25% DE REDUCCIÓN Y MÁS POBREZA.

Por Juan Meza

En medio de la cuarentena decretada por el gobierno nacional, la Unión Industrial Argentina (UIA), la Central General de los Trabajadores (CGT) y los ministerios de Trabajo y Desarrollo productivo llegaron a un acuerdo en reducir un 25% el salario de les trabajadores industriales. Este fue el puntapié inicial para que gremios como el de comercio, metalúrgicos, textiles y petroleros se sumaran en esta corriente de empobrecimiento del pueblo trabajador. Sigue leyendo «25% DE REDUCCIÓN Y MÁS POBREZA.»

¿TODOS ADENTRO?

Por Juan Alberto Pérez

El presidente electo Alberto Fernández se reunió esta semana con los principales dirigentes de la Confederación General del Trabajo y llamó a una vez más a la construcción de un gobierno de “unidad nacional”. Entre las expresiones del flamante presidente esgrimió “El movimiento obrero será parte del gobierno nacional que se instalará en Argentina a partir del 10 de diciembre”. Ahora la pregunta que subyace es ¿Quiénes son los referentes de este movimiento obrero que serán de importancia para el próximo gobierno? La foto responde un poco esta incógnita. Y esto dispara otro interrogante ¿No hubo dirigentes que representaron el movimiento obrero que han sido participes necesarios para que el macrismo pueda llevar adelante las políticas que desarrolló? Sigue leyendo «¿TODOS ADENTRO?»

UN PARO QUE LLEGA TARDE

Foto por Rodrigo Lescano

Por Juan Alberto Pérez

Se cumple la jornada de paro nacional en todo el país. Es el quinto paro que la conducción de la CGT le realiza al gobierno de Mauricio Macri. Hay cortes en las principales arterias de la Ciudad, un operativo de seguridad muy fuerte desplegado y acciones represivas por parte del ministerio de Patricia Bullrich. Sin respuestas por parte del gobierno en el último tiempo a las demandas del pueblo obrero, ¿Sirve hacer un paro a meses de la salida del gobierno y sin un plan de lucha unificado y extensivo en el tiempo?

<!–more–>

Si hay algo que está claro es que las condiciones para una acción conjunta del pueblo trabajador están dadas hace mucho tiempo. Recesión, inflación, tarifazos, cierre de industrias y comercios, desocupación, aumento de la pobreza y hambre. Ese es el resultado de los casi 4 años de políticas de Mauricio Macri. Por eso es que la criticada conducción de la CGT convocó a este paro nacional. Sin embargo, existe la creencia de que la medida de fuerza llega muy tarde, ya que las elecciones están a la vuelta de la esquina y el gobierno parece estar en sus últimas.

La CGT se encuentra en un momento de divisiones profundas. La conducción está deslegitimada y hay rupturas por doquier. Si bien el pedido del paro fue una insistencia generalizada llega mucho más tarde de lo esperado y sin un plan de lucha atrás que sustente las acciones, se trata de algo aislado, que incluso no fue decidido por unanimidad.

De todas maneras el acatamiento es muy alto. El hecho de que los gremios del transporte se adhieran ayuda muchisimo a que haya un alto índice de acatamiento. Sin embargo, hay algo que queda a medio camino. No se organizó movilización ni acto central, el paro es desde casa impulsan desde la sede de la calle Azopardo.

De todos modos, el acompañamiento del frente sindical integrado por camioneros, bancarios y las dos CTA, junto a organizaciones sociales y partidos de izquierda, han puesto la cuota en las calles.

El Polo Obrero realizó cortes en las principales arterias de la ciudad, como Panamericana y 197, en la Avenida General Paz, en el Autopista del Oeste, Puente La Noria, Autopista La Plata-Buenos Aires y Puente Pueyrredón. En este último la Gendarmería nacional por mandato de la ministra Patricia Bullrich, desplegó un operativo para impedir el corte con represión y heridos de bala de goma. Todas estas manifestaciones se extendieron hasta movilizar al Obelisco donde se realizó un acto.

La fecha elegida para el paro es el mismo día que se cumple 50 años del Cordobazo, que fue la revuelta popular sucedida en 1969 con participación de trabajadores y estudiantes que fue el principio de la caída del gobierno de Onganía que pretendía quedarse instalado a perperuidad. A diferencia de esa gesta del movimiento obrero, este paro no tiene en perspectivas resultados positivos ya que el gobierno en lugar de llamar a una mesa de negociación prefiere endurecer su postura y salir a combatir a los que paran que llevan desde descuento del día, con lo que esto duele en los bolsillos, y por otra parte con la represión como arma principal para amedrentar a la sociedad. Con un gobierno de salida y sin acciones de larga duración el paro llega tarde y la pregunta será ¿Servirá de algo?

PARO GENERAL CON ALTO ACATAMIENTO

Por Juan Alberto Pérez

El paro general convocado por una parte de la organización gremial del país se hace sentir en la ciudad de Buenos Aires. Puentes cortados, la mitad de los transportes públicos parados y una movilización a la Plaza de Mayo marcan el tiempo a un gobierno sordo que responde con amenazas.

<!–more–>

En pleno año electoral y frente a una crisis económica y social de magnitudes se desarrolla el primer paro general del 2019. Este es el quinto paro general de la era Macri. Bajo las consignas contra el ajuste, el saqueo y la pésima situación económica del pueblo trabajador se manifestó un sector del mundo obrero, en los que se encolumna el Frente Sindical para el Modelo Nacional encabezados por Camioneros, Bancarios y las dos CTA. Por otra parte, la cúpula de la CGT decidió no adherir a la central al paro que contará con una movilización a Plaza de Mayo al mediodía.

Si bien se sabe que el mundo obrero se encuentra totalmente fragmentado, con una débil conducción de la CGT que no se animó a hacerle frente al gobierno de Cambiemos en los últimos cuatro años; este paro general dejó en evidencia las fracturas internas. Por ejemplo, la UTA encabezada por Roberto Fernández, decidió no plegarse al paro del 30 y si parar el 1 de mayo, sin embargo un sector disidente de los transportes rompieron con esa decisión y se plegaron al paro, por lo que más de ochenta líneas de colectivos no circulan. Se trata de un grupo encabezado por Miguel Bustinduy quien disputa el poder de Fernández.

Las críticas a los líderes de la CGT no faltaron ante la medida de fuerza. “Va a ser un día complicado para Carlos Acuña, no va a poder ir a trabajar” manifestó Hugo Yasky en radio FutuRock quién además agregó “Que quede claro, nosotros vamos a manifestarnos pacíficamente, no vamos a provocar ningún incidente” tratando de desbaratar las versiones que surgieron desde el gobierno después de que en la madrugada se incendiaron unas unidades de colectivo de pasajeros y la Ministra Bullrich llamó “acto mafioso” a la convocatoria al paro.

Otra medida tomada por organizaciones sociales para incrementar el nivel de manifestación fue el corte de las principales arterias de la ciudad. El puente La Noria, la avenida General Paz altura Crovara y el puente La Boca se cerraron al paso mientras se movilizó. La orden del gobierno, en la persona de la ministra de seguridad de la nación, Patricia Bullrich, era impedir el corte y desalojar a los manifestantes en una clara demostración que la única manera de dialogar es con el palo y los gases.

Otra manera que utilizó el gobierno para disuadir el paro fue dictar de manera masiva conciliaciones obligatorias. Esta artimaña no alcanzó ya que no hay argumentos suficientes para el dictamen de la conciliación en una gran cantidad de sectores. Sólo en el ámbito en el que las empresas dependen del estado se pudo aplicar, como es el caso de Aerolíneas Argentinas, pero el gremio decidió no acatarla y se plegó al paro.

En los bancos se hizo correr el rumor de que estarían abiertos de todos modos. Sin embargo, a media mañana La Bancaria emitió un comunicado que echa por tierra los rumores y detalla que los trabajadores bancarios acataron el paro y no hubo atención en las sucursales.

No hay clases, ni subtes, ni correos, y tampoco un importante número de actividades. Mientras las calles arden el gobierno no acusa el golpe y la economía le come el bolsillo a la clase trabajadora.

MARCHA DE LOS GREMIOS POR LA PRODUCCIÓN, EL EMPLEO Y LA INDUSTRIA NACIONAL

Por Juan Alberto Pérez

Diferentes organizaciones gremiales y sociales se han manifestado esta tarde por las calles de la Ciudad de Buenos Aires en defensa de la producción, el empleo y la industria nacional. La movilización inició alrededor de las 14 hs en las inmediaciones de la Plaza Miserere en el barrio conocido como Once, y se desplazó hasta la Plaza de Mayo. De la misma participaron la CGT, los gremios industriales, el Frente Sindical para el Modelo Nacional, las diferentes vertientes de las CTA, organizaciones sociales como Barrios de Pie, CTEP, Movimiento Evita y el FOL. Asimismo participaron representantes de la pequeña y mediana industria, sector de los más perjudicados por la política de Mauricio Macri. Sigue leyendo «MARCHA DE LOS GREMIOS POR LA PRODUCCIÓN, EL EMPLEO Y LA INDUSTRIA NACIONAL»

UNO MENOS

Por Juan Alberto Pérez

Se rompió definitivamente el triunvirato de la CGT. Juan Carlos Schmidt renunció y dejó en evidencia la feroz interna de la institución que nuclea al mundo obrero. Con esta ruptura se materializa el fracaso de la unidad que no fue.

<!–more–>

Cuando Hugo Moyano dio un paso al costado de la comandancia de la central obrera en 2016 se formó el triunvirato con el objetivo de poder unificar a las diferentes facciones del movimiento obrero. Así es que Héctor Daer, Carlos Acuña y Juan Carlos Schmidt asumieron la Secretaría General con el objetivo de representar las diferentes posturas internas y generar un diálogo que unifique criterios luego de los años de distanciamiento del ala moyanista con la CGT kirchnerista de Antonio Caló y sumado a las facciones de los denominados “gordos” y Barrionuevo.

Así se presentaron pero el fracaso de este intento no se hizo esperar. La postura inicial para las políticas desarrolladas por la Alianza Cambiemos fue el diálogo. Un diálogo que aletargó las medidas de fuerza a pesar que desde la hora cero el macrismo atacó a los trabajadores con despidos y cercenamiento a los salarios.

Ese dialogüismo se convirtió en colaboracionismo lo cuál generó enojo en las bases por las medidas de fuerza que no llegaban. Así, algunos sectores empezaron a criticar la lentitud en la toma de decisiones de la conducción cegetista y sus constantes encuentros con el presidente Mauricio Macri y el entonces Ministro de Trabajo, hoy Secretario, Jorge Triaca, mientras día a día había más despidos y las paritarias perdían frente a la inflación creciente.

De hecho recién el 7 de marzo de 2017, y empujado por el malestar creciente en las bases, la CGT convocó a una marcha contra las políticas del gobierno que terminó con incidentes dado que la militancia esperaba el anuncio de un paro general que no se realizó, por lo que los miembros del triunvirato tuvieron que abandonar el escenario custodiados.

Allí se rompió todo intento de unidad posible. Mientras el espacio del moyanismo tomaba distancia de la conducción de la CGT, los sectores más combativos del movimiento obrero empezaron a representar el sentimiento del pueblo trabajador que necesitaba salir a pelear contra el ajuste, los salarios castigados, los despidos y la prevaricación laboral.

En el triunvirato las posiciones internas también eclosionaban. Mientras en público declaraban en favor de cierta unidad y de la necesidad de la construcción de la unidad peronista, íntimamente las posturas eran disímiles.

Así llegó la marcha del 21 de agosto de 2017. Ese día otra vuelta de rosca a la interna sindical estalló. Mientras dos de los triunviros estaban arriba del escenario (Carlos Acuña y Juan Carlos Schmidt) Héctor Daer se quedó debajo al frente de la columna de los trabajadores de la sanidad. Ese día concluyeron junto a los gremios los movimientos sociales como CTEP, CCC y Barrios de Pie, dando espacio a lo que en un futuro cercano sería un frente de acción conjunto con los gremios menos adeptos al diálogo con la Casa Rosada. Aquel 21 de agosto, mientras la movilización sucedía, los representantes de las 62 organizaciones peronistas almorzaban con el ministro Triaca. Lo que significó otro punto de ruptura.

Los paros generales y las negociaciones paritarias a la baja fueron el gran punto de crítica a la conducción del triunvirato. Mientras el porcentaje de aumento salarial siempre se correspondió con lo que pretendió el gobierno nacional, impactando de lleno a los bolsillos de los trabajadores; los paros generales se dieron sin una movilización por las calles de las ciudades del país, lo que hubiese mostrado el poder de fuego del pueblo trabajador.

Mientras tanto las internas del PJ se recrudecieron. La CGT ha sido históricamente el botín sindical del partido de Juan Perón. Esta etapa no fue la excepción. Cada vertiente del peronismo tiene su pata sindical, por lo que las rupturas también responden a intereses individuales de actores políticos con pretensiones de poder. El caso más significativo fue la denuncia de intervención al partido que se lanzó desde la diligencia sindical. Lo que terminó con una fallida intervención del PJ Nacional a cargo del dirigente gastronómico de Luis Barrionuevo.

Mientras tanto a Juan Carlos Schmidt, al tiempo que exigía el llamado a un confederal para elegir nuevas autoridades en la CGT, se lo vio cada vez mucho más cerca de las organizaciones sociales que de los sindicalistas tradicionales. Empezó un camino de distanciamiento para medir su caudal político en la eventualidad de quedarse con la conducción de la central sindical. Fuw un paso casi cantado su salida de la cúpula de CGT.

Desde las cercanías del líder camionero y sus aliados, como el bancario Sergio Palazzo, se comenzó a exigir la elección de nuevas autoridades para la institución de la calle Azopardo. De hecho se había convocado a un confederal para agosto de este año pero se desechó a última instancia. Hecho por el cuál Pablo Moyano decidió renuncia a su cargo de Secretario Gremial. Posteriormente este armó en conjunto con dirigentes de CTA y organizaciones sociales Frente Multisectorial 21F.

Así llegó el cuarto paro nacional contra Mauricio Macri este 25 de septiembre. Con advertencias al gobierno para que cambie sus políticas, está medida marcó la salida de Juan Carlos Schmidt de la conducción de CGT. Alegando problemas de salud y diferencias internas, es probable que el destino del dirigente del gremio de dragado y balizamiento sea personalista y en busca de lograr sus intereses personales. Mientras tanto la conducción continuará en manos de Héctor Daer y Carlos Acuña.

De dialoguistas y combativos se arma la historia del movimiento obrero organizado. La cuestión está en quien pueda asimilar mejor lo que están exigiendo las bases que son las que vienen empujando por los paros y las acciones para hacer frente al gobierno.

En diferentes ámbitos gremiales hablan de la unidad del arco sindical para enfrentar al modelo conservador de Mauricio Macri, pero en la acción cada cual atiende su juego.

DÍA DEL TRABAJADOR DIVIDIDO

Por Juan Alberto Pérez

Pasó un nuevo día del trabajador. Otro 1° de mayo que se celebra a lo largo y a lo ancho del mundo con las diferentes particularidades del caso. En algunos países con festejos y en otros con reclamos. En Argentina, a pesar de que el pueblo trabajador está pasando una de las etapas más difíciles del siglo XXI, se realizaron actividades por separado, demostrando la desunión de las dirigencias obreras, y dejando un sabor edulcorado de una fecha que debió ser de resistencia frente a un gobierno que en dos años y medio emprendió una política agresiva contra el pueblo trabajador.

&amp;amp;amp;lt;b&amp;amp;amp;gt;&amp;amp;amp;lt;/b&amp;amp;amp;gt;

“LA FÁBRICA ES SUYA PERO NUESTRO EL PODER”

Así versa la canción que el día de hoy comenzó a circular en las redes sociales creada por Valentina Cooke, recreando una escena de la serie animada “Los Simpsons”, para expresar la voluntad y la firmeza de los trabajadores de la planta gráfica AGR que llevan el noveno día de ocupación. Además, este martes no fue un día más de la movilización ya que se cumplió con una de las decisiones establecidas en el plenario realizado el domingo 22 de enero, cuando se decidió realizar una jornada de lucha nacional y una movilización a las puertas de Canal 13. Por Juan Alberto Perez Sigue leyendo «“LA FÁBRICA ES SUYA PERO NUESTRO EL PODER”»