LA ALTERNANCIA “DEMOCRÁTICA” CÓMO ENTRETENIMIENTO DE MASAS

Por Iván Fierro

El juego de la alternancia democrática en Argentina toma elementos del fútbol y del teatro.


La población asiste a él periódicamente con una pasmosa credulidad y una disfrazada pasividad de cordero frente al cuchillo, para canalizar en el ejercicio del voto, pasiones y energías que, puestas en acción con un objetivo creador, productivo e innovador, redundarían en las mejora sociales que se pretenden alcanzar depositando las esperanzas y las responsabilidades en aquelles a quienes se adoptan como jugadores u equipos predilectos o personajes favoritos.
Sigue leyendo «LA ALTERNANCIA “DEMOCRÁTICA” CÓMO ENTRETENIMIENTO DE MASAS»

PRIMER ENCUENTRO DE FÚTBOL Y ANTIFACISMO

Redacción e Imágenes Pi Chón

Una marea de colores y escudos de diferentes latitudes se percibe en el ambiente de la Cultura del Barrio en Villa Crespo, el intercambio de stikers y de experiencias entre diferentes facciones antifascistas es constante.
Esta noche se escribe historia y se unifican las fuerzas en esa patada que le esta pegando el gran Eric Cantona al Facho que esta en la tribuna, como muestra el flyer que invita a participar de este primer encuentro de Fútbol y Antifascismo.
Sigue leyendo «PRIMER ENCUENTRO DE FÚTBOL Y ANTIFACISMO»

RUSIA 2018: HABLAMOS DE FÚTBOL Y SEGUIMOS LUCHANDO

Por Juan Alberto Pérez

El fútbol es el deporte más popular en la faz de la tierra. Es un evento que atrae las miradas a lo largo y a lo ancho del globo terráqueo. Este deporte es una expresión cultural y de identidades como pocos. Pero también funciona como elemento alienante como ningún otro por parte de los poderes. Y la Copa del Mundo es la máxima expresión de esa ambigüedad. El mundial pone a flor de piel las pasiones del pueblo, pero también es utilizado para negocios y para distraer mientras los gobiernos toman medidas antipopulares. Por eso Rusia 2018 es foco de atención y tras sus primeros ocho partidos y con la primera actuación de la selección argentina hay mucha tela para cortar.

La copa arrancó el jueves con los locales enfrentándose a Arabia Saudita. Rusia llegaba a su mundial con muchas dudas, incluso por la continuidad de su DT, ya que los resultados previos eran malos. Las derrotas se sucedían y el funcionamiento no se encontraba. Sin embargo, el envíon anímico que representa el partido inaugural en casa, y con la atenta mirada de Vladimir Putin en las gradas, sumado a un rival de los más débiles que habrá en este mundial, hizo las cosas simples para los rusos que se llevaron un contundente 5 a 0 en su favor. Y es que los árabes dirigidos por el argentino Juan Antonio Pizzi arrancaron el encuentro intentando un buen trato de balón y dinámica, pero se diluyó muy rápido y sucumbió a la velocidad del contragolpe ruso que lo castigó en cinco oportunidades.

Ya con el puntapié inicial desarrollado el viernes le tocó el turno a Uruguay. Los charrúa presentan para esta cita un combinado mezcla de veteranos y juventud. El equipo del maestro Tabárez conserva la garra de la vieja guardia de los Godín, Suárez y Cavani; con la juventud fruto de un buen trabajo en juveniles. Las apariciones de Josema Giménez, Naitán Nández y Rodrigo Betancourt le dan un aire renovado a la celeste. Sin embargo, le tocó encontrarse con un viejo zorro como Héctor Súper que formó una selección egipcia que entusiasma. O entusiasmaba hasta que Sergio Ramos lesionó a su máxima figura, el delantero Mohamed Salah. Uruguay intentó desplegar un fútbol asociado y con tenencia de balón, muy lejos de su tradición de garra. Pero no pudo durante casi 90 minutos doblegar a Egipto. Tuvo que apelar a el recurso del cabezazo de Giménez, quien asestó al arco un testazo que puso la diferencia definitiva en favor de los orientales.

La segunda jornada del mundial tenía el primer plato fuerte. España y Portugal se encontraron para abrir el grupo B en un desafío entre el tiki taka de los españoles contra la potencia de Cristiano Ronaldo. España llegó con un juego sólido y probado, pero con el conflicto que generó el despido a dos días del partido del DT, Julen Lopetegui, que se desató por la firma con el Real Madrid. Fernando Hierro se hizo cargo del equipo que salió a la cancha. En la primera jugada de relevancia del partido, CR7 pisó el área y lo tocaron. Penal que luego el astro del Real Madrid cambió por gol. Desde ahí se desarrolló un partido vibrante que tuvo a España levantando el resultado y a Portugal empatando lisa y llanamente por Cristiano Ronaldo que hizo un hack trick para sellar el 3 a 3, en lo que fue el partido más vibrante de lo que va el mundial.

Por el mismo grupo B también se vieron las caras Marruecos e Irán. Ganaron estos últimos gracias a un gol en contra marroquí. Estos dejaron la sensación de que de darse la lógica ambos no tendrán la suerte de pasar de fase. Pero esto es fútbol y los partidos hay que jugarlos.

Y tan es así que los partidos hay que jugarlos que cuando pensábamos que Francia pondría de manifiesto la superioridad en nombres y en proyección contra la débil Australia, la cosa no fue tan así. Si no fuese por un penal que se le dio por la utilización del VAR (Asistente del referí por video) le hubiese costado lograr el definitivo 2 a 1. Por la misma zona que Francia llegaba el Perú del argentino Ricardo Gareca. Se encontraba con un duro equipo de Dinamarca que traía un invicto de 13 partidos. Y así fue qué, tras errar un penal, los peruanos cayeron ante los nórdicos por 1 a 0, y dejaron una imagen muy floja.

Pero el plato fuerte por estos lados era el debut de la selección Argentina. La escuadra de Lionel Messi iniciaba su aventura rusa contra la cenicienta de la última Eurocopa, la selección de Islandia. El equipo vikingo tiene fama de duro, rocoso y contragolpeador. De eso en el partido quedaron demostradas las dos primeras. Una defensa de once jugadores hicieron imposible que Messi y compañía pudiesen llegar con claridad al arco rival. Sólo una opción que el kun Agüero revolvió con suficiencia adentro del área, un giro y un remate inatajable. Cinco minutos después llegó el empate de Islandia en una jugada mal resuelta en defensa, el punto más flojo de Argentina. Luego fue chocar contra una pared. Incluso el mismo Messi tuvo la chance en un penal que pateó con displicencia y el arquero lo contuvo. Así los minutos se le escurrieron entre los dedos y nunca pudo doblegar a su rival. Una floja actuación que preocupa de cara al encuentro contra los croatas, quienes justamente vencieron en su primer partido a Nigeria por 2 a 0.

Se jugaron ocho partidos sin grandes luces. El campeonato calienta motores y las presentaciones de Brasil y Alemania generan la esperanza de que pueda aparecer un poco de fútbol bien jugado para justificar todas las ilusiones generadas alrededor de la cita.

Mientras tanto, en Argentina, a pesar de alentar a la celeste y blanca, no olvidamos que el gobierno sigue su política de ajuste, según manda el FIM, que el dólar está imparable y pega en los bolsillos más duro que la defensa islandesa, y que esperamos que el Senado de la nación apruebe la ley de interrupción voluntaria del embarazo. El fútbol no nos distraer, nos oxigena un poco la cabeza mientras nos preparamos para continuar la lucha contra este modelo represivo y reaccionario que nos gobierna.

TEVEZ Y EL DILEMA DE SER FIGURA EN ARGENTINA

Retirarme a fin de año es una posibilidad” fue la frase que dijo Carlos Tevez y silencio por un instante a propios y extraños. Esto nos hace preguntar ¿Si la exigencia del medio local lleva a carlitos pensar el retiro?¿Por qué en Argentina nos fagocitamos a los ídolos?¿Es una cuestión fútbolistica o es el contexto lo que atenta contra las figuras?. Por Juan Alberto Perez.

Cuando Tevez tiró esa bomba sobre su posible despedida de la práctica profesional del fútbol se abrió una suerte de debate público descarnado en Argentina sobre “el apache” y su actualidad. Probablemente esta carnicería mediática sea una de las causas por las que Tevez prefiera terminar su ciclo como deportista profesional. Hastiado por el asedio del que es víctima casi desde el día que empezó a jugar profesionalmente al fútbol. “Son las reglas del juego” se escucha cotidianamente. Una justificación poco argumentada y falaz en esencia. Porque esas supuestas “reglas del juego” tienen que ver con la utilización del deporte y los deportistas como un medio de consumo, como bienes que entran en una máquina trituradora -al que lo llaman “el ambiente”- en dónde todo vale, todo sea por la posibilidad de comerciar la mercancía fútbol. Así es que, esa mercancía, en que se convierten los deportistas, todos los días tienen que vender algo, lo que sea. Vale lo mismo una buena actuación el domingo que los gestos o el saludo o no entre un futbolista con un compañero, el entrenador, un dirigente o, lo que sería más escandaloso aún, un periodista. Así es que se despersonaliza a la figura del deportista, deja de ser un ser humano para convertirse en una cosa que se utiliza para generar impacto y llenar horas y horas de TV, radio y hasta sitios web. Es lógico que, después de casi 15 años de practica deportiva al más alto nivel y con la exposición al tope, alguien diga basta y cansado de todo ello, de que se discuta si se pone tal cosa, o si corre de tal manera o rie o llora, decida terminar.

Además, se cargan las tintas siempre contra la figura de referencia de los grupos. Si el equipo pierde el culpable es la figura, si el equipo gana es su trabajo sobrestimado. En definitiva, los argentinos -o mejor dicho, los medios de comunicación y el mundillo que rodea al fútbol- no valora a los jugadores. Ya pasó con Lionel Messi, súper criticado hasta el cansancio por las derrotas en finales de la selección nacional, decide abandonar la selección y los mismos críticos “lloraban” por todos los medios rogando la vuelta del crack del Barcelona. Es que sin Messi no hay de quién hablar, poco valor le dan a lo que Lionel representa como deportista y como argentino en el mundo. El tema es si lleva a sus amigos al seleccionado, si impone entrenadores o simplemente si se afeita o no. Con Tevez sucede algo similar. Todo lo que carlitos hace es tema de discusión. Y eso a la larga, afecta a la voluntad del jugador y sus ganas de continuar.

Por otro lado esta el juego en sí mismo. El nivel futbolístico en Argentina es cada vez más bajo. Luego de largos años de debate sobre “el fútbol lindo” contra “el fútbol exitista” parece que lo que prevaleció es el ganar como sea. Se imponen valores como “esto no es un espectáculo”, el miedo a la derrota, y la sobrexaltación del físico contra la técnica. Pero ¿qué “es ganar como sea”? Esta acepción es en sí una contrariedad. Es imposible en cualquier ámbito de la vida lograr cualquier tipo de resultado sin una idea de como conseguirlo. Entonces el “como sea” no es tan así. Siempre hay un argumento para el resultado, que en general depende de explotar al máximo las condiciones individuales de cada jugador del que se dispone. Pero el discurso que se impone es que nada sirve más que el ganar, y no hay tiempo para esperar. Eso se termina comiendo los procesos de adaptación de jugadores, el tiempo de asimilación de las formas de trabajo o las puestas a punto desde lo futbolístico y lo físico que tienen los deportistas. Por tal motivo, cada vez se ven peores espectáculos. Y tenemos cada vez menos ganas de sentarnos frente a la televisión, o ir a la cancha a ver los partidos.

Hoy el futuro de Tevez es una incógnita por esos motivos. Él es un extraordinario jugador que cada vez que tiene la posibilidad de estar en condiciones lo demuestra con creces. Por eso, su estado fútbolístico no sería motor de su retiro. Pero sí este contexto que día a día exige resultados sin dar nada a cambio. Si bien carlitos en diciembre puede decir adiós, lo que se va a perder no sólo es un gran jugador sino que a la vez se desvanece aún más la esperanza de que nuestro fútbol de un vuelco hacía “ideologías” que propongan retornar a las raíces que históricamente caracterizaron a la Argentina.