NUEVA OFENSIVA DEL GOBIERNO DE FRANCISCO RATTO CONTRA SUS TRABAJADORES

Por Aldonza Lorenzo

Se abre un nuevo capítulo en la historia de lucha de les trabajadores municipales de San Antonio de Areco. Con motivo de los arbitrarios despidos que recientemente ha sufrido el Personal de Salud del Hospital Emilio Zerboni, empleadas y empleados de dicha institución han decidido llevar adelante una quita de colaboración y planifican, junto a trabajadores de otras áreas, un nuevo paro para el próximo lunes 3 de octubre.

 

Las medidas de fuerza se enmarcan en un conflicto de larga data en el que el gobierno municipal juega al desgaste de la organización proletaria y profundiza la precarización laboral de quienes llevan adelante las tareas más sensibles para la población local. Surgido en el mes de junio del corriente año, dicho conflicto tiene su raíz en la reapertura de paritarias del segundo semestre, cuando casi burlándose de la situación de sus trabajadores, ocasionada por la galopante inflación que desangra el poder adquisitivo, el Ejecutivo ofreció un miserable 20% de aumento, a pagar en 4 veces.

Tras una serie de huelgas, manifestaciones callejeras, acampes y otras demostraciones llevadas a cabo por el personal no jerárquico de múltiples dependencias estatales y encabezadas por enfermeras y camilleros del mentado Hospital; luego de la dilatoria Conciliación Obligatoria dictada por el Ministerio de Trabajo provincial, durante la cual el gobierno intensificó la persecución a trabajadores que osaron organizarse para reclamar y alcanza su cúspide de crueldad al dejar cesante a una enfermera (madre y único sostén de familia) y a un camillero que, por ley, hace años debería formar parte de la planta permanente del nosocomio, el pueblo se prepara para nuevas jornadas de lucha en defensa de sus derechos. Sobre estos sucesos dialogamos con un trabajador involucrado en la confrontación, cuyo nombre mantenemos en reserva para evitarle represalias gubernamentales, quien al respecto nos dice: «Efectivamente la lucha se había desinflado un poco. El municipio jugó a dilatar, haciendo ofertas y contraofertas que incluso eran marchas atrás en lo que se había hablado en reuniones anteriores. La lucha estuvo puesta, en éstas últimas semana, en la recuperación del Salario Mínimo Vital y Móvil ya que el municipio reconoció que no estaba ajustado a la ley, que estamos cobrando (las categorías mas bajas) al rededor de 4 ó 5 mil pesos menos de lo que deberíamos cobrar por mes. Inicialmente el municipio reconoció eso, pero en reuniones posteriores se desdecía y entonces se establecía un ida y vuelta que no conducía a nada mas que guardar las formas de una paritaria abierta pero inconducente y sin una oferta superadora […] entonces el gobierno jugó a dilatar el conflicto, jugó al desgaste.

«Paralelamente empezaron las sanciones a compañeros y compañeras. Mientras se dilataba la cuestión comenzaron los carpetazos, es decir comenzaron las sanciones contra compañeros que habían faltado y por distintos motivos no lograron justificar la usencia con certificados, les iniciaron expedientes y los sancionaron. Eso, en definitiva puede estar ajustado al Estatuto o a lo que marca el Convenio Colectivo de Trabajo, pero se hizo específicamente direccionado contra compañeros que participaron del paro. En simultáneo, trasladaron a otras áreas a compañeras que también habian acompañado las medidas de fuerza y en este contexto, en las últimas 48 horas, convocaron a una compañera enfermera que lleva 9 meses trabajando para el estado municipal, es decir que no pertenece a planta permanente, que tiene un hijo y es único sostén de hogar y, argumentando que no había cumplido con las expectativas la dejaron cesante sin previo aviso, obligándole a firmar el cese.

«El otro caso es el de un compañero que hace 4 años que trabaja para el municipio y no está en planta, cuando la ley dice que, por su antiguedad, debería estar. Al igual que a la compañera mencionada, lo convocaron y le obligaron a firmar el cese, aduciendo que no había cumplido las expectativas. Y hay un tercer compañero citado para el lunes que, aunque aún no tenemos la certeza, es probable que le pase lo mismo».

Ante tan inconstrastable exposición de los hechos que aquejan a este importante sector asalariado, inquirimos a nuestro interlocutor qué medidas piensan encarar les trabajadores ante el escarnio al que se les somete. En referencia e ello, nos anuncia: «En la asamblea convocada con motivo de los despidos, se resolvió el quite de colaboración del Personal de Salud en el hospital no bien fnalizada la reunión, y a partir del lunes, paro de toda la planta municipal para exigir la reincorporación de los compañeros. Esto, probablemente, reactive el conflicto y se ponga otra vez en el centro de la escena, no solamente la persecución a los que luchan y se organizan, sino tambien la necesidad de ir con esta lucha a fondo para conquistar no ya un salario digno aunque sí al menos un salario que supere la linea de indigencia».

Para finalizar le preguntamos sobre la actitud de los gremios que intervienen en esta disputa y refiere que «ATE se ha puesto en primera línea en defensa de los trabajadores, mientras que los otros sindicatos (UPCN y Sindicato de Trabajadores Municipales de San Antonio de Areco) aún no se han pronunciado».

Esta nueva ofensiva contra los derechos laborales es encarada por el gobierno de Francisco Ratto a horas de la victoria alcanzada por trabajadores del SUTNA, quienes pese a sufrir todo tipo de canalladas infligidas desde amplios sectotes del poder económico, político y mediático, no se aredraron y persistieron en sus convicciones hasta el triunfo de su causa.

Reflexione el Ejecutivo Municipal, no vaya a ser cosa de que el tiro le salga por la culata y les Asalariades Municipales de San Antonio de Areco copien el ejemplo de quienes se plantan contra las patronales despiadadas.

A %d blogueros les gusta esto: