ANDALGALÁ: CRÓNICA DE LA DETENCIÓN DE UN INTEGRANTE DE RADIO EL ALGARROBO

Por Red Nacional de Medios Alternativos 

Rubén es uno de las doce personas detenidas entre el lunes 12 y el miércoles 14 de abril. Todos ellos son militantes de la Asamblea y participaron de la marcha el sábado 10 de abril, que, como desde hace 12 años, los andalgalenses realizan por el centro de la ciudad para manifestarse en contra de la explotación minera y en defensa del territorio, el agua y la vida.

El sábado, Rubén recorría la marcha sacando fotos como siempre lo hacía. Al escuchar una explosión, cuenta Inés, una de sus hermanas, se volvió y quedó espantado frente a las oficinas de la minera Agua Rica que se estaba incendiando.

(El domingo) hablé con él y me dijo que me quede tranquila. Que había estado en la marcha pacífica sacando fotos. Quédate tranquila, me dijo, vos sabes que todo esto está armado, que tratan de hacernos quedar como violentos. Ellos son los violentos, no nosotros, me dijo”, recuerda su hermana.

DETENCIÓN SIN ORDEN JUDICIAL, PERO CON MUCHOS GOLPES

Inés nos cuenta que el lunes a la mañana un vecino fue a buscarla para avisarle que estaban destrozando la casa de Rubén.  Cuando ella, acompañada por sus hijos, llega a la casa de su hermano, la encuentra cercada por cerca de 30 efectivos policiales y otros 15 en el interior de la vivienda. “Veo que lo sacan a mi hermano atado, descalzo y a los golpes. Lo tiran al piso y le dan botinazos y golpes con las armas. Yo no paraba de gritar: de qué lo acusan, déjenlo, suéltenlo, no es un criminal, donde están las pruebas. Entonces para que no lo vea lo llevan a un costado. Después me dejan entrar. Lo tenían atado y no dejaban que me mire y para que no se les vieran los golpes le ponen un barbijo, pero yo sabía que estaba golpeado”.

Los policía a cargo del operativo pertenecen al Grupo Kuntur “grupo de presión que manda el gobierno”, subraya Inés, y a pesar de la insistencia de la familia no pudieron mostrar ni orden de allanamiento, ni de detención. Es más, según relata, uno de los oficiales del operativo le dijo que ellos solo tenían “la orden de destruir todo, que no sabían de que se lo acusaba (a Rubén)”.

En su relato minucioso Inés describe que la presionaron para que firme el acta bajo amenaza de represalias con su hermana, con ella y con sus hijos, si seguía negándose a firmar. Además de ella, el acta de la detención fue firmada “por uno de ellos y por un señor canoso que no vio nada”, dice.

Denuncia que a Rubén lo sacan de su vivienda a empujones y lo suben a una camioneta policial. En el trayecto a la sede policial lo siguieron golpeando.

“Ellos creyeron que en las fotos (que sacó Rubén) salía uno de los tipos que ellos pagaron. En el barrio se sabe quiénes fueron, ellos mismos salen y gritan que les pagaron 500 pesos para quemar las oficinas de la minera”, dice Inés.

De la casa de Rubén, se llevan la cámara fotográfica, la memoria, el celular y una memoria de USB, que Walter niega que sea suya, nos cuenta Analía, su compañera.

Y nos dice que solo pueden verlo diez minutos por día y que se turnan entre toda la familia. Que el martes 13 de abril le tomaron indagatoria, y que quedó en calidad de detenido acusado – como el resto de los militantes detenidos – por estrago doloso, daño a la propiedad privada y hurto.

“En el momento de los incidentes tuvo la mala suerte de estar ahí frente a la puerta del galpón de Agua Rica. Imagino que lo que habrá pasado por su cabeza en ese instante, fue registrar la mayor cantidad de momentos posible. Nunca imaginó, que se lo iba a hacer responsable. Es más. En los videos y fotos se lo ve paralizado frente a todo lo que estaba ocurriendo”, cuenta su compañera.

Radio El Algarrobo cumple diez años comunicando, este aniversario teñido por las detenciones de sus integrantes. La Radio El Algarrobo cumplió diez años construyendo una otra comunicación que intenta romper el cerco informativo que imponen las usinas mediáticas que defienden a las empresas mineras. Soportando detenciones, amenazas, interferencias y trabajando de manera autogestionada para la defensa del agua, del territorio y la vida.

La asamblea “El Algarrobo” y la radio que hoy cumple una década, son parte de la misma  organización de habitantes de Andalgalá que luchan en defensa de la vida y que hoy tiene 10 detenides (ayer dos asambleístas fueron liberados).

El 15 de febrero del 2010 una pueblada bloqueo los caminos  de tierra que llevaban a la mina Bajo La Alumbrera. Las fuerzas de seguridad  desataron una feroz represión ordenada por la fiscal Marta Nieva que encarceló a más de 150 personas. Aquel día las multinacionales no pudieron imponer el proyecto de Agua Rica y los andalgalenses concluyeron que, tanto los medios nacionales como regionales, se habían esforzado por desinformar sobre lo que estaba sucediendo. Surgía así la necesidad de levantar un medio de comunicación propio: la radio El Algarrobo.

El día de la inauguración, el 22 de abril del 2011, el medio alternativo, Contrapunto registró la primera transmisión de la única radio comunitaria en el pueblo “Hemos decidido formar parte de la Red de Medios Alternativos (RNMA) porque hemos visto que ellos también llevan un sentido de lucha. Nos ayudaron mucho, se acercaron hasta acá para dar talleres y mostrarnos que en realidad no era tan difícil” explicaba Jorge Ramos.

La RNMA  por aquel entonces realizó un segundo taller integral de comunicación radial en Córdoba, donde se construyeron 59 transmisores radiofónicos y también organizó un festival en Buenos Aires para poder sostener la construcción del medio “Ese fue un empujón importante para que nosotros hoy ya podamos tener los equipos en el local, la antena y todo listo como para empezar a transmitir”, decía Jorge.

EL OBJETIVO: DESARTICULAR LA COMUNICACIÓN POPULAR 

Hasta el momento en Andalgalá habían una decena de radios sin contar otros medios regionales pero todas ligadas a empresas o fuerzas políticas pro mineras, “Es muy importante llevar un nuevo mensaje a la sociedad, basándonos en que todos los medios de acá responden a intereses económicos y que junto al gobierno, son aliados de la minería” reflexionaba Jorge.

“La radio también puede tener una función comunitaria, una función social, de aporte de solidaridad y de un montón de valores que estaría bueno que estén en un medio de comunicación, esto también es el fin de crear la del algarrobo”, subrayaba Jorge en referencia a los objetivos que se habían fijado para fundar el medio radial.

Hoy, luego de las detenciones y allanamientos, la policía se encargó de desarticular la comunicación de la Asamblea no sólo deteniendo a  comunicadores integrantes de la radio como Walter Mansilla y  a uno de los fundadores, Aldo Flores, sino también incautó equipos y celulares de otros asambleístas. Durante los días previos las y los vecinos denunciaron cortes de Internet en momentos clave de las protestas.

Fabio otro de los integrantes de la radio recuerda que hoy están “cumpliendo 10 años de nuestro medio comunitario que fue creciendo con el aporte de las y los vecinos, luchando contra la megaminería y conociendo, también, lo que sucede en todo el país. Nosotros somos parte de la RNMA y hemos recibido mucha ayuda de la red en diferentes momentos”.

Foto: Sui Maresca. Sara Fernández es una de las presas políticas que aún siguen detenides en Andalgalá

 

A %d blogueros les gusta esto: