LA PANDEMIA SILENCIADA

Scroll down to content

Por Iara Ferre para Ancap

Estos días de cuarentena que ya son 30. Todos estamos sometidos como ciudadanos para poder lograr aplanar la curva del COVID-19. Único tema tratan los medios masivos de comunicación. Programas televisivos y radiales enteros destinados a la recaudación de dinero, a la cantidad de muertos y de infectados, incluso “especialistas” enseñando como realizar las compras, como desinfectamos las verduras. Parecería una suerte de mundo ideal en cuanto a la solidaridad y la lucha contra un mal que mata, que es despiadado, que se contagia muy fácilmente, y que por sobre todas las cosas no lo matamos jamás ¿Qué diferencias hay entre este virus importado y el machismo?

El macho nos mata, y lo viene haciendo aun despiadadamente en cuarentena, porque no hay nada mejor que tener  a la mujer encerrada, sin permisos de salir y controlada 24 horas al día. Los casos de violencia de género, y asesinatos siguen sucediendo. En lo que va del año ya son más de 90 las mujeres que fueron asesinadas por el macho y en los primeros 27 días de cuarentena fueron 21 los casos. Desde el inicio del aislamiento se incrementó el número de llamadas desesperadas de esas mujeres que están encuarentenadas con su agresor. Según el observatorio “Ahora que sin nos ven” muere una de nosotras cada 32 horas ¿cuántas mujeres más debemos morir para ser noticia?, ¿para ocupar primera plana 27 días seguidos? ¿y para declararlo pandemia?. Para que todos juntos seamos solidarios y de una vez derribar este sistema patriarcal que solo piensa en que hizo la mujer para terminar muerta, ¿acaso son pocas las muertes?, ¿no se contagia el machismo?

El machismo que ha sido pasado por generaciones enteras, que antes era permitido en programas, series, películas, canciones, y un sinfín de expresiones, ese mismo que en la época de nuestras abuelas hacia que se callen todas para seguir siendo una familia unida y normal, porque se debían al hombre, al matrimonio, a la familia y al que dirán, ¿ese machismo de antaño, no es el mismo que el actual? El que hoy deja cada vez más niñas y niños sin madres, niños que crecen con modelos de violencia y niñas con poca autoestima.

Muchos  nombres vienen a mi memoria de mujeres, niñas, y siempre el mismo argumento, “una perimetral no cumplida”, “una denuncia no escuchada”, “están solas”,” tienen miedo”, “nadie las cuido”, “él juro matarla”, etc., en todos los casos, siempre esto se repite. Entonces aun sabiendo cómo terminan todos estos relatos, lo único que nos da el sistema es un número de emergencia y una denuncia policial. Un simple papel que se supone ser nuestro resguardo, resguardo ante esta  pandemia que no deja de matar mujeres en el mundo,

El machismo no distingue clase social, estudios académicos, edad, ni parentesco, es un asesino viral en una sociedad sorda que no hace eco ante los gritos de auxilio de tantas mujeres desamparadas y solas.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: