“A LEGUIZAMON LO VAMOS A CONDENAR”

Entrevista a Érica Ávalos, sobrina de Darío, trabajador de la construcción asesinado por una patota sindical en marzo de 2014. Un repaso sobre los hechos, los responsables, la importancia de la comisión de amigos y familiares, y los resultados del primer juicio, recientemente finalizado. Por Diego Ferraro.

Inquebrantable. Así se oye la voz de Érica Avalos. Habla, acusa con fundamentos y pruebas, relata, cuenta; todo con absoluta seguridad y la meta de poner un manto de justicia aunque le hayan arrancado a su tío de la cotidianidad de la familia.

Darío Avalos era trabajador de la construcción, estaba afiliado a la UOCRA (Unión Obrera de la Construcción de la República Argentina) y era delegado de obra de la misma en Lomas de Zamora. Pero algo cambió a principios de 2014: “El secretario general de UOCRA Lomas de Zamora en ese entonces era Walter Leguizamón. Les empezó a pedir a los delegados de obra que apretaran a los empresarios para sacarles plata y dejarlos trabajar, de lo contrario le ‘paraban la obra’. Esto era amenazándolos a fuerza de armas o en patota. A los delegados que se negaban a llevar adelante este procedimiento, los despedían por orden de Walter Leguizamón. Mi tío Darío fue uno de los que se negó y fue despedido en Febrero de 2014, obligados a renunciar él y otros compañeros”, cuenta Érica con una mezcla de tristeza y orgullo por no haber caído su tío en este accionar mafioso.

Darío Avalos no se quedó de brazos cruzados. Junto a otros compañeros despedidos en circunstancias similares, comenzaron a rondar las obras en construcción de la zona donde sabían que había empleo en busca de trabajo. Después de todo, no tenían nada que esconder y ni siquiera habían sido despojados de su trabajo con justa causa.

Pero un día, las cosas fueron distintas a las ocasiones anteriores en las que permanecían a las puertas de una obra. Érica nos cuenta que “el junto a otros compañeros estaban yendo a diario a las puertas de la empresa ESUCO en Villa Fiorito (Lomas de Zamora), porque sabían que había una obra nueva y había trabajo. Pero el 11 de marzo de 2014, mientras estaban haciendo mate cocido para todos, desde adentro de la empresa empiezan las agresiones a gomerazos; en ese momento se gritan cosas entre quiénes estaban adentro de la empresa y quiénes estaban en la puerta. Al mirar hacia puente La Noria ven que viene un grupo de más de 100 personas armadas con fierros, armas, varillas, gomeras, piedras…salieron corriendo hacia el lado opuesto, hacia Lanús, pero se encuentraron que desde adentro de la misma empresa ya los estaban esperando armados. Estaban prácticamente rodeados, y en el tumulto de la corrida y los disparos que provenían desde dentro de la empresa, mi tío Darío Avalos recibe un balazo en la espalda; además Marcelo Fernández recibió un tiro en un glúteo, Alcides Nogueira y su hijo fueron alcanzados por la patota y recibieron un paliza increíble. Tal fue la desesperación de ambos que se arrojaron al Riachuelo sólo para que dejen de golpearlos”.

13726788_1041323495955640_3850769493957194699_nNo parece un escenario casual, sino que el accionar parece absolutamente montado y premeditado, y las acusaciones de la entrevistada van más allá de la patota sindical: “Hubo complicidad en la empresa para dejar entrar gente que no trabajaba allí. Era la patota y delegados de Leguizamón; los dejaron entrar a las 5 de la mañana para esperar que el grupo de trabajadores llegara a las puertas de la empresa y pusieran en acción el plan. También hubo complicidad policial; había dos patrulleros en la puerta de ESUCO, con lo cual denunciamos además que se trató de una zona liberada. La patota volvió a la empresa y en la puerta de la misma hasta quemaron un auto frente a sus propios ojos; y hasta movieron los patrulleros para que los agresores sacaran los autos en los que habían llegado hasta el lugar”.

Darío Avalos fue milagrosamente la única víctima fatal de un ataque feroz, pero la cadena de acusaciones tiene aún más eslabones. “Walter Leguizamón responde directamente a Gerardo Martínez, Secretario General de la UOCRA. Con su complicidad, Leguizamón fue re ubicado en Tucumán, para que no fuera investigado y para sacarlo del centro de la escena. Descubrimos de casualidad que estaba en Tucumán, por internet…lo vimos en un medio teniendo la moral de hablar de los derechos de los trabajadores, impunemente, como si nada hubiera pasado. Una vez que conseguimos su orden de detención (hace ya más de una año) se fugó y al día de hoy no dieron con su paradero; no nos extraña que el proceder de la UOCRA sea así mientras esté al mando Gerardo Martínez: un genocida, buchón del regimiento 601 durante la última dictadura militar, que mandó a matar a decenas de trabajadores de la construcción durante aquel período”, dispara sin siquiera dudar Érica.

La UOCRA puso a disposición de la familia de Avalos a sus abogados, pero cuando se estaba por cumplir un año del crimen, la causa no avanzaba. Fue así que nació la Comisión de Amigos y Familiares de Darío Avalos: “la comisión la creamos cuando conocimos a la gente del SITRAIC (Sindicato de Trabajadores de la Industria de la Construcción), que su Secretario General es Víctor Grossi; ellos nos presentaron a quién es hoy nuestra abogada, Claudia Ferrero, que pertenece a la Asociación de Profesionales en Lucha (APEL), y con su asesoría más la participación de algunas organizaciones políticas y sociales (Partido Obrero, movimientos de lucha contra la impunidad, etc.) creamos la comisión. Como primeras acciones hicimos una marcha de antorchas al centro de Lomas de Zamora (https://noticiasancap.org/2015/03/25/masiva-marcha-en-pedido-de-justicia-por-dario-avalos/), luego una marcha a Tribunales, y producto de ello logramos que la causa no estuviera más cajoneada; salieron a la luz los vídeos del momento de la agresión y el avance de la causa fue imposible de parar”.

13692663_1041323919288931_5639628370399193201_n 13680662_1041323875955602_7134146600250303195_n

La creación de la Comisión y su proceso de lucha también trajo sus problemas: “Nosotros vivimos en Quilmes. A mi papá ya le rompieron el auto dos veces, nos amenazan seguido…cuando se cumplió el primer aniversario de la muerte de mi tío fuimos en familia al cementerio, y a la salida nos apedrearon. Sólo nos hacen más fuertes” cuenta Érica, con llamativa tranquilidad y fortaleza.

Algunos atisbos de justicia comienzan a surgir de este tortuoso camino. Luego de tanta movilización, tanto visitar los tribunales de Lomas de Zamora, tantas pruebas aportadas a la causa para que no quede dormida en un cajón como tantas otras, este año se llegó al primero de los juicios por el crimen: “El lunes 27 de junio comenzaron y el 1 de Julio se leyeron los veredictos. Había seis acusados sentados en el banquillo. Dos de ellos estuvieron tirando tiros desde adentro de la fábrica, y los otros cuatro formaban parte de la patota que venía corriendo desde Puente La Noria. Fue un juicio por jurado popular. Los primeros dos fueron sentenciados a prisión perpetua por homicidio agravado, mientras que a los otros cuatro los sentenciaron a 4 años y 6 meses de prisión por homicidio en agresión, siendo dos ellos hijos de Héctor Cabrera , hijos de quién era secretario adjunto”, relata con algo de alivio. “Para el segundo juicio están imputados Héctor Cabrera y a Jonathan Vega que es hermanastro de Walter Leguizamón”.

La entrevista va llegando a su fin, y pese a que no se puede expresar alegría en una situación de este calibre, al menos la familia de Darío Avalos siente algo de satisfacción por las primeras condenas en el caso, y por el futuro del mismo: Érica cierra la nota, con un mensaje de optimismo de cara al futuro de la causa, y con un mensaje claro al principal imputado y prófugo, Walter Leguizamón: “ya nos demostramos que podemos ir contra una patota jodida, que pudimos con la lucha lograr algunas condenas. Nos deja satisfechos ver cómo va perdiendo poder la burocracia sindical. Nuestro próximo objetivo es que encuentren a Walter Leguizamón. Si lo buscan, lo van a encontrar. Y si lo encuentran, lo vamos a condenar”. Nada más se podría agregar a tanta certeza y convencimiento.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s