UNO MENOS

Por Juan Alberto Pérez

Se rompió definitivamente el triunvirato de la CGT. Juan Carlos Schmidt renunció y dejó en evidencia la feroz interna de la institución que nuclea al mundo obrero. Con esta ruptura se materializa el fracaso de la unidad que no fue.

<!–more–>

Cuando Hugo Moyano dio un paso al costado de la comandancia de la central obrera en 2016 se formó el triunvirato con el objetivo de poder unificar a las diferentes facciones del movimiento obrero. Así es que Héctor Daer, Carlos Acuña y Juan Carlos Schmidt asumieron la Secretaría General con el objetivo de representar las diferentes posturas internas y generar un diálogo que unifique criterios luego de los años de distanciamiento del ala moyanista con la CGT kirchnerista de Antonio Caló y sumado a las facciones de los denominados “gordos” y Barrionuevo.

Así se presentaron pero el fracaso de este intento no se hizo esperar. La postura inicial para las políticas desarrolladas por la Alianza Cambiemos fue el diálogo. Un diálogo que aletargó las medidas de fuerza a pesar que desde la hora cero el macrismo atacó a los trabajadores con despidos y cercenamiento a los salarios.

Ese dialogüismo se convirtió en colaboracionismo lo cuál generó enojo en las bases por las medidas de fuerza que no llegaban. Así, algunos sectores empezaron a criticar la lentitud en la toma de decisiones de la conducción cegetista y sus constantes encuentros con el presidente Mauricio Macri y el entonces Ministro de Trabajo, hoy Secretario, Jorge Triaca, mientras día a día había más despidos y las paritarias perdían frente a la inflación creciente.

De hecho recién el 7 de marzo de 2017, y empujado por el malestar creciente en las bases, la CGT convocó a una marcha contra las políticas del gobierno que terminó con incidentes dado que la militancia esperaba el anuncio de un paro general que no se realizó, por lo que los miembros del triunvirato tuvieron que abandonar el escenario custodiados.

Allí se rompió todo intento de unidad posible. Mientras el espacio del moyanismo tomaba distancia de la conducción de la CGT, los sectores más combativos del movimiento obrero empezaron a representar el sentimiento del pueblo trabajador que necesitaba salir a pelear contra el ajuste, los salarios castigados, los despidos y la prevaricación laboral.

En el triunvirato las posiciones internas también eclosionaban. Mientras en público declaraban en favor de cierta unidad y de la necesidad de la construcción de la unidad peronista, íntimamente las posturas eran disímiles.

Así llegó la marcha del 21 de agosto de 2017. Ese día otra vuelta de rosca a la interna sindical estalló. Mientras dos de los triunviros estaban arriba del escenario (Carlos Acuña y Juan Carlos Schmidt) Héctor Daer se quedó debajo al frente de la columna de los trabajadores de la sanidad. Ese día concluyeron junto a los gremios los movimientos sociales como CTEP, CCC y Barrios de Pie, dando espacio a lo que en un futuro cercano sería un frente de acción conjunto con los gremios menos adeptos al diálogo con la Casa Rosada. Aquel 21 de agosto, mientras la movilización sucedía, los representantes de las 62 organizaciones peronistas almorzaban con el ministro Triaca. Lo que significó otro punto de ruptura.

Los paros generales y las negociaciones paritarias a la baja fueron el gran punto de crítica a la conducción del triunvirato. Mientras el porcentaje de aumento salarial siempre se correspondió con lo que pretendió el gobierno nacional, impactando de lleno a los bolsillos de los trabajadores; los paros generales se dieron sin una movilización por las calles de las ciudades del país, lo que hubiese mostrado el poder de fuego del pueblo trabajador.

Mientras tanto las internas del PJ se recrudecieron. La CGT ha sido históricamente el botín sindical del partido de Juan Perón. Esta etapa no fue la excepción. Cada vertiente del peronismo tiene su pata sindical, por lo que las rupturas también responden a intereses individuales de actores políticos con pretensiones de poder. El caso más significativo fue la denuncia de intervención al partido que se lanzó desde la diligencia sindical. Lo que terminó con una fallida intervención del PJ Nacional a cargo del dirigente gastronómico de Luis Barrionuevo.

Mientras tanto a Juan Carlos Schmidt, al tiempo que exigía el llamado a un confederal para elegir nuevas autoridades en la CGT, se lo vio cada vez mucho más cerca de las organizaciones sociales que de los sindicalistas tradicionales. Empezó un camino de distanciamiento para medir su caudal político en la eventualidad de quedarse con la conducción de la central sindical. Fuw un paso casi cantado su salida de la cúpula de CGT.

Desde las cercanías del líder camionero y sus aliados, como el bancario Sergio Palazzo, se comenzó a exigir la elección de nuevas autoridades para la institución de la calle Azopardo. De hecho se había convocado a un confederal para agosto de este año pero se desechó a última instancia. Hecho por el cuál Pablo Moyano decidió renuncia a su cargo de Secretario Gremial. Posteriormente este armó en conjunto con dirigentes de CTA y organizaciones sociales Frente Multisectorial 21F.

Así llegó el cuarto paro nacional contra Mauricio Macri este 25 de septiembre. Con advertencias al gobierno para que cambie sus políticas, está medida marcó la salida de Juan Carlos Schmidt de la conducción de CGT. Alegando problemas de salud y diferencias internas, es probable que el destino del dirigente del gremio de dragado y balizamiento sea personalista y en busca de lograr sus intereses personales. Mientras tanto la conducción continuará en manos de Héctor Daer y Carlos Acuña.

De dialoguistas y combativos se arma la historia del movimiento obrero organizado. La cuestión está en quien pueda asimilar mejor lo que están exigiendo las bases que son las que vienen empujando por los paros y las acciones para hacer frente al gobierno.

En diferentes ámbitos gremiales hablan de la unidad del arco sindical para enfrentar al modelo conservador de Mauricio Macri, pero en la acción cada cual atiende su juego.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: