«BASTA DE DISCRIMINACIÓN HACIA LOS WICHÍ»

Por Melina Sanchez 

Imágenes Macaria Torres

Estas imágenes corresponden al desarrollo de la represión policial que sufrió nuevamente el último fin de semana el barrio wichí Cincuenta Viviendas, del oeste de Formosa.

En las primeras fotos puede observarse el despliegue policial para cercar el barrio previo a irrumpir en las viviendas violentamente, siendo todavía de noche, alrededor de las tres de la madrugada, el sábado pasado, 13 de agosto de 2022. Aclaramos la fecha porque los hechos narrados y las imágenes son de la última semana, aunque algunos puedan confundirlas con hechos que se dieron en el pasado.

Posteriormente, ya al amanecer, vemos la vigilancia y el cerco de los efectivos que continuó por varias horas durante los días sábado y domingo. Así como también las condiciones en las que queda una de las viviendas que fuera allanada ilegalmente.

Ya en las imágenes de la noche del 14 de agosto, hay un pedido expreso de la comunidad y de las madres de los detenidos de que los liberen, los niños de Cincuenta Viviendas sostienen un cartel que dice: “Queremos solución, no balas, no somos animales, somos humanos como todos, exigimos nuestros derechos como originarios. Basta de pisotear nuestros derechos, nuestra ley. Queremos solución. Basta de discriminación hacia los wichí.”

 

En el último video regresan los jóvenes a la comunidad, el martes 16 por la noche, el barrio los recibe entre aplausos y llanto, mezcla de la alegría por la liberación de los chicos y de impotencia por lo acontecido días antes, parte de una violencia racial que tristemente no cesa.

Las fotos que acompañan este articulo dejan a la vista el accionar policial represivo.

Cuando vieron las imágenes publicadas en internet, los policías dijeron que eran falsas, pero a la vez, comenzaron a hostigar a la joven, porque de acuerdo al lugar desde donde fueron tomadas las imágenes ubican la casa.

Macaria es una joven de 21 años, sería bueno que valoremos como se merece su trabajo periodístico en un contexto difícil, allí donde llevar registro de las opresiones simplemente, se convierte en un oficio de riesgo.

A %d blogueros les gusta esto: