Una lucha tan invisible como necesaria

Por Noemí L

El 11 de octubre se realizó en Berazategui el Segundo Encuentro Nacional de Barrios Irradiados. Bajo el lema “las únicas luchas que se pierden son las que se abandonan”. Vecinos organizados de todo el país se vieron para poner en común sus batallas y concientizar sobre el daño que causan en nuestros cuerpos los campos electromagnéticos.

“Lo mata la policía. Pero en estos cinco años de desidia y sobre todo, de encubrimiento, el Estado lo mató otra vez. Policía asesina. Estado asesino. La democracia es para los ricos. Si sos pobre, son ellos los que deciden cuándo y cómo vas a morir”. Esta reflexión es de una voz indignada por la desaparición de Luciano Arruga, un joven pobre de La Matanza que se negó una y otra vez a robar para la policía. Dirán ¿qué tiene que ver con los campos electromagnéticos? tiene mucho que ver; las subestaciones eléctricas, los electroductos y demás instalaciones generadoras o transportadoras de energía siempre afectan a los pobres, y digo pobres incluyendo a la clase media, porque aunque ésta tenga mayor poder adquisitivo, es pasada por arriba tanto como los pobres a la hora de luchar contra los empresarios que coimean jueces y políticos para hacer valer sus negocios energéticos (como el caso del juez Luis Antonio Armella). Pobres y clase media son pasados por arriba por el Estado y su brazo armado, la policía, cuando denuncian la muerte, la enfermedad que causa el electromagnetismo (casos más conocidos Sobral, en Ezpeleta, Rigolleau en Berazategui), golpeados por los bastones policiales o encerrados en calabozos por exigir que las subestaciones eléctricas se cierren y sean desplazadas a zonas no pobladas. Asi que la clase media no “zafa”, es igual de pobre ante el poder de la democracia burguesa: hecha por los ricos a favor de los ricos. El derecho y la seguridad jurídica sólo valen para ellos. Ahora entiendo cuando dicen “Todos somos Luciano”.

Verónica

Un ejemplo claro sobre quién manda en esta democracia, que se oyó

Verónica Garnica en Plaza de Mayo, agosto de 2014
Verónica Garnica en Plaza de Mayo, agosto de 2014

en el Segundo Encuentro Nacional de Barrios irradiados, es Verónica Garnica. Su caso es uno de los más complejos, tiene como responsables al Estado municipal, al provincial, a los dueños de la inmobiliaria González Lovotti y Asociados y la empresa Transba. Su familia vive en el barrio Villa María de San Nicolás, Provincia de Buenos Aires, su hogar está atravesado por un cableado de torres de alta tensión que nacen de la planta generadora construida por Transba. En 2009 la empresa se expidió, debido a la lucha que Verónica y vecinos llevaron a cabo, sobre la situación y afirmó judicialmente que las familias que viven bajo el cableado, están en peligro de electrocución, “quiere decir que en cualquier momento podemos sufrir una descarga eléctrica, ya que los cables atraviesan los techos de las casas, los patios, nuestros hijos salen a jugar y están bajo los cables. Pueden llegar a sufrir una descarga eléctrica sumado a lo que ahora sabemos que originan los campos electromagnéticos”, explica Verónica.

A esta madre la lucha la llevó hasta la Casa Rosada, allí donde las Madres de Plaza de Mayo realizaban la marcha de la Resistencia, ella llevó adelante una huelga de hambre y sed (no fue noticia, así como la que escribe no se enteró, creo que los lectores tampoco). Ya que el Intendente de San Nicolás, Ismael Passaglia no la recibe, con aquella acción buscó la atención de la Presidencia, logró una promesa: “arreglar el asunto”. Aún ningún funcionario le da respuestas o soluciones reales.

Loteo ilegítimo

En 1995 la municipalidad comenzó un loteo en el barrio Villa María. Verónica y su marido vieron la posibilidad de tener un terreno propio, como tantos otros lograron adquirir uno, pero sin conocer la peligrosidad de los cables de alta tensión. El loteo fue aprobado por el Municipio y por la Provincia de Buenos Aires y vendidos por la inmobiliaria González Lovotti y Asociados, “Nos vendieron terrenos que no se podían habitar, ellos lo sabían bien, nos engañaron por ignorantes. Y todo esto fue con el apoyo de la municipalidad en ese entonces bajo el mando del Señor Di Rocco, que hoy trabaja con Randazzo en el Ministerio de Transporte y con el aval de gobernación asique voy a seguir hablando por más juicio que me hagan”, denuncia Verónica. Y se refiere a un juicio que la inmobiliaria amenazó con hacerle si continúa difamando a la empresa.

Democracia del poder

“Había una responsabilidad del Estado que no nos protegió y no lo

Juan Carlos Paesani
Juan Carlos Paesani

hizo por intereses económicos de privados”, expone esta luchadora y agrega: “la planta transformadora de donde salen los cables que pasan por mi casa son para abastecer a Rosario, asique nosotros no nos beneficiamos por ningún lado, y yo le planteaba a Passaglia (actual Intendente de San Nicolás) que el camino más corto para llegar a Rosario es pasando por Rivadavia, que es la calle donde vive él, donde está la municipalidad y la zona acaudala pero no, la pasan por donde estamos nosotros, los pobres de San Nicolás”. La democracia es para los ricos.

En 2009 Transba, con el fin de no enfrentar juicios por parte de los vecinos, buscó trasladar el cableado hacia las veredas de las casas, con incansable lucha los damnificados lograron frenar las obras porque como alega Garnica “unos metros no cambia la situación, exigimos que el electroducto sea trasladado fuera del radio urbano”. Tres niños dio a luz Verónica Garnica, los tres con enfermedades intersticiales (afecciones pulmonares), el más pequeño llegó a estar al borde de la muerte. “La municipalidad había prohibido en un momento que hicieran una cancha debajo de los cables, diciendo que debajo de ellos no se podía ni jugar a la pelota”, agrega indignada y cuestiona en voz alta: “Me pregunto si no tendrán que ver los cables con las enfermedades que sufrieron mis hijos y si no les causan afecciones peores”. Las radiaciones y la inhalación de contaminantes ambientales son uno de los causantes de las enfermedades intersticiales, sus hijos conviven los 365 días del año con esa contaminación.

Los CEM con acento cordobés

La voz de Verónica, temblorosa pero con fuerza que emitía el micrófono ese 11 de octubre, precedió a la voz de Gladys Solioz, histórica luchadora de Ezpeleta por el traslado de la Subestación Sobral, transformadora de electricidad con cientos de irregularidades sanitarias y que ya causó la muerte de 170 vecinos (ver link al final de la nota). Todos los presentes aplaudieron a las luchadoras de Ezpeleta quienes son ejemplo y consejeras de las organizaciones de vecinos que se dieron cita. Los vecinos autoconvocados contra la Subestación Rigolleau, con referentes como Isabel Palacios, también son pesos pesados en esta lucha, y los principales organizadores de este Segundo Encuentro Nacional. Sobre ambas organizaciones haremos una nota especial.

Luego se oyó la voz cordobesa de Juan Carlos Paesani. En su relato

vuelve a esclarecerse cómo el Estado, el poder judicial y el poder policial juegan juntos al servicio de los intereses de los empresarios, por tanto, que la democracia termina jugando en contra de los vulnerados y vulnerables. El “monstruo” al que al Ingeniero Químico Paesani le toca enfrentar se llama EPEC, Empresa Provincial de Energía de Córdoba, empresa que administra la distribución del servicio en la ciudad de Córdoba, pero también genera y transporta energía en todo el territorio provincial. Paesani no está solo, es una lucha que comenzó “el 25 de Junio de 2010, cuando tres vecinos fuimos a la Comuna de San Antonio de Arredondo, donde ahora está la Subestación. Habían arrasado el suelo”, cuenta Juan Carlos que batalla desde su fundación “Educación Ambiente y Trabajo” que actúa en conjunto dentro de la “Red de Vecinos por la Vida” y organizaciones de derechos humanos y ambientales.

La responsable de arrasar el suelo es EPEC, en ese suelo construyó junto con empresas privadas una estación de transformadores de 132.000 voltios, ese predio linda con un parque recreativo-educativo (ver foto), “cuando comenzó la obra, las autoridades no hicieron un estudio de impacto ambiental porque supuestamente era para un barrio particular, pero resulta que no, era para proveer energía a todo un ámbito regional, por lo cual debían respetarse los anexos de la ley de ambiente de la provincia, que exige la evaluación de impacto ambiental”, explica Juan Carlos y afirma que “esta obra es ilegal, la estación de Sol y Río, surgió de la ilegalidad”. Sol y Río, pertenece a Villa Carlos Paz, es el barrio que está sufriendo este atropello, donde lo más acuciante para los vecinos es que en el polideportivo cada día cientos de adolescentes y niños van a recrearse y a hacer deporte.

En su larga lucha han recorrido todos los estadios legales con pocos o nulos resultados, y tres mujeres del barrio demostraron que estaban dispuestas a todo por la legitimidad de su lucha cuando el 20 de octubre de 2010 llevaron a cabo una huelga de hambre que duró 44 días. Paesani ha llegado a estar preso, la connivencia policial fue evidente cuando él con su cámara de fotos registraba cómo camiones y grúas relacionadas a la obra pasaban por calles que no toleraban el peso de sus estructuras. Ese día, un 22 de julio, terminó en la comisaría. Lo hicieron pasar frío sabiendo que es un paciente cardíaco y que no tenía su medicación. Cuenta con orgullo: “gracias a todos los Vecinos de Red por la Vida y amigos que se apostaron en la comisaría me tuvieron que soltar”.

Desamparo de la ley

Con sustento Juan Carlos afirma un aspecto legal que se incumple una y otra vez en estos casos energéticos: el principio precautorio. Explica el compañero cordobés: “hay dos bibliotecas, una que afirma el daño a la salud que causan los campos electromagnéticos y otra

Los chicos con las torres de la subestación de fondo
Los chicos con las torres de la subestación de fondo

que lo niega, el principio precautorio es claro, ante la duda -y hay duda- el hecho no puede realizarse”, es decir, ninguna subestación eléctrica o estructura parecida debería construirse en zona poblada. Pero en el territorio argentino esta precaución se viola todos los días.

Un amparo judicial es otra herramienta que los pobres y trabajadores tenemos para hacer valer nuestros derechos. Red de vecinos por la vida lo han llevado a cabo, pero las primeras y segundas instancias y el Tribunal Superior lo han rechazado. Y el Juez de primera instancia ya les avisó que lo va a “archivar”, a lo que aclara Juan Carlos “adelantar opinión sobre lo que va a hacer vicia de total nulidad el proceso”. Así las cosas en la justicia. Por lo que este luchador y todos en el Encuentro abogan porque en Argentina comience a existir un Fuero Judicial Ambiental, con fiscales y jueces que se especialicen en el tema, “ya que no puede un juez que está a cargo de lo comercial o civil, discernir sobre un tema ambiental”, explica el referente cordobés.

La Universidad al servicio de las y los trabajadores

Quilmes y Vicente López también estuvieron presentes. Por Quilmes participaron vecinos que en el año 1996 derrotaron la iniciativa provincial de instalar un cableado de alta tensión en Mitre y Echeverría, zona urbana, y se hicieron escuchar vecinos que actualmente se convocan por el No a la subestación eléctrica que el Gobierno Municipal y el Nacional impulsan con el fin de electrificar el Ferrocarril Roca. También oímos a Alicia Avalos, hija de una de las víctimas que se llevó Sobral, quién tampoco baja los brazos ante este flagelo que las autoridades políticas y de salud no reconocen como causante de tantas enfermedades y muertes.

Pero en La Plata hubo alguien y “alguienes” como Edgardo O. M. Schinder –especialista en Salud Pública de la Universidad de Jerusalén y miembro de la Organización Mundial de la Salud- que se animaron con seriedad y compromiso a realizar un estudio epidemiológico en territorio de Sobral, Ezpeleta y en Rigolleau, Berazategui. Leda Giannuzzi quien es Doctora en Ciencias químicas y experta en Toxicología, y docente en la Universidad de La Plata, fue una de las científicas que llevó a cabo la investigación. El 11 de octubre se acercó al Encuentro Nacional y expuso paso a paso el método y los resultados, tal como lo hiciera el 7 de agosto pasado en La Plata (fecha en que presentó oficialmente el importante estudio).

Una de las conclusiones sobresalientes que dispara el estudio es que: en el barrio Sobral la población se enfermaba 7 veces (6,9) más de cáncer que en el barrio Rigolleau (Subestación que está activa hace sólo 2 años) y los vecinos fallecidos son casi 3 veces más. Además se detectó un aumento considerable de enfermedades neurológicas.

Es un estudio histórico que demuestra que la subestación Sobral y,

Alicia Avalos, la Dra Gladys Giannuzzi y Verónica Garnica
Alicia Avalos, la Dra Gladys Giannuzzi y Verónica Garnica

por tanto, los campos electromagnéticos, son un peligro para la salud. Y que afirma una vez más la necesidad de que se aplique el principio precautorio: nadie en el mundo puede asegurar que los Campos electromagnéticos (CEM) son inocuos para la salud. Como dijo Adriana Softa, vecina de Berazategui y especialista en Epidemiología de la Universidad de Córdoba que estuvo codo a codo con el equipo de investigación y los voluntarios los dos años que llevó la realización del estudio: “que los responsables de la salud hagan todos los estudios que hayan que hacerse”. Porque algo es cierto, no se invierte en conocer qué sucede entre nosotros y los CEM. ¿Por qué será?

Europa 

En el viejo continente hace mucho más tiempo que sufren lo que nosotros ahora. España es un país singular en esto, las subestaciones eléctricas y tendidos de alta tensión en zona urbana, también son cosa cotidiana y luchan porque las autoridades reconozcan que los CEM no son inocuos para la salud. Hace poco más de un año el doctor Darío Acuña Castroviejo, catedrático de Fisiología de la Universidad de Granada, realizó un estudio titulado “Informe sobre los efectos de los CEM en el sistema endocrino humano y patologías asociadas”. Estos son algunos de los detalles que causan en nuestro organismo los CEM (debido a los intereses económicos que no quieren dar el brazo a torcer): Trastornos cardiopulmonares: alteraciones de la frecuencia cardíaca, modificación de la tensión arterial; trastornos reproductivos: alteraciones del ciclo menstrual, infertilidad. Incrementos del riesgo de tipos de cáncer como leucemia aguda y tumores en el sistema nervioso central de los niños. Trastornos neurológicos como irritabilidad, cefalea, astenia, síndrome de heperxcitabilidad, somnolencia, temblores y mareos. Trastornos mentales: alteraciones de humor, depresión, tendencia suicida. Trastornos hormonales e inmunológicos.

Y más queda por demostrar. Los luchadores españoles, relatan entre muchos casos, el de cinco policías que vivían al lado de una subestación, fallecieron de cáncer en el corto lapso de 16 meses. Siete personas que trabajan y viven al lado de una antena de transmisiones y de dos subestaciones eléctricas, comenzaron a padecer cáncer al mismo tiempo.

Son datos para dar cuenta que la discusión y lucha en torno a los CEM es mundial, donde en España los luchadores han logrado cerrar subestaciones eléctricas.

Y como bien dijera Juan Carlos Paesani “la materia tiene naturaleza eléctrica, cada átomo de nuestro cuerpo tiene en su núcleo cargas positivas, neutras y cargas eléctricas, electrones. La mecánica cuántica que fue estructurada por Einsten y todos los que investigaron, establece que nosotros tenemos naturaleza eléctrica y magnética, entonces ¿dónde está la imbecilidad humana, porque otra cosa no me cabe decir, que si estamos interaccionando con campos electromagnéticos muy fuertes, como lo son las líneas de 132.000 voltios o las subestaciones de transformación, no vamos a ser afectados?”.

Este Segundo Encuentro Nacional es histórico para Argentina, al igual que lo es el estudio epidemiológico a cargo de Leda Gianuzzi y al igual que el Primer Encuentro Nacional realizado en Córdoba el 15 de septiembre de 2012, que dio nacimiento al Proyecto de una Ley Sanitaria que regule los CEM de subestaciones y sus cableados de media y alta tensión, a concientizar sobre la necesidad de que exista una ley de Presupuestos Mínimos destinado a regular los campos electromagnéticos que generan los sistemas de transporte y transformación eléctrica.

Es histórico, pero como ataca intereses económicos, no se ve. Sólo dos medios de comunicación han estado en ese Encuentro Nacional: Agencia de noticias de comunicación popular y comunitaria (Ancap) y La Olla tv. Medios de comunicación alternativa, que cubrimos las luchas de los pueblos, pero no poseemos la capacidad de llegar a cada casa y poner como tema de agenda, en este caso, el debate sobre este flagelo invisible que son los campos electromagnéticos y la denuncia de cada barrio en cada rincón del país.

A Luciano Arruga tampoco lo veían. Tenemos que repreguntarnos ¿qué es el Estado? ¿A favor de quién juega? ¿Un empresario es intocable? ¿Si se demuestra que los CEM son inocuos, Estado y empresas deben indemnizar a los actuales y futuros afectados? ¿El Poder Judicial y el Policial defienden los intereses de los trabajadores y oprimidos? ¿Qué estrategias de lucha implementar? Preguntas que competen a los pobres y clase media en todas las demandas y en ésta contra los CEM, ya que son aquellas estructuras de poder las que sostienen con su imposición, negación y hostigamiento una forma energética que genera millones de dólares de ganancia pisoteando cada día la vida de la población.

Noemil.ancap@gmail.com

Si te interesa la nota también podés leer: Los CEM y la Subestación Sobral: https://noticiasancap.wordpress.com/2014/10/14/cronica-de-muertes-anunciadas/

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s