LA EDUCACIÓN PÚBLICA DE LUTO

Se voto la ley que crea la UNIcaba. En realidad debería decir, 34 legisladores de “Vamos Juntos” (el PRO y sus secuaces) han votado el deceso gradual del sistema formador de la Ciudad. A pesar de tener las comunidades educativas de las 29 instituciones en contra y de no contar con el apoyo de ningún otro bloque de la legislatura, usaron su mayoría automática como verdugos impiadosos, sin ningún tipo de remordimiento, porque su negocio es más importante que nuestra profesión. Su negocio los trasciende a ellos inclusive. Tienen un signo pesos en lugar de un corazón.  

Por Mariano Quinterno para ANCAP

Es uno de los días más tristes en mi carrera docente porque la educación pública ha sido vulnerada y, al mismo tiempo, puesta en un lugar de mucha vulnerabilidad. Usarán todas las herramientas siniestras que introduce esta ley y, como un Gran Hermano versión neoliberal, nos observarán con su lupa empresarial para decidir dónde ir recortando hasta fagocitarnos o hacernos desaparecer.

Como todo día de luto, es un momento para hacer memoria. Porque los seres humanos tendemos a olvidar fácilmente. Pero creo que el sistema de Formación Docente deberá por siempre recordar no sólo a los legisladores que votaron su aniquilación, sino a todos aquellos actores educativos y organizaciones que – por acción u omisión – colaboraron con este proyecto y, seguramente, hoy festejan su triunfo. Coincido en que es una victoria para ellos que siempre odiaron visceralmente la educación pública, e inclusive dentro del sistema, hicieron todo lo posible para implosionarla. No los olvidaremos jamás. Sus nombres ya son sinónimo de Unicaba, traición y cobardía.

Sin embargo, creo que el luto es por hoy. No podemos permitirnos quedar abatidos. Esta batalla cultural y de defensa de nuestras instituciones recién comienza. Que mañana nos encuentre con mucha más energía para seguir peleando por lo que creemos: el derecho de toda persona a acceder a una educación gratuita, laica y de gran nivel académico. Mañana retomaremos la lucha contra la Unicaba, y quizás con más fuerza. Porque ahora, lo que era una amenaza no consumada, es una realidad. Mañana mantengamos los 29 institutos unidos para frenar este avance salvaje de un gobierno sin límites. Mañana, como hasta ahora, pongamos el cuerpo y el alma para decir con orgullo que somos trabajadores y estudiantes del sistema público de educación y que, sobre todas las cosas, defendemos los derechos de todos los miembros de nuestras comunidades.

Foto: Marcos Sierras

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: