UN GRAN REMEDIO PARA UN GRAN MAL

Por Federico Paterno

En la provincia de Catamarca, la megaminería y sus proyectos extractivos se instalaron desde la década del 90 hasta la actualidad. Dentro de los más conocidos figura Bajo La Alumbrera en el departamento de Belén, a unos 150 km. al Noroeste de la ciudad de Andalgalá. Fenix y Galaxy, son otros emprendimientos mineros que se encargan entre otras cosas de extraer 650 mil litros de agua por hora. Ante el avance megaminero en la provincia también se constituyó la organización popular, como lo hacen en Pucará Pueblos Catamarqueños y Autodeterminación. Con la firme decisión de poner un límite al avance contra el medio ambiente. Lanzaron una campaña que reclama la derogación del Gobierno Nacional y Provincial, del decreto que señala a la actividad minera como esencial para la población. Sólo en dos días lograron juntar más de 500 firmas. “El proyecto Agua Rica, es muy fomentado por el Presidente Alberto Fernández, y su explotación sería para pagar la deuda externa, pero a cambio de hacer desaparecer un pueblo de 25000 personas y dejarnos sin agua a medio Catamarca”, afirmaron.

En octubre de 1994, bajo la gobernación de Arnoldo Castillo y la presidencia de Carlos Menem, se abrió las puertas de la provincia de Catamarca a la megaminería. En el mes de octubre de 1997, comienza el proceso extractivo en Andalgalá, ubicada a 240 km de San Fernando del Valle, con una población que supera las 17 mil personas. El arranque de Bajo La Alumbrera, significó que se explote por día, 340 toneladas de roca y se utilice, por minuto, 66 mil litros de agua. El Gobierno de Catamarca dio luz verde para que la minera pueda utilizar hasta 100 millones de litros de agua diaria. Desde el comienzo de este proceso extractivo y contaminante dejó como resultado 20 mil veces más de arsénico y 10 mil veces más de mercurio en el Rio Andalgalá. La Perla del Oeste catamarqueño como se la conoce a Andalgalá, a través de la organización de la asamblea El Algarrobo, logró que después de 20 años la Corte Suprema de la Nación, falle a favor de los vecinos y vecinas de la asamblea. La ordenanza lleva el número 029/16 y entre otras cosas, destaca la prohibición del uso de cianuro, mercurio y toda sustancia contaminante que afecte a la población.

LA MINERA COMO ACTIVIDAD ESENCIAL

En diálogo con dos de las mujeres que integran la Pucará Pueblos Catamarqueños y Autodeterminación, se refirieron de los diferentes puntos de debate que generan los emprendimientos mineros en la provincia. En el caso particular de la campaña que lanzaron hace pocos días comentaron: “Es para defender el agua, la salud, la tierra y la vida. Nace motivada a partir de la incomodidad que se vivencia en el territorio catamarqueño, cuando al volver a la fase uno, el Gobernador Jallil, sacó un decreto que exceptúa las actividades vinculadas a la minera de cumplir el aislamiento social, preventivo y obligatorio que debemos cumplir, la sociedad y muchas personas que realizan actividades que son esenciales para la vida”. La pregunta que debemos hacernos es si realmente es esencial una actividad como la extractiva en esta pandemia de Covid-19. Sobre esto expresaron un claro descontento desde la organización y advirtieron: “Los Gobiernos no responden a los pueblos y están respondiendo a las empresas, a las trasnacionales, a las empresas mineras, a las del agronegocio, y en este sentido lo que buscamos visibilizar desde Pucará, cual es el discurso que está escondido detrás de esta mirada de los Gobiernos Nacionales y  Provinciales de declarar la minería como actividad esencial”.

MINA

Se habla en las campañas del Gobierno Nacional y Provincial, del cuidado de la salud de la población, no obstante esto, se liberan actividades extractivas que afectan directamente a los habitantes de la provincia. “No sé liberan las economías regionales, las economías locales de las actividades vinculadas a la economía social y solidaria, a la economía feminista”, señalan desde Pucará. Por ejemplo, el trabajo campesino de pastoreo fue limitado, producto de la cuarentena. Entonces queda la pregunta hecha de ¿Qué es lo esencial? No dudan en respondernos que la minería no lo es, y sí sostienen, que para hablar de extractivismo minero, no se puede dejar de lado que destruyen el medio ambiente, contaminan y saquean territorios con comunidades indígenas dentro de los mismos. Para reflexionar sobre la actual situación nacional y mundial a partir de la pandemia, analizan que la salida ante nuevos hechos de enfermedades con este nivel de letalidad “la única forma de frenar todas estas emergencias sanitarias y económicas que suceden en todo el globo, es cambiar el modelo de producción y extracción, hay que migrar hacia otras formas de producir y reproducir la vida”. En Catamarca, la pandemia del covid-19 entró de la mano de la minería, según explicaron desde Pucará.  Esto es fruto de los trabajadores de la empresa transportista contratistas de las mineras de Antofagasta de la Sierra, fue allí donde se dio el primer caso y ahí comenzó todo un brote en cadena en la provincia.

MAPA

¿GENERA EMPLEO LA MINERÍA?

A nivel mundial cada 1 millón de dólares invertidos se crean entre 0,5 y 2 empleos. Por ejemplo, en el caso de las mineras Veladero y Bajo La Alumbrera se genera 1 empleo cada 1,2 millones de dólares invertidos. En varias ocasiones las grandes mineras y sus voceros plantean que se puede hacer megaminería autosustentable, sobre esto comentaron “es una de las grandes falacias del desarrollo, la minería no genera empleo, en términos de gran escala que transformen realmente las economías provinciales eso es un gran farsa y lo demuestran más de 30 años de megaminería en todo el país y lo demuestran a nivel latinoamericano, todos los relevamientos, todos los informes que han hecho, un montón de observatorios que están verificando y controlando los impactos de la minería y de los conflictos socioambientales. Actualmente en la provincia de Catamarca el empleo generado por las mineras no significa ni siquiera un 1 %, y para que la megaminería sea sustentable, debería ser una práctica que involucre un gasto al cual las mineras no están dispuestas a generar”. Y agregaron en línea a esto “Para que sean autosustentables, debería haber un cuidado del agua, de la tierra, que las mineras no están dispuestas a dar, porque justamente el beneficio de la ganancia de todo esto es el bajo costo”. Son varios ítems que se pueden informar para dar una alarma a la hora de pensar sobre el extractivismo minero, algunos de ellos son:

– Exclusión de la actividad económica tradicional.

– Contaminación de las zonas aledañas al emprendimiento minero.

– Militarización de los territorios.

– Conflictividad social.

– Violación de derechos humanos.

– Violación de derechos constitucionales.

– Aumento de enfermedades sociales.

¿Para qué se extraen esos minerales y a dónde van a parar, ¿cuál es el fin?, es una pregunta que las activistas ambientales nos plantean en la entrevista. Varios de los voceros de las grandes mineras y de los medios de comunicación que avalan estos proyectos señalan en cada nota que lo importante de la extracción por temas referidos a las fuentes de empleo, que ya vimos, es falso, y por otro lado vinculado a los recursos indispensables que generan. Ante esto desde la organización manifestaron: “es una falacia la idea de que la megaminería sólo provee los elementos domésticos que nosotros utilizamos en nuestras casas, es muy bajo el porcentaje de lo que se utilizan los minerales. La mayoría están destinados para industrias armamentísticas y la reserva económica monetaria de los grandes bancos mundiales. Las preguntas son ¿para qué es la minería? ¿Qué sostiene la minería? ¿A quién beneficia la minería? ¿La minería, es sustentable? ¿Es necesaria? Hoy para nuestra forma de vida, ¿podemos seguir viviendo así a costa de la destrucción? ¿Hasta cuándo?”. Muchas preguntas que aún hoy no tienen respuestas.

PROYECTOS EXTRACTIVOS EN CATAMARCA Y SUS CONSECUENCIAS

Tanto el Gobierno Provincial como las empresas mineras, están en la búsqueda de unificar los proyectos mineros de Bajo La Alumbrera y Agua Rica, las cuales viene resistiendo el pueblo de Andagalá desde hace más de una década. También se advierten el Proyecto Fénix en Antofagasta y el Galaxy para la extracción de Litio en Fiambalá. “Hoy estamos resistiendo para que el acueducto que quieren realizar, y que están construyendo en Antofagasta para extraer agua del Rio Los Patos, luego de haber secado la vera del Rio Trapiche, para seguir alimentando este proyecto que ya tiene más de 30 años, el proyecto de la minera del Altiplano. Hay una gran presión por parte de la empresa y del Gobierno Provincial, de fragmentar a las poblaciones y mientras tanto la comunidad de vecinos y vecinas de la Villa de Antofagasta en la Sierra, están resistiendo porque la extracción de agua que están proponiendo es desmedida”.

Enrique Viale, es un especialista en este tema, además de ser Presidente de la Asociación de Abogados Ambientalistas  Argentinos, en varias ocasiones sostuvo que: “La Alumbrera tiene autorizado el empleo de más de 86 millones de litros de agua por día, mucho más que el consumo total de la provincia y, a su vez, en materia eléctrica representa el 85% del consumo total de la energía de la provincia. En materia de explosivos, también los datos son espeluznantes: sólo en Pascua Lama, se arrojarán durante el proceso extractivo la Friolera de 493.500 toneladas, casi la mitad de los lanzados en la Segunda Guerra Mundial. Los tres principales proyectos mineros de nuestro país —La Alumbrera, Pascua Lama y Agua Rica— concentrarían un nivel de consumo energético (subsidiado) de 395 MW, lo que supera la producción de la Central Nuclear de Atucha (375 MW)”.

En Fiambalá, actualmente está el proyecto Tres Quebradas, para la extracción de Litio en Andalgalá y Belén. Esto recibió el rechazo de las asambleas ambientales que resisten este impacto. El proceso del extractivismo no sólo genera la contaminación y las enfermedades en los pueblos aledaños a dónde se lleve a cabo, sino que también produce un fuerte destierro de las poblaciones indígenas de las zonas afectadas. “Si uno ve el censo poblacional de los años 90 hasta el día de hoy, hay una migración forzada hacia las capitales. De los departamentos y de las grandes ciudades hacia las periferias, eso es porque se va fragmentando y rompiendo las formas de vida que se mantienen ancestralmente en esos territorios donde se instalan las mineras”.

EL JUEZ MINERO

Guillermo Cerda, advierten de Pucará, es el Magistrado, que dictamina todos sus fallos en una sola orientación, la que favorece a las mineras. “Entrega la tierra con comunidades adentro, eso es algo tristísimo y muy fuerte de ver cómo alguien firma para darle las tierras de todas las comunidades, y de a poco persisten en cansarte para que te vayas, son muchas presiones políticas, y además usan las fuerzas de seguridad, pero a la larga te van dejando sin agua, te van contaminando, muchas personas están muy enfermas, y se tienen que ir sí o sí, se van perdiendo los animales, se van perdiendo los cultivos, te dejan sin medios de subsistencia, y así de a poco te van despojando”.

Pucará Pueblos Catamarqueños y Autodeterminación, tiene un camino de lucha y resistencia por el ambiente, la vida  y los Derechos Humanos, que no caerá. La campaña contra la minería, como actividad esencial continúa, y también el saqueo megaminero con complicidad mediática. Es por esto lo elemental de la existencia de la organización, para entender que ocurre en Catamarca con la minería y el extractivismo.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s