funcionamiento. La prioridad, según recuerda Alberto, la tenían les niñes y las mujeres, con la búsqueda de cambiar la forma de hacer política que venían bajo la órbita de los 90, con un post menemismo, que empobreció a las clases populares.

Siempre pensaba que dentro del movimiento se contenían a muchos jóvenes de las barriadas más humildes y esos jóvenes encontraron un lugar ahí, pero también se preocupaba porque no quería que esos jóvenes, que siempre fueron maltratados por la policía, sufrieran, quería que entiendan que ese era un lugar de lucha, de todas formas, con la policía, siempre te vas a terminar enfrentando. Su preocupación era esa, que la gente tome conciencia, porque él, se mataba leyendo, estudiando, se encontraba con Mariano, con Pablo Solanas, con Florencia…”. Recordar a Darío para su papá, es tener en cuenta el legado que dejó y el camino para avanzar y respetar. Sobre este legado, se refiere y nos cuenta: “Las imágenes de la estación son terribles, pero hay un mensaje clarísimo de Darío ahí, no sólamente hay que manejarse con las palabras sino también hay que poner el cuerpo, y él siempre sostenía que al compañero no hay que dejarlo sólo ¿y qué mejor imagen que esa, no?”.

Hoy se cumplen 18 años de esa fecha trágica para la militancia popular, para la familia kosteki y Santillán. Sobre algunas de las políticas del actual Gobierno y  sobre los consejos que recibe Alberto Fernández, advirtió: “Yo a 18 años, lo extraño horrores y me cago de bronca cuando veo que pasan los Gobiernos y todos los que peregrinaron la masacre de Avellaneda, siempre se terminan encolumnando con el Gobierno de turno. Por ejemplo, ahora, en el Gobierno de Alberto Fernández, está Felipe Sola, como Canciller; está Aníbal Fernández, como interventor de Río Turbio y Duhalde como principal consulta, a quien Alberto Fernández,  presenta como el gran bombero de la Argentina, que apagó el incendio, ¿Qué incendio apagó? Apagó el incendio del corazón que tenían Darío y Maxi, eso fue lo que hicieron. Vos sabés que más allá de todo esto, cuando no hay voluntad de la política, no hay voluntad de la justicia y nosotros siempre laburamos más que los Fiscales y los Jueces y sin embargo, después de 18 años de tanto laburar con compañeros, jamás la justicia llamó a declarar a los principales responsables de la masacre de Avellaneda”.

La Comisión Independiente que armaron desde el Frente Popular Darío Santillán, lleva la conducción legal entre otres, de la abogada Paula Alvarado, a quien Alberto señala como gran compañera y militante por las causas más justas y nobles. “En su momento hablamos con Laborde y él se comprometió a darnos una mano, él,  fue Intendente de Avellaneda y se comprometió a dar nombre y apellido de quienes lo amenazaron para callarse la boca; y que trate de sacar todo lo que había, señaló a Juan José Álvarez y al Jefe de Gendarmería. Y cuando te piden nombre y apellido, y le das nombre y apellido, cuando le das las testimoniales tampoco le sirve, entonces no sé de qué estamos hablando. Fue a declarar Norita Cortiñas y cuando declaró dijo claramente que en el momento de la represión la llamó Felipe Solá y le dijo “no se preocupe Norita, es una guerra entre pobres” ¿Qué guerra entre pobres? Acá si no hubiese habido una orden del Gobierno Nacional de Duhalde y Provincial de Solá, no hubiese habido semejante masacre, nosotros sabíamos que iba a haber represión, pero no pensábamos que iba a ser una cacería humana, sin embargo, los responsables están libres, ninguno está preso.”

Hablar hoy del barrio La fe y la militancia que se mueve por esas calles bajo el ejemplo que dejó un militante como Darío Santillán, tiene varias aristas para contar. En ese camino, fue su papá para relatar cómo es hoy la realidad de un barrio que creció mucho en los últimos años. “En el barrio se ha multiplicado la militancia, cuando Darío fue al Barrio La Fe, veía a los pibes jugando a ser piqueteros y yo le decía, claramente esos chicos que están jugando a ser piqueteros van a ser los que lleven la lucha en el día de mañana. Y es verdad, si bien el 100% de los chicos no militan, sí, hay una cantidad importante que se enroló en ser militante, ser distinto, tener la conciencia, no dejar al compañero solo, ahí está viviendo mi hijo Leo, el hermano de Dari, es todo una prolongación y el trabajo”. En ese momento, recuerda cuando Darío le comenta que decide irse a vivir allí y entre sus principales preocupaciones estaba como iba a estar su hijo en un lugar donde las necesidades eran muchísimas. “Cuando lo fui a ver por primera vez le dije “pero no podés vivir acá” porque era todo carencia, yo le ofrecí guita, como todo padre, y él me dijo “no, como me vas a dar plata si acá hay familias que tienen 4 o 5 pibes y se arreglan con lo que yo gano”, nunca me quiso agarrar plata. Yo después me entero que comía una vez al día y él la militaba así y hoy el crecimiento del barrio La Fe y el respeto que le tienen a Darío, es inmenso. Aparte yo cuando le dije “vos no podes vivir acá” y él me dijo “¿vos viniste de aquel lado? Bueno, ese barrio era como este y mirá como creció” y hoy cuando voy a ver a mi hijo Leo, el barrio ha crecido, hay unas lindas casas, todo a base a pulmón, nadie te regala nada, pero con la claridad que tenía Darío, era y sigue siendo terrible”, subrayó.

Tener cada 25 de junio, la jornada cultural, los paneles de debate y las bandas musicales que acompañan para que la memoria se mantenga encendida, es algo que a  Alberto, lo emociona cada año. Ver a les jóvenes caminado por esa estación, ver esas mesas que representan diferentes temas que precisan un debate necesario. Las radios abiertas y las entrevistas que nunca faltan. Para finalizar advirtió: “El 25, miro a los jóvenes y miro esa militancia y ahí lo veo a Dari, donde más vivo está; el 26 es más multitudinario acompañados con más movimientos y con este grito y exigencia que necesitamos que los culpables sean condenados, yo tengo un tremendo amor por mis hijos y lo extraño horrores, pero ni yo como padre ni sus hermanos vamos a dejar de luchar para meterlos presos a estos políticos, que siempre están rodeados de impunidad”.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: