“LA PANDEMIA TRAJO LA VISIBILIZACIÓN DE CUESTIONES QUE VIENEN DESDE HACE MUCHOS AÑOS”

Por Juan Alberto Pérez

La explosión de casos positivos de Coronavirus en el barrio Villa Azul expuso las vulnerabilidades que tienen los barrios populares del conurbano. La particularidad del aislamiento de un barrio completo, como es el caso de Azul, prende las alarmas en todos los barrios populares del Gran Buenos Aires. Mucho más a Villa Itatí, en la localidad de Quilmes, que se encuentra separada de Azul por tan solo una calle. El fantasma del virus y la faltantes estructurales son los temores más fundados que persiguen a les habitantes de Itatí.

<!–more–>

Ancap dialogó con Mercedes Ferreira, referenta del Equipo de Trabajo e Investigación Social (ETIS). Una organización que tiene 21 años en el barrio y trabaja en el desarrollo de programas socio educativos para encontrar respuestas a la exclusión social. Realizan un trabajo comunitario en Villa Itatí, por lo cual se encuentran en el frente de batalla ante la embestida de la pandemia.

Este jueves inició el plan Detectar en Itatí para el testeo ante posibles positivos. Este plan, que en otros barrios, como en la 21-24 o la 31, sufrió la falta de organización del gobierno de Larreta, en Itatí lo lleva adelante el gobierno provincial en conjunto con el municipio de Quilmes. Por este motivo, las organizaciones sociales del barrio, que son quienes mejor conocen las calles y cuentan con la confianza y el apoyo de los vecinos y vecinas, le exigen al municipio formar parte del programa “Cuidarnos y Detectar”, y salir en conjunto para poder llegar a todos los rincones del barrio. Para de esta forma “aseguramos de que a todos los vecinos les llegue toda la información, y en el caso de que tengan síntomas poder alentarlos a que se hagan el testeo” manifiesta Mercedes.

Un debate que se puso en el tapete desde la aparición del COVID-19 en nuestro país es lo que dejó de manifiesto la pandemia en cuanto a fallas estructurales en los sectores más vulnerables de la sociedad. En el caso de Villa Itatí, como así en muchos barrios populares del país, según cuenta Mercedes Ferreira “Lo que trajo la pandemia es la visibilización de cuestiones qué vienen desde hace muchos años. Hay sectores que no están con agua, eso es una problemática muy grande y es de siempre, pero frente a esta pandemia, sobre todo, entendiendo que es muy necesario lavarse las manos todo el tiempo, es peor”. La faltante del agua es una constante en los barrios populares. Una moneda corriente que se repite en cada caso que uno observa. Sin embargo, nunca queda de manifiesto quien tiene la responsabilidad de garantizar este servicio esencial. En los barrios populares deCABA la justicia ordenó al gobierno porteño asegurar el suministro. Pero ¿Qué pasa en Itatí? “El que tiene que dar respuestas es Aysa, claramente. De todas maneras, desde el año pasado lo que si estuvieron haciendo en Itatí es poner canillas comunitarias, que trajo OPISU (Organismo Provincial de Integración Social y Urbana), de la gestión anterior” afirma Mercedes, aunque inmediatamente aclara “Nosotros, las organizaciones, no estamos de acuerdo con que se haga, porque estamos hablando de canillas comunitarias, de canillas en ciertos lugares donde la gente tiene que ir con su tacho o bidones a buscar agua. O sea, sigue siendo poco higiénico y es muy incómodo para las familias. Sin embargo, la gestión anterior comenzó esta obra y este gobierno ahora la está terminando, por lo tanto, se está trabajando con esto. Entonces hoy por hoy, y en vistas a la pandemia, podemos decir que por lo menos están estas canillas comunitarias para los sectores que no tienen agua”. Y esta es la problemática que subyace en el fondo de las políticas públicas que realizaron las gestiones anteriores y que las actuales continúan. Para las pobres canillas comunitarias antes que brindar el acceso al agua potable para cada casa como tiene el resto de la sociedad. De este modo se hace muy difícil poder combatir al virus y cualquier desigualdad.

Otra de las problemáticas que plantea Mercedes que desnudó la pandemia es la cuestión laboral. La informalidad que existe en materia laboral queda muy expuesta y la situación de aislamiento preventivo impide que las personas puedan generar los pocos pesos que pueden para tener un plato de comida. Si vamos a los números, cerca de 8 millones de personas se anotaron para recibir el Ingreso Familiar de Emergencia (IFE) al no tener otro medio de subsistencia. “Muchos de nuestros vecinos y vecinas no pueden salir a trabajar en este contexto” aclara Mercedes

Hasta este jueves la situación epidemiológica de Itatí es muy distinta a la de Villa Azul. Son sólo 7 los casos confirmados y hay 57 sospechosos. En el caso del barrio Villa Azul son cerca de 200 casos ya confirmados como positivos. Sin embargo, el miedo a que suceda lo mismo está latente en cada familia. “Los vecinos y las vecinas obvio tenemos miedo de que esto suceda, sin embargo, consideramos que no es lo mismo porque Villa Azul es mucho más chica que Villa Itatí, y además, acá no se estaría dando la misma situación epidemiológica que se da allá. Nosotros somos 10000 familias viviendo acá en Itatí y hoy se dice que hay sólo 7 casos positivos, por lo tanto, sería un 8% de casos” remarca Mercedes. No obstante, la cercanía con el barrio Azul, sólo los separa el Acceso Sudeste, y el constante tránsito de un barrio al otro generaba un foco de peligro. “Obviamente que la migración era algo que nos preocupaba muchísimo. Pero a partir de lo que estuvo pasando el fin de semana, y de la decisión que tomó el gobierno de aislar, la verdad que no estamos ni nosotros cruzando a visitar a nuestros amigos o familiares en Azul ni viceversa” aclara Mercedes Ferreira.

Hay que destacar el nivel de organización que las organizaciones del barrio supieron generar para poder acompañar a sus vecines en este momento, lo que demuestra una vez más que son la primera red de contención en los barrios populares. En el caso de Itatí además de ETIS se destacan la Cooperativa de Cartoneros, las organizaciones salesianas de la iglesia, el Centro Comunitario Juanita Ríos, la Casita de la Cava, y un gran número de merenderos, organizaciones y ollas populares que nacieron en los últimos años del macrismo. Sobre esto Mercedes afirma que “las organizaciones sociales del barrio, a pesar de muchas diferencias, nos pudimos poner de acuerdo, juntarnos entre todas y hoy se puede decir que todas salimos por nuestra comunidad y por la salud de nuestra comunidad. Así que hay que destacar que lo pudimos hacer en entre todes”.

VILLA AZUL AISLADA POR LA PANDEMIA

Por Juliana Miceli

Fotos Gabriela Manzo

Desde el comienzo de la pandemia vecinos de los distintos barrios populares de la Ciudad de Buenos Aires, denunciaron sistemáticamente el abandono por parte de Estado. En el caso de la Villa 31 el grito de Ramona Medina hizo eco en todxs lo que se negaban a escuchar, tanto es así que frente a la inacción del gobierno de la Ciudad, el gobierno nacional tuvo que tomar medidas sobre la jurisdicción más rica del país.

<strong></strong>

“SI NO HAY MUERTOS ES PORQUE ESTUVIMOS BANCANDO TODO ESTO A PULMÓN”

Por Juan Alberto Pérez

La pandemia del COVID-19 está haciendo estragos en los barrios populares de la Ciudad de Buenos Aires. El maratónico aumento de las cifras de contagiados pone en evidencia la deficiencia de la gestión de Horacio Rodríguez Larreta. Con el Barrio 31 como epicentro del coronavirus, otros barrios de la Ciudad pelean a través de la organización de los vecinos para evitar el desastre.

<!–more–>

Según los datos oficiales de este jueves se tocó el récord de positivos en el país. 648 nuevos casos se sumaron en las últimas 24 horas y ya se registran 9931 positivos desde que inició el contagio. De los 648 casos 379 se detectaron en CABA. Así la ciudad ya porotea 4718 casos y 162 muertes.

Impulsado por los casos registrados en los barrios populares, ya suman 1877 casos, es el epicentro del virus en el país. El hacinamiento, la falta de agua, de cloacas y de servicios públicos, sumado a un desprecio manifiesto de los funcionarios gubernamentales, en diferentes barrios se viven situaciones que generan escalofrío de sólo pensarlas.

Los vecinos del barrio Villa 21-24 se encuentran denunciando la irresponsabilidad del gobierno de la Ciudad en la aplicación del plan Detectar para el testeo de posibles casos positivos, además, de denunciar que son arrojados en hospitales sin medidas, ni protocolos de aislamiento y distancia social. El barrio cuenta con 73 casos confirmados, y aunque no está cerca de los 1225 del Barrio 31, les vecines no quieren que las autoridades desatienden sus necesidades. ANCAP dialogó con Flavia Romero, referente de la Junta Vecinal de Villa 21-24 que informa sobre las denuncias y la situación del barrio.
Esta semana iniciaron los testeos masivos en Villa 21-24 en Barracas, y les vecines apuntaron contra los funcionarios de Larreta por el manejo de las personas. “Después de dos meses que venimos hablando con el gobierno de la Ciudad, que no nos dan respuestas, ni siquiera tienen un protocolo para los barrios populares” manifiesta Flavia y explica lo sucedido el lunes, en la primera jornada de testeos: “Los vecinos y vecinas una vez que se hacían el test tenían que esperar en una sala, enfrente del CEMAR, que sería en la Casa de la Cultura que hay acá en el barrio. Se hicieron los testeos al mediodía, y eran las 10 de la noche y seguían esperando el resultado en una silla, todos amontonados, con niños junto a casos positivos y estrechos. Después de las 10 de la noche los llevaron en un micro todos amontonados y los pasearon por todos los hospitales. Eran rebotados porque no había camas, y tampoco había un listado de quienes tenían que ser derivados. En consecuencia los terminaron llevando al Ramos Mejía” relata Flavia.

Desde las organizaciones difundieron un video en el que se ve a un grupo de mujeres reclamando por las condiciones en que eran atendidas dentro del Ramos Mejía. “Las vecinas denunciaron que hasta el otro día seguían estando en una situación deplorable. Hubo un abandono total del gobierno de la Ciudad hacia las vecinas del barrio. Lo que pasaron fue horrible. Volvieron a poner en el mismo lugar casos positivos con contactos estrechos. Había vecinos que estaba a la espera de saber si eran positivos o no, pero estaban con gente diagnosticada positiva” narra Flavia Romero.

Este calvario produjo que las organizaciones sociales que trabajan en el barrio se movilizarán para reclamar un trato adecuado para con la gente. “El día martes salimos a instalarnos en la sede de la Casa de la Cultura. Ahí también había otros 15 vecinos a la espera de que los empiecen a trasladar. Nos plantamos y les dijimos que de ahí no se iba a ir ningún vecino si no le aseguraban que irían a un lugar donde estén aislados, con sus hijos, y que estén en un espacio limpio, les den comida y todas las necesidades que un ser humano tiene. Pudimos lograr que a esos 15 vecinos los llevaran a un hotel en la calle Esmeralda al 527. Igualmente, para asegurarnos que los lleven al destino que prometieron algunos compañeros siguieron el micro con un auto hasta el hotel” explica la referente de la Junta Vecinal y reflexiona “Además de que estamos sufriendo con el virus tenemos que estar recibiendo este maltrato del gobierno de la Ciudad”.

Es que lo que subyace en el reclamo son las diferencias en los tratos que tienen desde el gobierno para con personas que viven en los lugares acomodados de la ciudad, o aquellos que volvieron del exterior, con las personas que habitan los barrios populares. “Nosotros somos seres humanos. Nos merecemos los mismos derechos que las personas que viven en Recoleta, que los que tienen plata. A ellos si se los llevan en ambulancia, los llevan a un hotel y con todos los privilegios. Sabemos el odio que le tiene a los pobres el gobierno de la Ciudad. Por eso le decimos que se hagan cargo de la situación. Si hoy no hay muertos en la Villa 21-24 es porque las organizaciones estuvimos bancando todo esto a pulmón, porque si fuera por el gobierno no les importa nada lo que nos pasa a nosotros” manifestó Flavia.

Lo que vive el Barrio 31 desde que se detectó el primer caso de coronavirus es una catástrofe provocada por la inacción estatal. Con los últimos datos que hablan de 1225 casos es el centro de la pandemia en los barrios populares. Por eso les vecines de la 21 pelean para no sufrir el mismo destino. “Tuvimos que luchar para que se hagan los testeos masivos acá porque no querían hacerlos. No queríamos que pase lo que pasó en la 31” expresó Romero.
La cuestión de las necesidades básicas insatisfechas en los barrios es una constante que ningún gobierno resuelve. Actualmente el acceso al agua se hace indispensable para higienizarse y así combatir al virus, pero en la Villa 21-24 se registran faltante de agua en las viviendas de muchos vecines. “¿Cómo hacemos para combatir el virus si no tenemos agua en varias manzanas? Los vecinos tienen que salir a otros lugares a conseguir un balde de agua para higienizarse. La verdad que estamos padeciendo esta situación hace mucho tiempo. Ahora te hacen la propaganda desde el gobierno de la Ciudad, pero ¿Cómo lo combatimos al virus acá?” expresa Flavia Romero y continúa su explicación “Parecería que es a propósito. En varias manzanas no tenemos agua, y lo venimos sufriendo hace mucho tiempo este problema. Tanto eso como la luz, las cloacas. Por eso salimos a denunciar, por eso salimos a las calles a luchar, porque si no hacemos eso nos tienen re abandonados. La lucha es en la calle para que el gobierno vea que nosotros existimos. Porque para el gobierno no existimos. Por eso tenemos que salir a luchar”

Otra gran problemática que se vive en la Ciudad es el dengue. Los casos aumentan exponencialmente. Al 12 de mayo, último dato oficial, había 1578 casos en la Ciudad, con 438 el barrio 21-24 es el más afectado. Por eso cobra importancia la denuncia de les vecines del barrio ante la falta de fumigaciones. “Las fumigaciones en las calles las estamos haciendo nosotros a pulmón, no la está haciendo el gobierno. Tuvimos que salir a fumigar los pasillos y las calles. Hay muchos casos de dengue. Es una gran problemática que tenemos. El gobierno dejó de hacer fumigaciones y descacharreros poniendo de excusa la pandemia. Pero la realidad es que el dengue sigue avanzando acá en el barrio, no se terminó eso” marca Flavia Romero.

El reclamo es claro y preciso: “Que el gobierno se haga cargo de la realidad. Que baje los insumos, que trabaje como tiene que trabajar acá en el barrio. Nosotros somos los más necesitados, los más humildes y el gobierno se olvida de nosotros” cierra Flavia Romero de la Junta Vecinal de Villa 21-24.

“LA LEY DE ACCESO A LA TIERRA ES EL PILAR DE NUESTRA LUCHA”

Por Federico Paterno

Desde el mes de marzo la Unión de Trabajadores de la Tierra (UTT) realizó donaciones a organizaciones populares y comedores de los barrios mas postergados del conurbano bonaerense y la ciudad de Bs As. Ya son más de 70 mil kilos de verduras que entregaron. Tienen actualmente a su cargo el mercado central de frutas y verduras más grande del país, donde muestran una política estructural para que los precios no aumenten de manera constante y se garantice los productos de la canasta básica a precios accesibles. Trabajan de manera colectiva la tierra con los proyectos de colonias agroecológicas y advierten que es esencial una ley de acceso a la tierra para fortalecer el sector.
Sigue leyendo «“LA LEY DE ACCESO A LA TIERRA ES EL PILAR DE NUESTRA LUCHA”»

HUELGA DE HAMBRE EN LA UNIDAD 17: “EL MAYOR PROBLEMA ES QUE NO TENEMOS LA ATENCIÓN MÉDICA ADECUADA”

Por Federico Paterno

Las cárceles bonaerenses tienen un desabastecimiento de insumos sanitarios frente a la pandemia. La unidad 17 de la localidad bonaerense de Urdampilleta, en la ruta 65 partido de Bolívar, tiene a 37 personas en huelga de hambre de modo pacífico. Mediante un comunicado, los detenidos advirtieron que no hay mesa de diálogo, para poder tener una respuesta ante las demandas que requieren frente al virus Covid-19 y su propagación en el penal. Esperan ir por la vía pacífica, poder explicar lo que viven ahí dentro, y no terminar como ocurrió en Florencio Varela y Devoto, con muerte y represión.
Sigue leyendo «HUELGA DE HAMBRE EN LA UNIDAD 17: “EL MAYOR PROBLEMA ES QUE NO TENEMOS LA ATENCIÓN MÉDICA ADECUADA”»

ESPACIO HAY, ¿Y VOLUNTAD?

*Por Juliana Miceli y Clara Montenegro

Imágenes Lilian Andrade, vecina de Villa 31, fotógrafa de La Poderosa

La situación de los barrios populares de la Ciudad de Buenos Aires, en el contexto de pandemia global, cada día se vuelve más crítica. La Villa 1-11-14 contabiliza cinco muertes y ya son 249 los casos confirmados- de COVID-19, de los cuales 151 pertenecen a la Villa 31 que el sábado confirmó su primer fallecimiento. Hasta el momento no se brindaron soluciones habitacionales para prever posibles contagios de personas mayores y grupos de riesgo que son los más expuestos a contraer el virus. ¿El distrito más rico del país no cuenta con espacios posibles para esto o lo que falta es voluntad política?

<strong></strong>

BARILOCHE: BRUTAL AGRESIÓN A COMUNIDAD MAPUCHE BUENULEO

Por Federico Paterno

Foto de tapa Créditos Wall Kintun Tv

El miércoles 29 de abril cerca de las 11 hs, en la ciudad de Bariloche, una patota bajo las órdenes de Emilio Friedrich y Victor Sánchez, empresarios inmobiliarios de la zona, ingresaron a la comunidad Mapuche Buenuleo en el Cerro Ventana, hicieron destrozos y golpearon salvajemente a integrantes de la Lof. Esta agresión premeditada fue bajo la vista de su letrada Laura Zanoni, abogada de ellos dos, y ex Presidenta del Instituto de Tierras municipal de Bariloche. Hubo cuatro detenidos por este hecho. Hoy están todos libres por orden del juez Ricardo Calcagno y la comunidad se encuentra sin custodia policial.
Sigue leyendo «BARILOCHE: BRUTAL AGRESIÓN A COMUNIDAD MAPUCHE BUENULEO»

VOTÁ A LARRETA, VOTÁ LA INACCIÓN

*Por Juliana Miceli y Clara Montenegro
Imágenes Lilian Andrade, vecina de Villa 31, fotógrafa de La Poderosa

El COVID-19 llegó a los barrios populares, un foco de alto riesgo por sus condiciones de hacinamiento y escasez de servicios básicos que podrían, aunque sea, reducir el nivel de contagio que está avanzando con una celeridad importante. Un virus que llegó para resaltar la cruel desigualdad que viven los sectores más empobrecidos. Son 124 los casos confirmados en las villas porteñas, sólo 57 son los que ennumera la Villa 31 y este número crecerá exponencialmente si el Gobierno de la Ciudad no garantiza los medios necesarios para poder cumplir con las medidas de prevención dictadas por la Organización Mundial de la Salud, las que el Ministerio de la Salud adoptó: lavarse las manos frecuentemente, ventilar los ambientes, permanecer en los domicilios y reducir el contacto físico con otras personas. Por el momento el Gobierno de la Ciudad no cedió ningún espacio para que quienes se ven afectados puedan cumplir con el aislamiento pese que al Hotel Bauen ofreció 100 camas para alojar personas pertenecientes a grupos de riesgo.

Sigue leyendo «VOTÁ A LARRETA, VOTÁ LA INACCIÓN»

LOS MOVIMIENTOS SOCIALES Y UN MISMO RECLAMO

Por Federico Paterno

Foto de tapa FOL

La situación de los barrios populares frente a la pandemia en las villas de Capital Federal y el Conurbano están en estado de emergencia. No existen protocolos claros para actuar, no hay responsabilidad del Estado para enfrentar el virus donde los más necesitados no sólo sufren el impacto de la crisis económica, sino que sufren la discriminación de no recibir la ayuda estatal que debieran tener contra el Covid-19. Los comedores de las barriadas subieron, en algunos casos, hasta en un 100% en sus demandas. ¿Qué medidas se deben tomar? ¿Cuál es el principal problema que hoy viven las organizaciones populares? Para poder entender esto, ANCAP habló con integrantes del Frente de Organizaciones en Lucha (FOL), Frente Popular Darío Santillán y el Movimiento de Trabajadores Desocupados Aníbal Verón (MTD). Muchos de los medios de comunicación eligen hoy sólo mostrar placas rojas con muertos e infectados, y se olvidan de las historias de quienes más precisan la asistencia del estado y políticas sanitarias urgentes.
Sigue leyendo «LOS MOVIMIENTOS SOCIALES Y UN MISMO RECLAMO»