Por Juan Alberto Pérez

Por fin le toca pagar el pato a Pato. Patricia Bullrich, que se pavoneó estos cuatro años a cargo del Ministerio de Seguridad de la Nación como una especie de Sheriff del lejano Oeste, como justiciera de los intereses del status quo, quedó imputada por desarrollar un plan criminal contra las comunidades mapuches. La que invitó a la ciudadanía a armarse, la que incentivó la defensa de los efectivos de las fuerzas represivas del estado que reprimieron, lastimaron y mataron. Hoy a Pato le toca que la investiguen porque la impunidad no dura para siempre.

La ministra que gustó de vestirse con ropa de camuflaje hoy se encuentra imputada, junto a otros popes de su ministerio, por haber encabezado un plan organizado para llevar un accionar ilegal contra las comunidades mapuches. Con Pablo Noceti, actual Secretario de Cooperación con los Poderes Constitucionales y ex Jefe de Gabinete del Ministerio de Seguridad de la Nación; Gonzalo Cané, ex Secretario de Cooperación con los Poderes Judiciales, Ministerios Públicos y Legislaturas del Ministerio de Seguridad, y ex Secretario de Cooperación con los Poderes Constitucionales hasta el 30 de abril de 2018; Y Gerardo Milman, ex Secretario de Seguridad Interior del Ministerio de Seguridad y actual titular de la Unidad de Coordinación General del Ministerio del Interior, según una denuncia presentada por APDH, se aprovecharon del aparato coercitivo estatal de manera ilegal con el fin de que estas comunidades no ejerzan su derecho a la protesta y el reclamo de sus tierras. Y de esta manera favorecer los negocios inmobiliarios.

Además, la investigación que encarará el Fiscal Federal Franco Picardi y la jueza Federal María Eugenia Capuchetti, deberá dilucidar si hubo una conducta criminal por parte de los funcionarios, quienes haciendo uso de sus deberes de funcionarios públicos incurrieron en una serie de delitos que comprendieron en un plan ilegal de represión que abarcó tareas prohibidas de inteligecia, el uso de coacción agravada, lesiones graves y abuso de autoridad seguida de muerte. Para decirlo en criollo se investiga los casos de lesiones graves, torturas físicas y psicológicas, maltrato a mujeres y ninños, destrucción de viviendas de las comunidades mapuches; además de ser el “nexo causal” de las muertes de Santiago Maldonado y Rafael Nahuel.

Acá estoy y acá me voy a quedar. Como ministra, como ciudadana de bien, defendiendo siempre la Verdad. Mintieron cuando dijeron que había habido desaparición forzada con Maldonado. Crearon un plan para sembrar odio y miedo en la gente. No habrá apriete que me pueda frenar” dijo Pato en una actitud tan soberbia como lo fue su gestión durante el macrismo. Insiste en la idea del “enemigo interno” creada para criminalizar a las comunidades originarias y así favorecer a los latifundistas que usurpan los territorios ancestrales. Continúa negando la necesaria participación de las fuerzas que ella controla en las muertes de Santiago Maldonado y Rafael Nahuel.

Los tiempos están cambiando y la justicia empieza a actuar en consecuencia. Sólo los funcionarios del macrismo creían que serían impunes a tanto mal realizado. La ministra en funciones sigue creyendo que su accionar represivo estuvo bien. Y la realidad es que su modo de proceder estuvo acorde a la política general de su gobierno.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: