LAS REVISTAS CULTURALES EN ESTADO CRÍTICO

Las publicaciones gráficas orientadas a la comunicación popular y alternativa han sufrido una preocupante reducción. Según un informe publicado por la Asociación de Revistas Culturales, Independientes y Autogestionadas (AreCIA) en 2015 al menos 130 puestos de trabajos han desaparecido producto del cierre de publicaciones ante la falta de una ley que promueva al sector que se ve afectado por el aumento del precio del papel, la reducción de pautas y las limitaciones en la distribución. Hablamos entonces de la desaparición de una gran cantidad de voces. Por Juan Alberto Perez

20130513171141_revistas_culturalesAReCIA es una red integrada por diferentes publicaciones gráficas, tanto impresas como web, que tienen la particularidad de no pertenecer a conglomerados o grupos económicos poderosos, sino más bien, son fruto de la autogestión y la independencia económica. Por tal motivo, sus discursos se presentan alternativos y críticos en un entorno de medios de comunicación preocupados por la repetición y o el debate de temas instalados desde las altas esferas del poder. Así es que, por esos motivos muchas de ellas no poseen un padrinazgo ni el beneplácito de las facilidades económicas que un medio de comunicación necesita para poder subsistir. Los insumos para la producción de los envíos son lo más costoso para llevar adelante el proyecto. En este sentido, el mercado de la producción de papel esta monopolizado por una empresa que es controlada por el principal grupo mediático del país (Grupo Clarín) en sociedad con el diario de mayor tradición y altamente clasista como La Nación. Es por eso que son estos “monstruos” quienes determinan el precio del insumo fundamental imponiendo así condiciones inalcanzables para los medios pequeños. A su vez, el mismo grupo Clarín controla muchas de las bocas de expendios y las empresas distribuidoras de las publicaciones, usufructuando así la potestad de poner altos márgenes de regalías por la distribución en kioskos de diarios, por lo que se achica el margen para hacer masiva la llegada de los ejemplares.

Según el censo anual sobre el estado de situación de las publicaciones independientes que realizó AreCIA sobre el universo de las 178 publicaciones censadas el 49% están nucleadas en la Ciudad de Buenos Aires, mientras que en la zona central del país (interior de BsAs, Córdoba, Entre Rios y Santa Fe) se emplazan el 17% y en GBA el 15%. Lo que demuestra un gran centralismo en la capital de la producción gráfica y la poca promoción hacia el interior del país. Esto también limita la posibilidad de la repartición de pauta publicitaria porque casi todas compiten por el mismo público.

Cabe destacar que 70% de las publicaciones están enmarcadas bajo el régimen fiscal de monotributistas o autónomos, sin embargo casi el 20% son cooperativas y asociaciones civiles. Además, del total de las publicaciones el 74% utilizan el papel para la realización de la tirada. Cabe destacar en esta cuestión que el promedio de la tirada ha descendido de 3013 ejemplares en 2014 a 2880 en 2015. Y esto se debe al hecho de que hubo un aumento de precio en el valor del papel, que hasta octubre de 2015 significaba un 23% según cifras de INDEC, y por lo tanto al aumento en el precio del ejemplar. También, es importante destacar que el 79% de los medios del sector tienen publicidad, aunque la gestión mayoritariamente deben realizarla los mismos integrantes del grupo de trabajo, no así las agencias de publicidades o los famosos “bolseros”. Tampoco existe un apoyo estatal fuerte para la preservación de este espacio de comunicación popular, ya que en 2015 sólo el 17% de los medios recibió pauta oficial y ahora en 2016 ninguno obtuvo ese beneficio.

botella-600x412

Desde la creación de AReCIA se está impulsando un proyecto de ley de fomento para las revistas culturales cuyos ejes son la existencia de políticas públicas para fortalecer el sector de la comunicación cultural y autogestiva. Como fomentos, protecciones y apoyos. Además, un tratamiento impositivo mas justo para el sector, sustento económico por parte del Estado, el acceso prioritario a licitaciones y concursos, y el acercamiento de los mecanismos e difusión y circulación estatales a través de sus instituciones. Y por supuesto, la producción de la información fundamentalmente más social y democrática. Cabe destacar que las revistas culturales independiente aportan al sector gráfico del país 3,5 millones de pesos mensuales para pequeñas y medianas imprentas. También, el sector posee una tirada mensual de 269 mil ejemplares y 1,2 millones de lectores de revistas impresas. Por lo que un hostigamiento a los pequeños proyectos comunicacionales y la falta de presencia de un Estado que garantice la difusión de diferentes voces irá haciendo desaparecer a todo un sector fundamental en la proliferación de información e ideas, y por lo tanto se cercenará la democracia en Argentina.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s