ROMANCE DEL HOMBRE Y EL ÁRBOL

Por Aldonza Lorenzo.

Le pidió permiso pa’ escribir una puesía

Y lo dejó plantado, esperando, silencioso.

Acarició su tronco, sus ramas y sus hojas.

Anotó el título y bebió sombras de luna.

 

Era una luna azul de primavera

Y respiró el oxígeno a modo de intercambio.

Pensó en sus muertos y comprendió la savia.

Vió las raíces envolviéndolo en abrazos.

 

Se amaron en un prístino infinito

Alumbrados por la sangre y la madera.

Amor áspero de cayos y corteza

Que hizo música y le dió por compartirla.

 

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s